la cara y la cruz de emprender 

 

Seguro que ya lo sabes. Todo, absolutamente todo en la vida tiene una cara y una cruz, incluso lo que aparentemente sólo es positivo. Cada decisión que tomamos nos permite abrazar nuevas posibilidades y, a la vez, anula otras. Nos sucede a todos, todo el rato. También me ocurrió a mi hace dos años cuando decidí terminar con mi etapa como periodista en un ayuntamiento local para crear este proyecto. Años atrás ni tan siquiera se me hubiera pasado por la cabeza.

En el post de hoy me gustaría reflexionar sobre el hecho de emprender. Esta es tan sólo una de las posibilidades o soluciones para lograr que el trabajo también encaje en la vida que quieres construir pero si es la que a ti te resuena por dentro y estás decidido a comenzar tu propio camino en solitario, ahora o en el futuro, creo que te puede interesar conocer mi experiencia.

Alguna vez me han preguntado ¿Por qué has decidido emprender? La razón principal es que quiero diseñar un estilo de vida más consciente y coherente con quien soy y, por encima de todo, hacer cada día lo que más me gusta. Emprender, como todo en la vida, tiene su cara y su cruz. Aquí te cuento un poco de cada una de las mías: 

La cara A de Universo Flow es: 

1. Tener el enorme privilegio de levantarme cada día con ganas de trabajar, mantener el entusiasmo casi siempre, dedicar mi tiempo a conocer más y experimentar sobre los temas que me apasionan, crecer y, a la vez, lograr inspirar a otros para que crezcan.

2. Olvidar por completo sensaciones que antes experimentaba a menudo en el trabajo: desmotivación, apatía, falta de creatividad, frustración, vacío. Te prometo que desde hace dos años no han vuelto a aparecer en mi vida.

3. Crecer personalmente, a medida que lo haces profesionalmente.

4. Volver a ser dueña de mi tiempo, organizar mis horarios y mi vida del modo en que prefiero.

 

La cara B de Universo Flow es:

 

1. Un año entero de trabajo sin ninguna retribución económica: impensable en un trabajo convencional que no te llena ¿verdad?

2. Necesidad de elevadas dosis de paciencia y fuerza de voluntad para crear un proyecto desde cero en un entorno con cada vez más competitivo. Sin estas dos herramientas emprender en internet será una utopía. Las necesitas si o si.

3. La necesidad de ser consecuente, es decir, que lo que pienso, lo que digo y lo que hago estén conectados.  Esta proceso es toda una aventura en la que se experimentan todo tipo de emociones y sensaciones y en la que el desarrollo profesional va de la mano del personal. Sencillamente hay que ponerse las pilas, para no vender humo, para ser coherente y estar en paz con uno mismo. Esto te lleva a salir de tu zona de comodidad, conocerte a fondo, mejorar actitudes, cambiar y fijar hábitos. Sobra decir que este esfuerzo o aparente desventaja termina convirtiéndose en la mayor ventaja de todas porque, al fin y al caso, consiste en crecer y en seguir practicando ese estilo de vida que es el centro de tu proyecto. Un trabajo en lo que lo personal y lo profesional están tan vinculados exige mucho más pero devuelve el esfuerzo con creces.

4. Trabajar de lo que te apasiona conlleva el riego de entusiasmarte tanto y sentirte tan agradecida de dedicarte a ello que las horas se pasen volando y tengas que esforzarte el doble para poner límites entre lo profesional y lo personal.

 

emprender

 Leer completo este post rescatado.

 

Poniendo soluciones a las desventajas.

1. Si no puedes permitirte lanzarte a la piscina del emprendimiento y estar un tiempo sin cobrar porque no tienes ningún colchón económico, posibilidad de paro o personas en tu entorno que te apoyen durante este tiempo puedes simultanear este paso previo sin remuneración con tu trabajo actual.  De acuerdo que tardarás más pero es una solución posible. Nunca dejes que el dinero te impida dedicar tu vida a lo que amas. Piénsalo de verdad y preguntate a ti mismo si lo que te impide dar el salto es verdaderamente la falta de dinero o el exceso de excusas. Empieza ya a construir tu proyecto y cada día estarás un poco más allá de tu propósito.

2. La paciencia y la fuerza de voluntad también se practican y se aprenden. En estos dos años las he incorporado totalmente a mi vida y como os decía arriba, sin ellas, Universo Flow no existiría. ¿Por qué son tan importantes y, aún más en un proyecto en Internet? Pues porque ¡el 95% de blogs que se crean son abandonados antes de un año! Un año fue el tiempo que me llevó averiguar de verdad que quería hacer, cambiar de dirección, formarme en aquellos contenidos que necesitaba, comenzar a creer de verdad en mi proyecto y crear una comunidad en torno a ella. Abandonar antes de tiempo es dejar el trabajo a medias y arrojas a la basura las horas dedicadas. Me sirvió enormemente la frase: La paciencia es un árbol de raíces amargas pero de frutos muy dulces. 

3. Salir de mi zona de confort y ser consecuente con el estilo de vida que promulgo y seguir esforzándome cada día para que sea así, sin caer en perfeccionismo ni obsesiones, termina convirtiéndose en el principal valor o activo de un proyecto vital y empresarial.  Es una tarea complicada que va transformándose, poco a poco, en la mayor de los oportunidades.  ¡Te aseguro que si empiezas ya no podrás parar!

4. Aprender  a poner límites de horarios entre lo personal y profesional cuando trabajas para ti y en algo que te apasiona, forma parte del aprendizaje. En mi caso me ayudó leer sobre organización, productividad y técnicas de gestión del tiempo.

Si quieres más te espero en mis cursos y propuestas para hablar de todo esto de un modo más cercano y personalizado ¡Hasta pronto!