Emprender sola y con poco dinero sin morir de estrés en el intento. ¿Cómo se hace?

Emprender slow no es emprender sin trabajar, por supuesto, es emprender sin quemarse, sin dejarse la vida en ello, sin que el estrés aparezca tantas veces que ya no sepas ni por qué empezaste. Se trata de poner toda la carne en el asador, es decir, toda tu ilusión, entusiasmo y talento y trabajar como la que más pero sin traspasar esos límites que ningún trabajo, por más que nos guste, debería hacernos traspasar. Todas hemos estado en ese límite ¿verdad? Es normal. Cuando eso ocurre me gusta repetirme la frase de la foto y recordarme a mí misma que emprender con alma pasa por no olvidar esta importante premisa.  Además la chispa, ese  estado de”flow” en el que surge la creatividad, no puede existir si la presión nos acecha a cada instante.

Emprender slow es trabajar para vivir no vivir para trabajar porque en ese momento todo deja de tener sentido y es mejor parar, reflexionar y empezar de nuevo haciendo las cosas de otra manera. Todas queremos convertir nuestra pasión en nuestra profesión pero ninguna queremos sacrificar nuestra vida, tiempo o familia en el intento. ¿No es así? Te pido que no sacrifiques nada. No tienes por qué hacerlo. Podemos aspirar a trabajar en lo que nos gusta y tener vida propia. ¿No es tanto pedir verdad?

Ahora bien, quiero serte sincera. Este camino es duro pero no lo cambiaría por nada del mundo. Que sea posible no quiere decir que sea fácil pero la recompensa hace que no haya dudas y que si las hay se disipen a la mañana siguiente. Creo que puedo hacerlo más llevadero ofreciendo lo que yo ya ha aprendido en el camino.

Si te preguntas como se hace esto y no sabes por dónde empezar, déjame que te cuente algunas soluciones a eso que ves como problemas o aquello en lo que te excusas para no empezar. 


 

“No tengo dinero”. Soluciones.

 

¿Podrías estar una temporada sin recibir ingresos? Es tu caso si tienes un respaldo en forma de ahorros, si estarás una temporada larga cobrando paro, si tu pareja o familia te apoyarán durante el tiempo que dure la etapa en la que no recibirás ingresos.

¿Qué tal si emprendes tu “Plan b”? Es tu caso si en estos momentos no puedes permitirte dejar de trabajar pero quieres, en un plazo no demasiado largo, comenzar tu andadura en solitario. El Plan b se diseña en paralelo a tu trabajo y cada vez que trabajas en él estás a un paso menos de tus sueño.

Emprende con poco riesgo. El dinero que se necesita para emprender en internet es infinitamente menor al que requiere un negocio convencional. En mi caso he emprendido con muy poco dinero que he empleado en: un alojamiento y dominio propio, una plantilla, un ordenador y una conexión a internet (esto ya lo tenía) y formación para bloguers.

 


 

“No tengo tiempo”. Soluciones.

 

¿Te has parado a analizar en qué se te va el tiempo? A veces los resultados son sorprendentes. Si aprendes a detectar tus principales “ladrones de tiempo” y comienzas a aplicar métodos y trucos para despojarte de todo ese ruido que te impide avanzar, descubrirás que es más posible de lo que creías.

¿Tienes ya un sistema? Tener un sistema, una hoja de ruta, un mapa que muestra dónde estás y hacia dónde te diriges es básico hasta tal punto que si no tienes esto, el proceso se hace mucho más lento y complicado. Lo digo por experiencia propia. Necesitas un sistema si o si y cuando te das cuenta de ello y lo pones en marcha tu proyecto da un giro radical.

 


 

“No estoy motivada. Estoy estresada”. Soluciones.

 

Resetea tu mente. En tu caso tu mayor baza es conocerte mejor y aprender a gestionar tus emociones. Ello te hará eliminar creencias negativas que te mantienen bloqueada y te impiden avanzar. También es cierto que esto es algo que no sucede de la noche a la mañana y he aquí la gran ventaja: si emprendes lo profesional irá de la mano de lo personal. Vas a crecer y asumir nuevos retos, saldrás de tu zona de confort y eso te dará un poder que no imaginas.

Aprende sobre vida slow.  No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal así que cualquier cosa que puedas hacer por tu paz interior va a redundar en que te sientas con mayor energía para emprender. Ve a la página de inicio y descubre todo lo que puedes hacer para sentirte mejor. Cuando te sientas mejor las ideas y las ganas de trabajar vendrán por sí solas.

Inspírate con casos reales.  En los post del final de esta página voy a mostrarte algunos casos reales de mujeres que pasaron por lo mismo que tu y que un día se decidieron por fin a dar el paso. Son mujeres reales e imperfectas con los mismos miedos que tu. La mayoría de ellas están deseando ayudar e inspirar a otras. Así que aprende de ellas e incluso escribirles, cuentales tu caso y modela su ejemplo. Será la mejor manera de decir adiós a esa desmotivación. Vas a creer que tu también puedes. Te propongo dejar un comentario en mi grupo de facebook. Allí encontrarás muchas de estas mujeres.