Sólo un paso más y algo nuevo comenzará

El tiempo de espera, esa expectación antes de vivir un momento emocionante. La felicidad en la antesala de la felicidad. La sensación de encontrarse ávido y sediento de emociones y de placeres que dejan su marca. ¿A quién le importan las cicatrices?. Alvaro Sanz.

Ya conoces esta sensación ¿verdad? Esa que precede al comienzo de un nuevo reto en tu vida. Tu primera entrevista de trabajo, esa cita, los preparativos de un viaje o el comienzo de un curso.

Justo en esos momentos previos eres capaz de sentir a la vez emoción, ilusión, dudas y miedos y es normal. Por suerte somos humanos que generan emociones y todas son necesarias.

Descubrí la frase de Álvaro Sanz que te presento al comienzo hace unos años, un día antes de salir al escenario, a representar mi primera obra de teatro como adulta.

Esta frase puede aplicarse a muchos momentos en la vida. La emoción, la expectación, la sed de algo nuevo,…

¿Sientes algo similar tú también en estos momentos? Quizás el eco, a lo lejos, de una nueva aventura que aún no sabes muy bien hacia dónde conduce pero que piensas que puede ser importante.

Si te ha llevado a parar, de verdad, por primera vez en mucho tiempo para plantearte un cambio de rumbo necesario, ya habrá merecido la pena, incluso a pesar de las cicatrices, como dice Álvaro Sanz.

Las “cicatrices” en este camino del blogging tienen que ver con todas esas dudas que surgirán, alentadas por tus miedos y por tus creencias limitantes.

Pero ¿a quién le importan las “cicatrices” si estas van a conducirte a ese lugar que ahora vislumbras y donde deseas llegar?

Puede que aún no lo distingas con nitidez. Puede que no dispongas de un mapa claro con el que desplazarte hasta allí o puede que todas esas vendas que has colocado sobre tus ojos, te impidan ver la carretera.

 

Quitarse los zapatos y caminar por nuevos senderos

Este lugar pretende servirte de guía para un viaje que estará lleno de peripecias, altos, bajos, colinas, llanos, días de lluvia y sol pero que haremos juntas.

Será un camino para superar esas dificultades, una a una, tomando como base, no teorías, sino experiencias reales.

Te contaré la manera en que yo y otras mujeres con las que he creado lazos profesionales y de amistad, han ido sorteándolas en estos últimos años.

Podrás adentrarte en la mente, el corazón y hasta en la parte más espiritual de otras mujeres que, como tú hoy, decidieron un día quitarse los zapatos y caminar por nuevos senderos.

No voy a engañarte. Los senderos desconocidos, aquellos por los que nunca antes hemos pasado, a veces, albergan desniveles, hacen sentir incomoda o están cargados de obstáculos que llegan disfrazados de muchas cosas: problemas técnicos, bloqueos emocionales, procrastinación, inseguridad, falta de organización, de recursos, tiempo o motivación.

Para cada una de ellos hay una salida, si nos decidimos de verdad a no ponernos más excusas y tenemos claro algo muy importante: un proyecto emprendedor y vital se desarrolla exactamente igual que el proceso de crecimiento de un árbol.

Sentarte un día tras otro a esperar que crezca frente a él no hará que salga antes, hará que te desesperes antes.

Aprovecha la espera para dedicarte ese tiempo que, una y otra vez, has pospuesto.

Escucha tu cuerpo de verdad, averigua el modo en que tus pensamientos determinan tu futuro, acepta el miedo y transfórmalo en un GPS que te indique la ruta a elegir.

Comienza a informarte sobre la mentalidad de escasez y abundancia y la manera en que escoger una u otra determinará tu vida…

Si haces todo esto, no habrá cuestión técnica, herramienta de marketing o gestión con hacienda que se te resista porque si hay algo que tengo claro es que: “no hay desarrollo profesional sin desarrollo personal”.

Creo que olvidar esta máxima es el motivo por el que muchos pequeños emprendedores o bloggers desisten antes de lograr sus objetivos.

Debes saber que estás plantando la semilla. Que no veas el árbol al principio no quiere decir que la semilla haya dejado de crecer.

Que veas el árbol emerger aparentemente débil o que aún no esté frondoso no quiere decir que el árbol no vaya a transformarse en un roble fuerte y seguro.

Al igual que ocurre con un bebé, la manera y forma en que crezca, depende de tus intensos cuidados iniciales. Y al igual que le sucede a las madres con sus hijos pequeños, tus emociones propias afectarán directamente a tu proyecto y determinarán en que se convertirá en el futuro.

Es imposible que tu árbol no crezca si lo abonas con los ingredientes necesarios: amor hacia él y hacia ti misma, paciencia, perseverancia y ganas de disfrutar de cada paso del camino sin desesperarte.

Se que no hay una respuesta única y que cada caso, cada persona y cada proyecto es diferente pero estoy segura que podemos compartir juntas un trayecto muy enriquecedor, no sólo para ti, también para mi y que dentro de seis meses, tus conocimientos y perspectiva sobre el tema serán radicalmente diferentes.

 

El comienzo de un romance peculiar

Por otro lado se que la cuestión de los temas técnicos da, a veces, bastante pereza. Adentrarte en este mundo es decir sí a una serie de tareas necesarias con las que “tendrás que vertelas” a partir de ahora.

Pretender ser bloguer y obviar esta parte es igual que vivir en pareja y querer quedarte sólo con la parte buena. Como decíamos de pequeñas “no se vale”. Hay que estar en “las duras y en las maduras”.

Por ello será mejor será que empieces este romance con el maravilloso mundo de los dominios, alojamientos, plugin, plantillas, posicionamientos, creación de post y un largo etcétera con la actitud más positiva que puedas.

Ya verás que al final no es tan terrible y que terminas controlando aspectos que, de primeras, te parecían imposibles. De hecho, habrá también tareas muy placenteras que te otorgarán muchos buenos ratos de disfrute y aprendizaje.

Imagino que te preguntarás, una vez tomada la decisión de adentrarte en este intenso camino cuáles serán los pasos que vendrán a continuación, que tendrás que hacer, cuánto tiempo va a llevarte, a donde te conducirá todo esto, de que manera vas a lograr dar forma a esa intuición que no sabes del todo a dónde conduce o encaminar con seguridad esa idea que ya lleva un tiempo haciéndose cada vez más nítida.

Ha llegado el momento de prestarte atención, parar el ruido y recomenzar. Permítete disfrutar de cada paso sin adelantarte, sin premura, con la seguridad de que aquello que llega poco a poco y a lo que dedicamos tiempo para procesar, será integrado de un modo mucho más efectivo en nuestra vida.

 

Estrenar una nueva mirada sobre el mundo

Piensa en esa sensación que experimentas al volver a tu ciudad después de haber pasado por primera vez unos días en el extranjero. A medida que el coche o el bus avanza y vas llegando a casa, eres consciente de que ya nunca más podrás contemplar la ciudad como antes porque ahora has aumentado la perspectiva y sabes que fuera de ella hay más: otra culturas, otra manera de pensar y de vivir. Nuestra mirada se vuelve entonces más sabia y rica.

Justo esa sensación es la que me gustaría que tuvieras al acabar este curso de seis meses. Vamos a ampliar nuestras miras, a despojarnos de prejuicios, a darnos cuenta de que no todo es como nos habían contado o nos habíamos contado este tiempo y vamos a permitirnos experimentar cada nuevo material, precisamente, excluyendo esas creencias tan interiorizadas que nos llevan a pensar que un curso es un lugar donde hay alguien que enseña y otros que aprenden, un espacio lleno de exámenes donde seremos juzgados o nos compararán, donde existen lecciones que tenemos que completar con fechas de entrega,…

Olvídate de todo esto porque nunca se me ocurría establecer pautas comunes para este viaje. Cada proyecto es diferente y cada una de vosotras también lo sois. Por eso gran parte del valor de este curso radica en la posibilidad que vais a tener de exponerme vuestros casos y dudas de manera personalizada aunque he procurado que el material sea lo suficientemente heterogéneo como para responder a las necesidades de todas independientemente del nivel y metas de cada una.

Desde este momento puedes relajarte, puedes dejar de sentirte inquieta, puedes dejar de dar vueltas y más vueltas a la cabeza en busca de la idea perfecta. Puedes dejar de emplear tiempo en navegar sin un rumbo establecido de un blog a otro, de una herramienta a otra, de un video a otro sin saber muy bien hacia donde te diriges ni como encontrar tu mapa. Conozco perfectamente esa sensación porque yo también llegué cargada de equipaje innecesario, sin un mapa claro, sin nada de foco.

Ahora mi mapa se encuentra ya esperándote encima de nuestra mesa y tu mirada interna está a punto de empezar a experimentar un cambio importante. ¿Te apetece emprender el camino?

Espero, de corazón, que este proyecto satisfaga tus expectativas y que te sientas acompañada en todo momento.

Recuerda que puedas comenzar a charlar conmigo cuando quieras a través de este correo: universoflowblog@gmail.com

Sólo me queda decirte: gracias por estar al otro lado y desearte una nueva etapa en la que sólo tú y lo que sientes sea lo importante,

¿Estás lista? 

Un abrazo enorme.

Mamen.