Cómo iluminar la oficina de manera eficiente

Aquellas personas que están acostumbradas a trabajar en oficinas saben lo incómodo que puede resultar si no están bien iluminadas. Una fuente de luz deficiente y la escasa luz natural en algunos casos, puede provocar estrés, dolores de cabeza y una bajada de la productividad.

Para evitar estos problemas lo mejor es aprender a iluminar la oficina de manera eficiente. En este artículo los expertos de Milán Iluminación nos ofrecerán algunas ideas para lograr que nuestras oficinas sean eficientes y nuestros trabajadores se encuentren cómodos en ellas. ¿Te gustaría saber más al respecto? En ese caso, no dejes de leer el siguiente post.

Qué debes de saber para iluminar la oficina de manera eficiente

Hasta hace algún tiempo no se tenía en cuenta la importancia de la iluminación en el puesto de trabajo. Hasta el punto que como máximo se colocaban unos fluorescentes a lo largo y ancho de las oficinas para que los empleados pudieran realizar su trabajo. Sin tener en cuenta el espacio, la arquitectura ni las necesidades de iluminación individual de cada empleado. Hoy en día, sin embargo, se afina mucho más creando proyectos de iluminación acordes con cada oficina. Veamos algunas ideas:

No perder de vista el tipo de oficina del que se trata

Hoy en día está muy de moda crear oficinas muy abiertas con la conocida como zona de pradera y algunos despachos y salas de reuniones acristaladas. Sin embargo sigue habiendo otros modelos mucho más privados donde no todo está a la vista. De ahí que el primer paso sea saber a qué tipo de oficina nos enfrentamos. ¿Es de estilo abierto o privado?

  • Para las oficinas de tipo privado. La iluminación es completamente independiente y cada puesto de trabajo tiene un control absoluto sobre la luz.
  • Para las oficinas de tipo abierto. En este caso tenemos que saber coordinar a la perfección la iluminación general con las necesidades de luz que tiene cada empelado. Y que estas no supongan un problema o una distracción para sus compañeros. En este caso la iluminación es más compleja.

Crear un proyecto de iluminación

Si de verdad queremos iluminar la oficina de manera eficiente es necesario contar con un proyecto de iluminación.

  • Pensar en las actividades. Además de tener presente si se trata de una oficina privada o abierta tendremos que pensar en las actividades que se desarrollan en ella. Lo normal es que no todos los trabajadores desempeñen las mismas funciones. De ahí que para iluminar bien la oficina debas de tener en cuenta las labores que se llevan a cabo en cada espacio y el tiempo que ocupan.
  • Contar con la cantidad de luz natural. El primer paso previo a colocar los puestos de trabajo es aprovechar la luz natural de la que se dispone. Tendremos que ver si se trata de claraboyas o ventanas y durante cuánto tiempo iluminan el interior de la oficina.
  • Colocar los puestos de trabajo evitando que la luz deslumbre. Una vez tengamos claro con cuánta iluminación natural contamos será el momento de posicionar y orientar los puestos de trabajo. Estos han de colocares de modo que la luz natural no deslumbre a ninguno. La luz artificial la podremos manejar mejor en este aspecto.
  • Equilibrar todas las fuentes de luz. Igual que sucede cuando se crea un proyecto de iluminación para una vivienda sucede lo mismo con cualquier tipo de negocio. Incluidas las oficinas. Es necesario que haya un equilibrio adecuado entre la luz natural y artificial y que cada puesto de trabajo obtenga la iluminación necesaria y requerida para realizar sus funciones.

Ejemplo de iluminación para oficinas de tipo abierto

Además de ser necesario que haya un nivel mínimo de iluminación en cada puesto, tampoco está de más poder controlar la luz de aquellos puestos que en ese momento se encuentran desocupados. Imaginemos que tenemos un espacio abierto con un gran ventanal cerca. En total hay varios puestos de trabajo cuyo método de iluminación variará en función de la distancia que haya a la ventana y de los horarios de luz. Así, aunque añadamos luminarias en el techo sobre todos los puestos de trabajo, las más cercanas a la ventana permanecerán apagadas; los puestos intermedios a una potencia del 25 % y los más alejados una potencia del 75 %. La idea es conseguir que todos y cada uno obtengan una media de 500 luxens en cada puesto de trabajo.

Cómo colocar la luz general

El uso de lámparas de techo extendidas por todo el espacio sigue siendo una buena iniciativa para crear la luz general. Esta iluminación puede hacerse con fluorescentes, pero es más recomendable acudir a los LED´s. Puede que sean algo más caros inicialmente pero se ahorrará mucho dinero en poco tiempo. El modelo MLN Robotic/ 6426, diseñado por Jordi Jané, puede ser una buena opción si se prefieren usar plafones. Hay que medir adecuadamente la distancia entre unos y otros para evitar que se creen sombras. Y también para asegurarnos de que la iluminación general será correcta en todos los puestos de trabajo.

En estos casos lo mejor es apostar por luces de tono blanco frente a las que son más amarillentas. Este tipo de luminarias aumenta la concentración y permite realizar actividades con mayor precisión. Las amarillas terminarán por cansar a los empleados, bajar su productividad y producir episodios de estrés o dolores de cabeza continuados.

Para crear la iluminación general y la puntual no está de más recabar información sobre los lúmenes y los vatios. Te animamos a que eches un vistazo a nuestro siguiente artículo: Curiosidades sobre iluminación: los lúmenes y los vatios.

Hay que hacer lo posible para que esta luz enfoque de manera oblicua los puestos de trabajo. Es decir, que nuestra vista dirigida hacia el ordenador debe de ser paralela a la iluminación general.

Prestar atención a la iluminación de los puestos de trabajo

  • Lo mejor en estos casos es apostar por luminarias enfocadas hacia las paredes. De esta manera se creará una luz difusa que se reflejará sobre las paredes y evitará la creación de sombras. De esta manera evitaremos que haya un gran contraste entre la luz de la pantalla de ordenador y del puesto de trabajo. Combinando diferentes tipos de iluminación (vertical y horizontal) conseguimos un equilibro de luz perfecto. De esta manera evitamos ese “efecto caverna” que hace que solo haya luz en el punto de trabajo.
  • No olvidar las lámparas de mesa. Sin embargo no todos los puestos de trabajo se ubicarán cercanos a una pared. Sobre todo en las oficinas con mucha pradera. En estos casos la iluminación por medio de lámparas de mesa puede ser una buena solución. Un modelo que puede resultar útil es la Lámpara sobremesa MLN Perceval Led 3338-4338-6338. De esta manera potenciaremos de forma manual la cantidad de luz que nos llega. Es importante que la proyección de la luz se coloque en el lado contrario a la mano con la que escribimos.
  • Para mesas amplias… La iluminación debe de ser adecuada y evitar la aparición de sombras. En caso contrario las actividades no se podrán desarrollar de manera correcta.

En cuanto a los monitores…

Debe de regularse tanto la calidad como la cantidad de luz que llega. Para evitar que los distintos elementos se reflejen en los monitores lo mejor es apostar por una luz suave. La luz debe de ser difusa e indirecta para evitar estos destellos tan incómodos.