Tiempo para nosotras. ¡Por fin!

Saca la basura. Es cualquier cosa que te distraiga de lo único que realmente importa. Este momento, aquí y ahora. Cuando por fin logres vivir el presente te sorprenderá todo lo que puedes hacer y lo bien que lo haces. El guerrero pacífico.

 

¿Quieres POR FIN ponerte a meditar en serio? Leo esta frase en el blog de Lou, paro y siento como resuena en mi cabeza. No puedo evitar abrir el blog y ponerme a escribir sobre ella pero, sobre todo no puedo evitar mantener en mayúsculas esas dos palabras. POR FIN. No me importa en absoluto que ese por fin rompa la estética de este texto porque, de ese modo, es imposible que esas dos palabras sean ignoradas.

¿Cuántas veces nos prometemos dedicarnos tiempo a nosotras mismas y cuantas otras pasamos por encima de esos deseos porque tenemos asuntos “más urgentes” que atender? Seamos realistas. Hay tareas que tenemos que hacer sí o sí pero sigamos siendo realistas: una no puede dejarse para el final siempre. ¿Por qué no? Básicamente porque la vida es demasiado bonita como para no disfrutarla, como para pasar por ella de puntillas. ¿Te parece un buen motivo?

A veces pensamos que cuidar de nosotras mismas es irnos al spa a darnos un masaje una vez cada dos meses. Eso es fantástico pero no, no es ni de lejos suficiente. No lo es porque necesitamos mucho más. Necesitamos:

 

  • Recordarnos que somos valiosas, que merecemos respetarnos y querernos a nosotras mismas tanto como hacemos con el resto.
  • Equilibrar, es decir, que algunas veces ese “asunto urgente” seamos nosotras mismas.
  • Crear espacios y tiempos a solas en los que trabajar nuestras creencias limitantes para librarnos de ellas.
  • Deleitarnos con la belleza de las cosas simples, escuchar buenas noticias, regalarnos grandes dosis de motivación para despertar nuestra inspiración.
  • Cuidar de nuestro cuerpo pero también de nuestra alma.

Nunca deberías sentirse tan cansada como para que tus pasiones y talento dejen de practicarse con chispa y sentido. ¡Ahí está el límite!

 

Cuando eso pasa es hora de parar y arreglarlo pero ¿No será mejor parar antes y que el desastre no sea tan grande?, ¿Estás de acuerdo?

Sé que estamos rodeados de estímulos – ahora más que nunca – y sé que tenemos mil tareas por hacer. Se que detrás de esta comunidad de mujeres hay muchas que desean cambiar su estilo de vida e incluso su trabajo y como yo ya he pasado por allí, también se que la etapa inicial del viaje es complicada.

Sé con conocimiento de causa lo que es convertirse en malabarista pero no de circo y lo que es superar el límite de horas de trabajo, que te salgan cosas por hacer hasta por las orejas. Me he convertido en experta en decirme a mi misma: persiste, da un paso más, sigue intentándolo pero hay muchos días en que tengo que repetirmelo varias veces. A veces por una milésima de segundo sientes ganas de tirar la toalla pero esa milésima pasa y el camino hacia la vida y el trabajo que quieres continúa.

Sé lo que es tratar de vivir con coherencia y no siempre conseguirlo. Sé lo que es sentirse culpable por eso y sé lo que es sentirte estúpida por sentirse culpable por eso.

La incoherencia también forma parte del camino porque al fin y al cabo de lo que trata todo esto es de aprendizaje.  Cuando la detectamos corregimos el rumbo y continuamos. ¡Basta ya de juzgarnos y reñirnos! Ahora toca trabajar en positivo y juntas.

Echa un vistazo a la red. ¡Nunca antes ha sucedido esto! Detrás de cada uno de los blogs que sigo hay tanto valor y tantas herramientas que me parece un delito no aprovecharnos. Las generaciones anteriores no tuvieron esto a su alcance y nosotras que si lo tenemos nos perdemos entre tanta información, nos paralizamos por un exceso de análisis, nos dejamos vencer a la primera de cambio o dejamos que la queja nos domine.

Saca la basura mental, elige tu mejor forma de resetearte cada día.

 

¿Y por qué nos pasa todo esto? Pues porque cada día sacamos la basura de casa  y la dejamos en un contenedor, incluso dedicamos tiempo a colorar cada objeto en un cubo distinto y después arrojar cada cosa en su contenedor de reciclaje correspondiente. Después volvemos a  casa sintiendonos bien por contribuir a un mundo mejor.

¿Qué pasa con la basura mental, todos esos pensamientos, sentimientos, creencias y emociones tóxicas que te visitan cada día?  A veces simplemente los ignoras y otras te llevan a tomar decisiones, actuar o vivir de un modo equivocado. El modo equivocado de vivir es ese en el que no vives de una manera auténtica.

Por eso practicar meditación o cualquier otra cosa que nos haga hacer una limpieza progresiva y lenta de todo lo tóxico es algo tan importante. Por eso cuando dices POR FIN y lo escribes con mayúsculas sabes que algo dentro de ti te está pidiendo prestarte atención. Por eso decir por fin y hacerlo de verdad te convierte en alguien enérgica, creativa, empoderada, capaz de iniciar proyectos nuevos sin que la basura sea un problema.

Entonces la falta de tiempo o dinero, la sobreinformación, la baja energía o la queja dejan de ser un problema. Pero para eso amiga, tenemos que ponernos en marcha, no hay otra. Crecer exige sentirse incómoda, muy incómoda y esforzarse pero los resultados de atendernos de una vez son tan absolutamente prometedores que vale la pena, muchísimo ¡y de qué manera!

Mi historia con Lou. Cafés de ruta de Extremadura a Suecia.

Hace mucho que conozco a Lou. Muchas de nuestras charlas digitales divididas por muchos kilómetros desde Extremadura a Suecia han sido reveladoras para nosotras. Nos hemos ayudado, inspirado, alentando. También hemos estado en desacuerdo y hemos debatido de mil y una cosas. Somos muy parecidas y muy diferentes a la vez y eso nos ha hecho, por encima de todo, aprender.

Las dos hemos pasado por diferentes fases en nuestros proyectos y ahora somos otras personas muy diferentes  a las que éramos cuando nos conocimos.Creo que, en parte, nos hemos ayudado la una a la otra a tirar esa basura mental, cada una a su manera y con su estilo propio. Las dos hemos utilizado un blog “como excusa” para iniciar un potente proceso de desarrollo personal que ha quedado inevitablemente unido a lo profesional.

El camino de la pasión, la vida y el talento nos lleva a querer seguir creciendo y aprendiendo y a compartir aquello en lo que hemos puesto lo mejor de nosotras. Así lo ha hecho Lou con su curso Meditación 53. Me parece precioso este propósito que se ha hecho  con su nuevo proyecto con el que pretende llevar un poco de calma a todas esas mujeres que necesitan escucharse.

¿Quieres conocerte y escucharte durante todo un año trabajando con Lou?

Si de verdad vas en serio con esto te vendrá bien comprometerte y dejarte acompañar por alguien que te guié. Ella misma presenta así su curso anual de meditación. “Ya sabes que yo no creo en milagros de diez minutos, creo en el trabajo continuado, en la perseverancia y en los cambios reales que requieren experiencia y tiempo.”

Lo que propone LOU exactamente es algo que no suena nada mal:

• aumenta tu paciencia y tu resilencia…
• desarrolla tu autodisciplina y persistencia…
• suaviza tu diálogo interno y externo…
• toma distancia con los dramas cotidianos

 

Si te apetece dar el paso y quieres beneficiarte de un 20% de descuento comprando tu curso desde Universo Flow puedes hacerlo pinchando en la imagen: