Despedida para un comienzo

IMG_7960

 

Para comenzar esta nueva etapa comparto en abierto la carta que he escrito para mi suscriptores. ¡Es un placer volver a estar aquí!


Hace más de 3 meses que mis pies no pisaban el suelo de la estación: este lugar al que he acudido cada noche durante casi 3 años para compartir contigo un viaje que ha estado a punto de llegar a su fin. Necesitaba un tiempo para hacer balance y mi conclusión fue hacer borrón y cuenta nueva por muchos motivos de los que te hablaré en esta nueva etapa. Tengo tanto que contarte que tendré que hacerlo poco a poco…??Mi decisión ha dado un giro en los últimos días y me ha sido imposible abandonar mi club y todo lo que en él hemos vivido.

Me siento muy feliz de comunicarte que finalmente nuestros viajes van a continuar, que vuelvo con fuerzas renovadas y muchos nuevos contenidos fruto del trabajo creativo y que he disfrutado a tope de estos meses.¿Sabes que tenía preparada para vosotros una carta de despedida? La escribí hace un tiempo, como capitulo final de mi libro “Cartas lentas para viajeras interiores” y le dediqué mucho tiempo. Refleja perfectamente todo lo que quería decirte para despedirme de ti.

Y como en cierto modo nos despedimos aunque tan sólo sea de una etapa he decidido empezarla envíandote esta carta. Será la que marque la nueva etapa del camino desde ahora. Antes de dejarte con ella me complace regalarte la primera edición de una revista especial que he preparado sólo para mis suscriptoras.


EL CLUB

 

¿FIN DEL TRAYECTO?
 

Querido pasajero:

No se si este viaje ha sido más o menos real para ti pero, de un modo u otro, creo que estarás de acuerdo en que ha sido un viaje necesario.

Vivimos en una de las etapas de la historia con más posibilidades y avances. No hay límites para nuestro crecimiento. Nunca antes hemos tenido acceso a tantos conocimientos abiertos y libres y tantas opciones para aprender, construir el trabajo de nuestros sueños, viajar, conocer otras culturas, disfrutar del arte, el ocio, la familia, la vida. Pese a esto mucha gente siente que le falta algo…

Desde mi humilde experiencia creo que el problema, en muchas ocasiones, está en un alejamiento del ser, hasta tal punto que hemos asumido como normal que nuestro estado natural sea vivir en piloto automático.Trabajamos día y noche sin pensar en el descanso del cuerpo, comemos cualquier alimento que nos apetezca aunque no sea sano y pasamos tantas horas sentados que subir tres pisos de escaleras nos parece demasiado.

Tenemos prisa porque hay que tenerla, porque no podemos permitirnos parar, porque solos ante nosotros, en silencio y sin nada más emergerían nuestros miedos. En un mundo en el que predomina lo virtual, solemos relegar nuestros sentidos a un segundo plano. Las pantallas se interponen entre nuestros ojos y el mundo que nos rodea, de forma que no es imposible percibir y emocionaros con su belleza. Pero si hay algo que nos aleja de la paz interior por encima de todo es ese hábito colectivo de no vivir en el momento presente, algo que es ya un privilegio de unos pocos pero sin lo que es imposible vivir plenamente.

Para arreglarlo nos gastamos dinero en psicólogos, libros, cursos, coaches, sin darnos cuenta, que todo esto sólo será efectivo tras permitirnos ese tiempo previo para escucharnos, conocernos, tomar un café con nosotros mismas, tomar decisiones, dejar de quejarnos y conocer nuestras creencias limitantes para, sólo a partir de aquí, poder cambiarlas.La forma en que te hablas, la posición de escasez o abundancia en que colocas a tu mente y la decisión de vivir desde la responsabilidad o desde el víctimismo definen tu vida en el presente y también en el futuro ya que ese futuro es tan sólo un reflejo de la manera en que vives hoy.Si a menudo te sientes cansada, carente de energía o bloqueado párate a reflexionar sobre todo esto, por favor. Solemos echar la culpa al trabajo, al estrés, a los demás, a los compromisos, a la falta de tiempo pero el verdadero motivo no es ese.

Vivimos en un permanente estado de excusas que nos impiden lanzaros plenamente al mundo.Nos decimos: aún no puedo hacer lo que quiero. No puedo permitírmelo. Lo haré cuando tenga independencia financiera, cuando tenga más estabilidad laboral, cuando sea capaz de gestionar mejor mis emociones, cuando aprenda a organizarme mejor, cuando me case, cuando tenga hijos, cuando mis hijos crezcan, cuando me jubile…

¿Hasta cuando vamos a seguir engañándonos? ¿Cómo podríamos vivir más despiertas para darnos cuenta de que todo eso no es más que una trampa? ¿Qué tendría que pasar para que empezáramos a hablarnos mejor, a exigirnos menos, a sentirnos más creativas, relajadas, enérgicas, alegres o vitales? Confío de corazón en que el recuerdo de estas noches a bordo de mi tren de lentitud te ayuden a afrontar con entusiasmo una nueva etapa.

suscribete al club

Deseo que cuando cierres la última página de esta etapa y pongas un pie sobre el andén te lleves de vuelta a casa el calor de los tés que hemos compartido y de las personas que te han acompañado. Espero que guardes en tu maleta la belleza de los paisajes que hemos visitado y la fuerza y valentía de los personajes que hemos conocido. Espero que pesen y ocupen tanto que te obliguen a desprenderte de algunas de tus excusas, quejas, juicios o creencias limitantes.

No abandones a su suerte en la estación a tu niña interior. Llévala contigo y recurre a ella siempre que sientas que tu mente de adulto se complica demasiado. Será la mejor consejera…No olvides nunca quién fuiste. No olvides nunca que tienes derecho a hacer lo que amas, a ser tu misma, a equivocarte, a disfrutar sin culpas del placer, la belleza y la felicidad de la vida.??Comprométete contigo misma, date de una vez por todas una nueva oportunidad. Despréndete, suelta, di ya basta y mírate con otros ojos.

Si alguna vez te flaquean las fuerzas y vislumbras este viaje como algo muy lejano o irreal recuerda que detrás de estas líneas las mujeres que han compartido y sentido esta lectura y yo somos muy reales.??Comparte cafés de verdad con otras pasajeras sin prisas o búscalas en los lugares más inesperados. Estarán en el lugar que menos te lo esperes: en una canción, un libro, una conversación o un momento especial. Para terminar te dejo este maravilloso párrafo de Lola Mayenco sobre el increíble poder de lo pequeño:

“Enriquece tus platos con hierbas, semillas, vainas, pistilos, pétalos y?aguas florales. Extiende una hamaca bajo los árboles y túmbate con tus?hijos a disfrutar de una noche estrellada. Saborea ese pedazo de tarta de?chocolate, apura tu copa de cava e inhala lentamente el perfume de?quienes te acompañan. Ama tu cuerpo, ama otros cuerpos y hazlo con alegría y la responsabilidad de quien sabe que está dando un paso previo fundamental para amar el universo. Nunca subestimes el poder de lo pequeño, bello y lento. Estará ahí esperándote siempre que quieras. La pantalla se apaga, el tren cesa la marcha y los sentidos se despiertan. Hemos llegado pero esto es sólo un hasta pronto.

¿Seguimos caminando?

Te mando un abrazo enorme pasajera.Gracias infinitas por estar.

Mamen


lavanda

Tiempo para nosotras. ¡Por fin!

basta

Saca la basura. Es cualquier cosa que te distraiga de lo único que realmente importa. Este momento, aquí y ahora. Cuando por fin logres vivir el presente te sorprenderá todo lo que puedes hacer y lo bien que lo haces. El guerrero pacífico.

 

¿Quieres POR FIN ponerte a meditar en serio? Leo esta frase en el blog de Lou, paro y siento como resuena en mi cabeza. No puedo evitar abrir el blog y ponerme a escribir sobre ella pero, sobre todo no puedo evitar mantener en mayúsculas esas dos palabras. POR FIN. No me importa en absoluto que ese por fin rompa la estética de este texto porque, de ese modo, es imposible que esas dos palabras sean ignoradas.

¿Cuántas veces nos prometemos dedicarnos tiempo a nosotras mismas y cuantas otras pasamos por encima de esos deseos porque tenemos asuntos “más urgentes” que atender? Seamos realistas. Hay tareas que tenemos que hacer sí o sí pero sigamos siendo realistas: una no puede dejarse para el final siempre. ¿Por qué no? Básicamente porque la vida es demasiado bonita como para no disfrutarla, como para pasar por ella de puntillas. ¿Te parece un buen motivo?

A veces pensamos que cuidar de nosotras mismas es irnos al spa a darnos un masaje una vez cada dos meses. Eso es fantástico pero no, no es ni de lejos suficiente. No lo es porque necesitamos mucho más. Necesitamos:

 

  • Recordarnos que somos valiosas, que merecemos respetarnos y querernos a nosotras mismas tanto como hacemos con el resto.
  • Equilibrar, es decir, que algunas veces ese “asunto urgente” seamos nosotras mismas.
  • Crear espacios y tiempos a solas en los que trabajar nuestras creencias limitantes para librarnos de ellas.
  • Deleitarnos con la belleza de las cosas simples, escuchar buenas noticias, regalarnos grandes dosis de motivación para despertar nuestra inspiración.
  • Cuidar de nuestro cuerpo pero también de nuestra alma.

 

Nunca deberías sentirse tan cansada como para que tus pasiones y talento dejen de practicarse con chispa y sentido. ¡Ahí está el límite!

 

Cuando eso pasa es hora de parar y arreglarlo pero ¿No será mejor parar antes y que el desastre no sea tan grande?, ¿Estás de acuerdo? 

Sé que estamos rodeados de estímulos – ahora más que nunca – y sé que tenemos mil tareas por hacer. Se que detrás de esta comunidad de mujeres hay muchas que desean cambiar su estilo de vida e incluso su trabajo y como yo ya he pasado por allí, también se que la etapa inicial del viaje es complicada.

Sé con conocimiento de causa lo que es convertirse en malabarista pero no de circo y lo que es superar el límite de horas de trabajo, que te salgan cosas por hacer hasta por las orejas. Me he convertido en experta en decirme a mi misma: persiste, da un paso más, sigue intentándolo pero hay muchos días en que tengo que repetirmelo varias veces. A veces por una milésima de segundo sientes ganas de tirar la toalla pero esa milésima pasa y el camino hacia la vida y el trabajo que quieres continúa.

Sé lo que es tratar de vivir con coherencia y no siempre conseguirlo. Sé lo que es sentirse culpable por eso y sé lo que es sentirte estúpida por sentirse culpable por eso.

La incoherencia también forma parte del camino porque al fin y al cabo de lo que trata todo esto es de aprendizaje.  Cuando la detectamos corregimos el rumbo y continuamos. ¡Basta ya de juzgarnos y reñirnos! Ahora toca trabajar en positivo y juntas.

Echa un vistazo a la red. ¡Nunca antes ha sucedido esto! Detrás de cada uno de los blogs que sigo hay tanto valor y tantas herramientas que me parece un delito no aprovecharnos. Las generaciones anteriores no tuvieron esto a su alcance y nosotras que si lo tenemos nos perdemos entre tanta información, nos paralizamos por un exceso de análisis, nos dejamos vencer a la primera de cambio o dejamos que la queja nos domine. 

 

Saca la basura mental, elige tu mejor forma de resetearte cada día.

 

¿Y por qué nos pasa todo esto? Pues porque cada día sacamos la basura de casa  y la dejamos en un contenedor, incluso dedicamos tiempo a colorar cada objeto en un cubo distinto y después arrojar cada cosa en su contenedor de reciclaje correspondiente. Después volvemos a  casa sintiendonos bien por contribuir a un mundo mejor.

¿Qué pasa con la basura mental, todos esos pensamientos, sentimientos, creencias y emociones tóxicas que te visitan cada día?  A veces simplemente los ignoras y otras te llevan a tomar decisiones, actuar o vivir de un modo equivocado. El modo equivocado de vivir es ese en el que no vives de una manera auténtica.

Por eso practicar meditación o cualquier otra cosa que nos haga hacer una limpieza progresiva y lenta de todo lo tóxico es algo tan importante. Por eso cuando dices POR FIN y lo escribes con mayúsculas sabes que algo dentro de ti te está pidiendo prestarte atención. Por eso decir por fin y hacerlo de verdad te convierte en alguien enérgica, creativa, empoderada, capaz de iniciar proyectos nuevos sin que la basura sea un problema.

Entonces la falta de tiempo o dinero, la sobreinformación, la baja energía o la queja dejan de ser un problema. Pero para eso amiga, tenemos que ponernos en marcha, no hay otra. Crecer exige sentirse incómoda, muy incómoda y esforzarse pero los resultados de atendernos de una vez son tan absolutamente prometedores que vale la pena, muchísimo ¡y de qué manera!

 

Mi historia con Lou. Cafés de ruta de Extremadura a Suecia.

 

Hace mucho que conozco a Lou. Muchas de nuestras charlas digitales divididas por muchos kilómetros desde Extremadura a Suecia han sido reveladoras para nosotras. Nos hemos ayudado, inspirado, alentando. También hemos estado en desacuerdo y hemos debatido de mil y una cosas. Somos muy parecidas y muy diferentes a la vez y eso nos ha hecho, por encima de todo, aprender.

Las dos hemos pasado por diferentes fases en nuestros proyectos y ahora somos otras personas muy diferentes  a las que éramos cuando nos conocimos.Creo que, en parte, nos hemos ayudado la una a la otra a tirar esa basura mental, cada una a su manera y con su estilo propio. Las dos hemos utilizado un blog “como excusa” para iniciar un potente proceso de desarrollo personal que ha quedado inevitablemente unido a lo profesional.

El camino de la pasión, la vida y el talento nos lleva a querer seguir creciendo y aprendiendo y a compartir aquello en lo que hemos puesto lo mejor de nosotras. Así lo ha hecho Lou con su curso Meditación 53. Me parece precioso este propósito que se ha hecho  con su nuevo proyecto con el que pretende llevar un poco de calma a todas esas mujeres que necesitan escucharse. 

 

¿Quieres conocerte y escucharte durante todo un año trabajando con Lou?

 

 

Si de verdad vas en serio con esto te vendrá bien comprometerte y dejarte acompañar por alguien que te guié. Ella misma presenta así su curso anual de meditación. “Ya sabes que yo no creo en milagros de diez minutos, creo en el trabajo continuado, en la perseverancia y en los cambios reales que requieren experiencia y tiempo.”

Lo que propone LOU exactamente es algo que no suena nada mal:

• aumenta tu paciencia y tu resilencia…
• desarrolla tu autodisciplina y persistencia…
• suaviza tu diálogo interno y externo…
• toma distancia con los dramas cotidianos

 

Si te apetece dar el paso y quieres beneficiarte de un 20% de descuento comprando tu curso desde Universo Flow puedes hacerlo pinchando en la imagen:

 

meditacion 

Cómo ser una mujer pájaro.

PAJARO

 

Existen muchos tipos de mujeres, hay mujeres agua, mujeres raíz, mujeres fuego y mujeres pájaro. Cada una vinimos al mundo por un motivo diferente. Me gusta decir que soy una mujer pájaro. Gracias a mis plumas, he conseguido pintar cuadros en momentos de angustia, cantarle a los días grises y escribir versos cuando todo a mi alrededor era auténtica prosa. Para mí lo más importante es pasar bajo los árboles y que estén verdes y que el sol brille y las hojas permanezcan en calma.

Mujer Taruk.

 

Estas semanas estoy tan ocupada en crear que apenas puedo mantener actualizado el blog ni comunicarme demasiado con vosotras por aquí. Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo, no siento desasosiego por no llegar a todo. En diciembre decidí zambullirme en el agua del mar de la abundancia y el foco y desde entonces tantas cosas han cambiado, que me parece increíble que sólo  haya pasado poco más de un mes. En ese agua dejé mi perfeccionismo, mis creencias limitantes sobre el dinero y mi mentalidad de escasez y, sinceramente, no tengo ninguna intención de volver a por ellas. 

Ahora estoy convencida de que estoy haciendo exactamente lo que tengo que hacer: crear. Pero antes de llegar a este estado sereno y seguro tuvieron que pasar algunas cosas por aquí dentro para que me diera cuenta de que estaba acercándome peligrosamente a ese estado de adicción al trabajo y bloqueo en el que ya cayeron otras bloguers como, por ejemplo, Deb y que tan bien explica en su post “El año en que me di cuenta de que era workaholica”. 

Comencé entonces un proceso que me llevó a aprender mucho de mi misma. Me cansé de estar en todos lados y en ninguno en realidad y me di cuenta que realmente la responsabilidad de que las cosas no fueran como esperaba no era de la larga lista de tareas que se arremolinan a mi alrededor.  Comprendí que el único obstaculo hacia mis sueños era yo misma. Así que me decidí a desprenderme de ese apretado e incómodo vestido de la escasez que ni siquiera sabía que llevaba puesto, para desnudarme y colocarme uno que reflejara mucho más lo que en realidad soy. Me sentí holgada, enérgica y liberada.

En este mes muchas cosas han cambiado. Las ventas por fin han llegado, la creatividad ha vuelto y los proyectos con alma me rodean por todos lados. Realmente nunca había experimentado de un modo tan evidente y contundente como un cambio de mentalidad puede generar tantos cambios en tan poco tiempo. La realidad es que no ha sido tan poco tiempo pues este proceso comenzó en 2013 pero los resultados si han llegado de golpe porque habían estado todo este tiempo esperando que yo les permitiera entrar en acción. Así de misterioso y de maravilloso es el poder de los pensamientos abundantes y las acciones que generan. Estos supuestos “milagros” que nos sorprenden, en realidad, nos pillan siempre trabajando y se multiplican con la confianza en nosotras mismas pero ¡qué trabajo nos cuesta!

Mujeres del mundo: artesanas, ilustradoras, escritoras, cocineras, fotógrafas, coach, diseñadoras, amantes de la vida lenta y el minimalismo,… emprender en Internet y crear un nuevo estilo de vida es fantástico pero hay que hacer tres cosas: trabajar mucho, creértelo y no olvidarte de ti misma en el camino. En definitiva, hay que ponerse los zapatos de equilibrista, hay que ser consciente de que después de esos pasos previos tu destino será volar porque para eso has llegado hasta aquí. El proceso es el siguiente: te colocas la cuerda y miras al frente pero no tan lejos  como para perder la perspectiva de donde estás ni tan cerca como para quedarte corta. Tan corta que te conformes sólo con caminar sólo unos pasos porque dar más te bloquea, te estresa, te agobia, te llena de miedos, te hace caer.

Si compras unos zapatos de equilibrista y unas alas, no los uses a medias. Exprime el jugo de una compra tan jugosa pero no pretendas sentir sólo la emoción del vuelo, aprende a amar también esos primeros intentos fallidos y vuelve a levantarte porque serán ellos y las lecciones que contienen los que te llevarán a planear sin límites. Tampoco pretendas domesticar tus alas para que te lleven en la dirección que quieras en el momento que tu decidas. Una mujer pájaro es una mujer libre, imposible de domesticar.

Si quieres ser una de ellas deja de querer controlarlo todo a cada instante. Aprende a ver los paisajes en tu mente antes que en la realidad incluso cuando estos se ubiquen en lo alto de un desfiladero. Si crees que puedes llegar hasta allí lo harás pero si ni siquiera te atreves a imaginarlo, si te conformas con soñar por la noche que eres la más espléndida de las gaviotas y por la mañana, al despertar, no te crees merecedora de serlo, entonces, aún no vas a poder construir tu propio trabajo y estilo de vida. De momento, te tocará seguir aprendiendo de ti misma, lo que tampoco es un mal plan. Como les digo a mis alumnas de Cocina tu blog, tendrás que pasar un tiempo en tu refugio interior hasta que llegue tu momento.

Se que mi momento ha llegado y voy a aprovecharlo. Es tiempo de sembrar proyectos tan bonitos como el que me ha permitido sentarme en la cocina con Mia y unas cuantas invitadas más para compartir, al calor de una taza de café preparadas como las de antes,  actividades para cultivar el amor por la comida. Es tiempo de ponerme la música de fondo, apagar el ruido interior y dejar salir cuanto me he reservado estos años. Es tiempo de olvidar de una vez por todas esos miedos que todas llevamos, esos más difíciles de detectar porque piensas que ni siquiera están, esos que andan agazapados, bien escondidos, en algún rincón de nuestra alma.

Me maravilla la forma en que todo esto está saliendo en forma de cursos. Este mes he sido capaz de generar material para un curso de seis meses que ya ha arrancado y en el que vamos a compartir todo esto a gran escala y de una forma muy cercana y personal y he podido disfrutar preparando las clases y videos de “La Cocina lenta de Mia y Mamen”.

No puedo más que estar agradecida por todos aquellos que me escribís al correo tras leer mis cartas contándome que os han servido, por todas las compañeras bloguer entre las que cada día me siento más apoyada y querida, por mis pasajeras del club privado de la Gente sin prisa, por las artesanas y emprendedoras que me muestran esos productos tan llenos de ganas y de vida que constituyen el motor de sus alas. Las mujeres pájaros me rodean por todas partes, también los hombres que aman a esas mujeres, pero hoy quiero hacer una mención especial a Mia. Con ella todo es fácil y fluido y siento que nuestro proyecto nos va a dar muchas alegrías.

A veces temo ser pesada con esto de los agradecimientos pero, a riesgo de parecer pesada, voy a terminar esta carta agradeciendo también al chico da las zapatillas, a mi familia, a la suya, a mis amigos y a todo la gente que me quiere, fuera del mundo on line. Siempre hay motivos para agradecer y nunca sobra expresarlo. Me gustaría acabar la carta de hoy con las palabras relativas a esta idea del escritor Roy Galán que un texto que escribió esta semana y que puedes leer aquí completo decía lo siguiente:

No puedo elegir.

Pero si pudiera elegir un instante para morir.

Sería en un instante lleno de ternura.

Dando las gracias con la mano en el pecho.

O en un beso en medio de una playa llena de huellas.

Por eso no voy a parar de dar las gracias ni de besar.

Por si me muero.

Que cuando me piensen.

Sobrevenga la sensación.

De estar recibiendo un abrazo.

 
Pues eso. Que nunca os canséis de dar las gracias y de dar besos o amor de la forma en que os salga a los demás. Las maneras son infinitas. Eso sí que es una bonita manera de volar sin alas. Y recuerda: la mejor manera de ser una mujer pájaro es creer que puedes volar y demostrártelo a ti misma. 

  • Ya que ahora publico de manera menos habitual que antes en el blog, si lo deseas puedes seguirme semanalmente en mis cartas de las miércoles uniéndote aquí.
  • Otras maneras de ser mujeres pájaro aquí y aquí.

 

cocina tu blog

 

APÚNTATE A LA SEGUNDA EDICIÓN. COMENZAMOS EN CUANTO SE CREE EL NUEVO GRUPO.  

Corazón de viaje. Carta abierta al chico de las zapatillas.

 chicozapatillas

 

Querido compañero de vida:

 Ya he perdido la cuenta del número de cartas que te he escrito y del número de dibujos que tú me has garabateado en servilletas, en cualquier café, una tarde de domingo cualquiera. Sin embargo, pocas veces me he dirigido a ti de manera pública, siendo dentro de este universo mío, el discreto chico de las zapatillas.

 Pero resulta que hoy cumples 32 años. También resulta que llevamos ya más de una década juntos y que hemos conseguido tener algo fuerte, sólido y especial sin creer en eso de las medias naranjas ni de las medias tintas. Creo que esto merece una carta, abierta, como esa que tu me escribiste en mi último cumpleaños y que hablaba de volar sin miedo hacia los destinos que quisiera nuestro alma. Permíteme que la mía, en su mayor parte, hable de algo muy parecido e igual de importante en nuestra historia: viajar.

 Viajar, sin miedo y con la ilusión intacta, a los destinos que nuestro corazón de viaje – ligero de equipaje – como dice el poeta de bombín y libreta, nos envíe. Y déjame encabezar la segunda parte de esta carta con dos palabras que nunca faltaron entre nosotros: te quiero…

 Te quiero porque me llevaste a los tejados de Santa María del Mar y ,de un modo que nunca antes habíamos hecho, nos colamos en el mismo corazón de un libro.

 Te quiero porque fuimos a la torre Eiffel y tomamos una foto dándonos un beso pero, mucho más, porque me llevaste al canal de Saint Martín donde Amelie hacía rebotar las piedras y soñaba con hacer feliz a los desconocidos.

 Te quiero porque pasamos por el puente de los candados y ninguno de los dos quisimos que un objeto así representará nuestra historia y continuamos, entusiasmados, hasta los puestos de libros de la calle de enfrente.

 Te quiero porque inventamos, en cada viaje, unas horas a solas para perdernos sin el otro y, de ese modo descubrí, que a veces perderse en encontrarse. Esperarte en el Louvre escuchando a Edith Piaf , pese a haber quedado en el jardín de Luxemburgo, mientras una abuela y sus nietos jugaban con un paraguas, no sólo no fue tan grave sino que me regaló uno de los momentos más bonitos que he vivido a solas.

 Te quiero porque entiendes los mapas, te aclaras con el metro y te defiendes con el inglés. Supongo que tu me quieres a mi por leer todos los textos de los museos que visitamos de principio a fin y todos los cárteles de yoga y salud alternativa de todas las ciudades que pisamos ¿a qué si? También me quieres cuando hablo el inglés tal como se escribe y espero que me entiendan…

 Te quiero cada vez que llegamos a un nuevo destino y se acaba el estrés del vuelo y de los aeropuertos y caminamos negándonos a usar el autobús o el metros hasta que no podemos más, como si recorrer la ciudad sobre ruedas hiciera a esa ciudad menos auténtica y a nuestra presencia en ellas menos real. Porque así nos hubiéramos perdido muchas cosas: una serie de televisión sobre la república en un callejón de Madrid donde el tiempo se había detenido, un café de escritores en A Brasileira, una librería en el Raval y hasta una estatua de la libertad en mitad de París, al lado de la cual un grupo de mayores hacen taichí.

 Te quiero porque me llevaste al lugar donde el creador de Peter Pan sitúo una estatua del personaje anunciando a los niños de la época en un periódico que visitaran a la mañana siguiente el parque para encontrarla por sorpresa. Me hice una foto junto a Campanilla mientras los cisnes se daban el primer baño de la mañana al lado y los niños londinenses paseaban con sus gorros y bufandas otoñales.

 Te quiero porque nos dimos el si quiero en aquel canal de Brujas y porque logramos encontrar al famoso perro de la tele desde aquel paseo en barca.

 Te quiero porque me llevaste a aquel jardín de tulipanes en Suiza y porque me llevaste hasta el mirador de Santa Lucia en el tranvía más antiguo de Lisboa. Te quiero porque te sentaste en un banco y me dibujaste una servilleta de Pessoa.

 Te quiero por aquel desayuno con croissants en París, porque me diste la mano cuando el avión aún me daba miedo y porque te sentaste conmigo en aquellos rincones mágicos del Born a escuchar a los músicos callejeros.

 Te quiero porque me sentí en paz en aquel paseo de castaños a solas contigo escuchando el sonido de las castañas al caer de los árboles. Te quiero porque cuando viajamos se suceden tres viajes: el tuyo contigo, el mío conmigo y el de los dos. Porque respetamos nuestro espacio, nuestro tiempo, nuestros silencios y nuestras charlas animadas. Porque cada momento tiene un sentido y cada paso y camino que recorremos juntos termina en los dos.

 Y hablando del viaje más grande de todos que es la vida…

 Te quiero porque me enseñaste a sentirme completa pese a haberte encontrado. Te quiero porque no me falta el aire cuando te vas pero se vuelve más fresco cuando llegas.

 Te quiero porque somos dos piezas que encajan a la perfección pese a pertenecen a puzzles diferentes.

 Te quiero porque me quieres libre pero esa libertad me hace volver a tu lado una y otra vez.

 Te quiero porque me pediste que nunca me volviera pequeñita.

 ¿Te he dicho ya que te quiero?

¡Feliz viaje hacia los 32!

 

 

Algo indestructible… ¡Feliz 2016!

  nuevo año

Tom Wilson dijo: “Puedes quejarte porque las rosas tienen espinas, o puedes estar agradecido de que las espinas tengan rosas.”.

Mi frase para acabar el año no es nada original. Habla de un gran tópico: valorar lo que tenemos y, sin embargo, necesitamos seguir repitiéndolo. Viendo la preciosa foto que hoy comparte El crep de mi vida y el mensaje que se esconde detrás, a una se le quitan todas las tonterías. Leyendo uno de los últimos post de mi compañera Sara de MBF Estufio también.

Últimamente me da por pensar mucho en ellas y en otras mujeres y hombres con gran capacidad de superación que tengo cerca o conozco gracias a mi blog y que a lo largo del 2015 se han enfrentado a dificultades. Conocer sus historias me hace darme cuenta  de lo valiente que podemos llegar a ser, de la capacidad innata del ser humano para sobreponerse a todo y de lo simple y reconfortante que es disfrutar de las cosas más sencillas de la vida, aún más, cuando surgen impedimentos que nos obligan a exprimir al máximo los buenos momentos.

Si por fortuna, como me ha pasado a mi este año, no han surgido impedimentos ni obstáculos de los importantes, por favor, no te especialices en buscar problemas o quejarte por tonterías. ¡Somos tremendamente privilegiadas! Centrémonos entonces en celebrar que la vida nos sonríe y aprovechemos nuestra fuerza y energía para reconfortar a todas aquellas personas que nos rodean que en estos momentos no se encuentran en la misma situación.

Mucha gente, entre las que se incluye Sara, han tenido gestos muy bonitos para mi esta navidad. Hemos vivido una experiencia de trueque de regalos colectiva preciosa y hemos vuelto a emocionarnos con la llegada del cartero, por primera vez en mucho tiempo. Hemos demostrado que los regalos son mucho más que objetos.

Además, algunas “cartas lentas” están ya en camino a la búsqueda de destinatarios gracias a un proyecto de intercambio de cartas a mano que hemos creado en en el club privado. Algunas de esas palabras irán a reconfortar a perfectos desconocidos. ¿No te parece precioso?

En 2016 seguiremos a bordo de nuestro tren: soñando realidades, dando pequeños pasos, confiando en los gestos diminutos como motor de cambio de un mundo que no es perfecto pero que en el que, desde luego, no nos faltan motivos para disfrutar.

Todos esos pequeños granos de arena conforman una montaña que nadie puede derrumbar porque está hecha de la esencia más pura del ser humano, indestructible y eterna: el amor. ¡Gracias a todos los que me habéis acompañado este año!

Sigamos celebrando la vida. Un abrazo enorme.

Mamen

Nos vemos muy pronto con los nuevos contenidos de 2016.

PRODUCTOS

¡Parad y baildad malditos! Mi felicitación de navidad.

 

Querida pasajera:
 
Justo hace un rato cuando me encontraba en mitad de un gran centro comercial he recordado este paseo sin prisas por un encantador mercado londinenses y me ha venido a la mente el titulo de uno de mis post preferidos. ¡Parad malditos! Quizás esta frase te recuerde como a mi a ese ¡bailad y cantad malditos! de una de mis películas preferidas, El otro lado de la cama ¿recuerdas? Esa comedia española en la que aparece paz vega y sus actores interpretaban canciones míticas de los 80.

Pues me ha dado por imaginar que pasaría si toda esa marea humana que me rodeaba hubiera mandado a freír espárragos al estrés navideño y se hubieran puesto a bailar al más puro estilo “duelo de parejas”. ¡Menuda liberación!
 
Estos días está todo tan colapsado que incluso casi ha desaparecido esa curiosa especie. Si, esa que nunca falla en la sección de descanso de las grandes superficies, a los que cariñosamente llamo los “maridos aparcados” , esos que esperan pacientemente, solos o entreteniendo a sus hijos, a que sus parejas terminen las compras y puedan volver a casa a seguir con sus vidas. Hasta ellos están hoy entrando y saliendo de tiendas, a la búsqueda del regalo perfecto.
 
Parece ser que no es tan fácil. Nadie está libre de acabar el dia antes de reyes en mitad de un gran centro comercial, rodeados de una marea humana. Gente que mira, que entra, que sale, que compra, que no se decide,… Dependientes que no pueden permitirse ni siquiera una charla con la compañera de al lado. Algunas caras relajadas que reflejan ilusión y muchas con cara de..

 

capitulo-1

Foto: Albahaca Fresca.

 ¿Cómo me ha podido suceder otra vez?, ¿Y ahora qué compro? Muchos “esto mismo”, “si es que tiene de todo, “esto ya se lo regalé el año pasado”, “¿le gustará?”

 
Y es que, a veces, aún siendo slow, aún priorizando otro tipo de compras y aún planificando los regalos con mucho antelación, una se descubre cayendo en los tópicos. ¿Y esto por qué? Quizás porque el mundo estos días se mueve demasiado rápido y es complicado no sucumbir a la tentación.  Quizás porque, en ocasiones, lo que sientes choca con lo que aparentemente es y te dejas llevar sin más. Quizás porque los patrones mentales se desaprenden poco a poco. ¿Tiene sentido no? Hasta para inocular de nosotros mismos el virus de la prisa hay que pararse y echarla paciencia. Y, aunque mientras tanto, alguna vez tengas que corres no importa. El antídoto irá poco a poco haciendo su efecto.
 
 
Y yo, sigo con mi particular versión musical de esta escena que solo sucede en mi cabeza. Las caras de agobio cambian, todo el mundo se relaja y nos damos cuenta de lo que verdaderamente es importante. De lo que va todo esto, no es desde luego, ni de agobiarse ni de pasarlo mal.

¡Parad y bailad malditos! sería algo así como un antídoto contra la seriedad, contra esa larga lista de problemas absurdos que desde dentro nos parecen un drama, contra las diferencias con tu entorno, un guilo a favor club de los antinavideños y también otro para el club de fan de Reyes Magos.

 washi

 Pero ¿qué mas que no todos pensemos igual?, ¿Qué importa que la navidad (o la vida) sea para unos algo tan diferente a lo que es para otros? ¿Y qué pasa con las semejanzas, aquello en lo que si convergemos? 
 

Creo que lo único que importa es que la tierra ha seguido girando un año más y otra vez, ante el anís y el turrón, podemos volver a repetir aquello de “virgencita que me quede como estoy”.  Y, si puede ser, que además no perdamos la ilusión o podamos recuperarla si la habiamos olvidado.
 
Ojala este año te pase muchas, muchas veces como a los niños en la noche del 5 de enero , que la ilusión no te deje dormir. Quizás aquí esté la clave de todo, incluso si tienes la sensación de que has tocado fondo. Porque  cuando esto sucede no queda más remedio que subir a la superficie, no queda otra que vaciar ese vaso rebosado, empezar por el principio y recuperar la chispa.
 
Si. Estoy segura. El humor puede ser un gran antídoto contra el estrés navideño y un buen objetivo que trabajar en 2016. Relativizar está en tu mano. Así que ¿Por qué no paras un poco y bailas conmigo?

 nuevo año

Ahora es el momento de darte cuenta de que , a veces, los regalos son mucho más que meros artículos, que cuentan historias. Es el momento de que sepas que con tu forma de consumir y regalar puedes cambiar el mundo.

 

Esta navidad regala y consume sin estrés. En universoflow.es encontrarás mi pequeña aportación. Si estas buscando un regalo diferente… te espero alli. Respira, relajate, sacudete la perfección y diviertete un poco. Te deseo una feliz navidad y y te doy las gracias de infinitas maneras por seguir al otro lado. 

Un cálido abrazo desde mi tren de sueños.

Mamen.

Slow tv. La televisión más aburrida del mundo.

Foto: Erik Dreyer.

Foto: Erik Dreyer.

 

¿Te imaginas encender ahora mismo tu televisor y que todos sus contenidos se transmitieran a tiempo real, sin cortes, sin presentadores, sin guiones, sin ediciones, sin límites de tiempo? ¿Curioso verdad?, ¿dirías ¡imposible en los tiempos que vivimos? Pues no.  La vida en directo pero no la del “Gran Hermano”, la de verdad es una realidad en algunos países que ya han experimentado con el formato conocido como “televisión lenta” o slow tv.

Aunque te parezca mentira países como Finlandia, Reino Unido, Suecia y, especialmente, Noruega han emitido ya programas como los siguientes:

  • Un viaje en tren desde Oslo de casi 7 hora de recorrido transitado por precioso paisajes.
  • Un programa especial sobre tejer en tiempo real que duró doce horas. 
  • Un especial sobre un viaje en barco que pudo seguirse durante cinco días.
  • La noche nacional del fuego. Un fuego ardiendo en una chimenea.
  • Catorce horas en la vida cotidiana de unos pájaros en dos pajareras decoradas como una habitación y como un bar.
  • Salmones nadando contracorriente durante 18 horas.
  • Cien horas de partidas de ajedrez.

Aunque parezca algo muy simple dentro de la slow tv hay todo un mundo de posibilidades aunque, es obvio, que su principal objetivo no es entretener. En un mundo donde las interrupciones, distracciones e impaciencia están a la orden del día, ¿cómo es posible que exista algo así que va en contra de todas las normas de la televisión? Creo que existe precisamente por eso. Estos experimentos pretenden poner a prueba el estilo de vida y la forma de pensar de sus espectadores. No quieren anestesiar nuestros pensamientos frente a la pantalla, divertirnos o haceros reír. Buscan hacernos sentir y también pensar. Ponernos, frente a frente, con nuestras capacidades o incapacidades para observar ese mundo que pasa cada día a nuestro lado y que, a menudo, nos hemos olvidado de mirar.

 Si miras el vídeo Ted que te dejo arriba podrás comprobar como cada experiencia de la slow tv es única. En el viaje en tren millones de espectadores se conectaron a las redes sociales para comentar las distintas paradas como si ellos mismos fueran pasajeros a bordo del tren. ¿Te suena de algo? No me he copiado de este idea. Lo prometo 🙂

El viaje en barco se hizo en directo y además de grabar la vida en el barco la pantalla mostraba lo que sucedía a varios kilómetros alrededor de manera que las personas que aparecían en escena iban saludando y sus apariciones improvisadas los convertían en protagonistas de la historia. Este programa contó con audiencias espectaculares en Noruega a los que les llamo la atención ver algo diferente: gente, naturaleza, agua, personas sin filtros ni ediciones, la vida misma a su propio ritmo: nada más y nada menos.  

Sería injusto decir que la suya es televisión en donde no pasa nada. En verdad, solo pasa menos: se parece más a la vida. Dario Chinchilla. La Nación. 

Algunos espectadores confiesan que les parece les parece la opción perfecta para escuchar sus relajantes sonidos de fondo mientras se ocupan de otras tareas e ir a echar un vistazo de vez en cuando. La Slow tv es un viaje hacia dentro no hacia fuera. Observar sin que en teoria pase nada puede convertirse en una verdadera experiencia para el espectador. Puede ser una forma alternativa de meditación, hacernos  plantearnos muchos aspectos de nuestro estilo de vida, calmar nuestra actividad, relajarnos, invitarnos a observar los detalles a redescubrir nuestra manera de mirar.

Eso que ves ante la pantalla es el mundo real y ponerlo delante de una audiencia acostumbrada a algo radicalmente en un formato en el que gana el que más grita o más acción ofrece, es una forma de rebelión contra la prisa y otros valores que se han impuesto con fuerza en los últimos tiempos. No tratan de convencerte de que esa es la televisión que debería existir por norma, desde el humor reconocen que gran parte del tiempo puede ser catalogado de aburrido pero, a la vez, la slow tv está de moda en algunos países y triunfa. Por eso, aún así, la crean y la aman porque el mundo la necesita más que nunca.

La capital de la televisión lenta, por el momento, sigue siendo Noruega. En España y en otros países del mundo hasta el momento lo más parecido a esto son las emisiones 24 horas del programa Big Brother. Sinceramente me parece mucho menos apasionante que el viaje en tren. ¿Te imaginas las temáticas que podrían llegar a tratarse que interesaran a distintos perfiles de espectadores: paracaidismo, globos, bellos fenómenos de la naturaleza, construcción de edificios emblemáticos y un largo etcétera?, ¿Crees que alguna vez este fenómeno podría llegar a España y con qué temas?, ¿Cómo crees que reaccionarían los espectadores?, ¿Te interesaría a ti?, ¿Qué uso le darías? El tema en, cuanto menos, digno de aparecer en un blog sobre vida slow. 

¿Te ha gustado la charla Ted de arriba? Mira más aquí.

¿Quieres disfrutar de tu propio viaje en tren a cámara lenta? Únete gratis y sube a bordo.

Cosas que nunca te dije. Carta para mi hermana.

cartas slow hermana

 

Este post es diferente y especial. Yo no soy muy de compartir nada de la vida privada por el blog ni tan siquiera por facebook pero el otro día vi el post de Antonio G, de Inteligencia Viajera, felicitando a su chica por su cumpleaños y, sinceramente, me pareció fantástico que abriera la veda de mostrar un lado un poco más cercano y humano de nuestras vidas más allá de compartir reflexiones más genéricas, recursos y contenido útil. Si hay una cosa clara es que estamos cambiando la forma de crear empresas y adentrándonos en un nuevo paradigma laboral en el que conscientemente, aunque sin atravesar el límite de la privacidad, mostramos vida personal y laboral. Tenemos claro que para que ambas cosas fluyan deben ir unidas. Como dice Sergio Fernández “no hay desarrollo profesional sin desarrollo personal” y de ese desarrollo personal forman parte las personas que queremos y nos quieren así que ¿por qué no hacerlas, de manera natural, formar parte de nuestros proyectos? Como dije en mi último post, hay que sacar lo que tenemos dentro. ¡Emociones fuera! Así que siguiendo el ejemplo de Antonio G,  aquí va la carta a alguien muy importante para mi en el día de su 19 cumpleaños.

Querida hermana:

Esto de los consejos es un poco relativo. No hay mejor consejo que el que nos damos a nosotros mismos siguiendo nuestra intuición pero hoy es tu cumpleaños y desde mis 32 a tus 19 hay tantas cosas que me gustaría decirte… Igual ahora, algunas de estas palabras o enlaces, no te dicen nada pero, de aquí a unos años, hablamos. Y es que creo que esta carta es, más bien, un mensaje a tu yo del futuro pero no te vendrá mal leerla ya. Será curioso saber las cosas en que coincidimos cuando tu tengas mi edad y yo ya haya cumplido mi lista completa de “cosas que hacer antes de los 40”. ¡Allá voy!

No importa si tienes o no 1000 amigos en facebook o si eres más o menos popular en Internet. La mejor red social sigue y siempre seguirá siendo el mundo real. Cultiva tus amigos en persona. Toma más cafés reales que virtuales. Mira a la gente a los ojos.

Aprende, poco a poco, a convertirte en alguien más paciente y aprende a darle a los problemas la importancia justa. Te darás cuenta que, a veces, el mayor obstáculo eres sólo tu misma. Te regalo este cuento.

Los verdaderos amigos, esos que son familia, suelen contarse con los dedos de una mano pero eso no significa que no debas seguir abriéndote a los demás a cualquier edad. Aunque te decepcionan, sigue conociendo gente, sigue confiando. Es difícil que encuentres a alguien “malo”. Sólo está asustado, sólo tiene miedo, sólo actúa de la mejor forma que sabe según sus circunstancias. La mayor parte de la gente es buena.

Cuando tenía tu edad me sentía en la obligación de ganarme la aprobación de mis amigas y de otra gente de mi edad para ser “guay”. Al crecer, te das cuenta, que las amigas de verdad son sólo las que te aceptan tal y como eres. Puede que, alguna vez, necesites esta frase.

 

Pincha para ver en grande.

Pincha para ver en grande.

 

Absolutamente todo lo malo que pasa en la vida encierra dentro una valiosa lección. No dejes que ese lección se te escape. De toda crisis naca una oportunidad. Cada fin es un nuevo comienzo. Cada puerta cerrada conduce a otro lugar que tiene mucho que ofrecerte.

Haz, al menos una vez al mes, algo que te saque de tu zona de confort. No te ahogues en un vaso de agua. Confía en tus posibilidades. Siempre eres mucho más fuerte, valiente y capaz de lo que crees.

Sólo hay dos maneras de vivir, desde el amor o desde el miedo. Por favor, vive desde el amor pase lo que pase. Haz frente a tus temores aunque tengan el aspecto de un lobo. Te regalo este anuncio. Si alguna vez no sabes como hacerlo y necesitas refuerzos, lee este libro.

La verdadera belleza, esa que permanecerá intacta toda tu vida, está en tu alma. Amarte a ti misma, por dentro y por fuera, es milagroso. Mira.

Esta frase está muy vista pero aún así dejamos de practicarla, a veces. Sigue siendo muy necesaria: antes de juzgar a alguien camina cuatro pasos con sus zapatos. Cuando lo hagas te darás cuenta que las etiquetas no sirven para nada. No creas las etiquetas que ponen a otros y, sobre todo, nunca te creas las que te pongan los demás que te limiten. A veces sólo somos algo porque nos lo han repetido o nos lo repetimos, una y otra vez. Acostúmbrate a hablar bien de otros pero, de la misma manera, hablate bien a ti misma.

Nunca seas demasiado dura contigo. Si eres capaz de perdonar a otros, perdonate a ti. Todos nos equivocamos. No busques ser perfecta, busca ser feliz.

Ser feliz no es lo que nos han contado en las películas. La vida es una montaña rusa, subes y bajas, encuentras un color y luego otro. Hay cosas maravillosas y todo lo contrario pero la verdadera felicidad consiste en conservar la calma interna en todas esas situaciones. Trabaja tus emociones. No te las quedes dentro. Si cambias por dentro todo se arreglará por fuera.

Enamórate de quien quieras. Sólo hay dos requisitos: que te haga más grande en lugar de más pequeña y que tengáis cosas de las que hablar para siempre. No busques una media naranja ni seas la media naranja de nadie. Buscar ser completa con otro ser completo. Sigue siendo tu misma a su lado.

El dinero es importante pero no lo es todo en la vida. Tienes derecho a hacer lo que amas. Siempre habrá alguna manera de ganar dinero con eso. Intentalo, una y otra vez y no olvides que la vida es demasiado corta y tu tiempo demasiado valioso como para desperdiciarlo en algo que te hace infeliz.

Se tu misma, camina hacia donde quieras pero no olvides de dónde vienes. Lleva siempre contigo la sabiduría de todos los hombres y mujeres buenas de tu familia. Recuerda a los que no están con una sonrisa. Con respecto a los que siguen a tu lado, pasa por alto sus defectos (todos los tenemos). Tantas veces como puedas recuérdate lo afortunada que eres por tenerlos en tu vida. 

Empieza ya tu lista de cosas que hacer antes de los 30. ¡Yo empecé muy tarde con ella¡ Una vez hecha cumple sólo las que quieras e improvisa nuevas por el camino.

No olvides que las cosas importantes de la vida no deberían acelerarse. Todo irá mucho mejor si de vez en cuando paras, para saber hacia dónde te diriges.

Disfruta. Nunca pierdas esa sonrisa porque con ella puedes iluminar a mucha gente. Ríe, abraza, besa, baila, viaja, ama las pequeñas cosas, emociónate sin sentir vergüenza y, sobre todo, CELEBRA LA VIDA.  Para eso también estamos aquí. ¡Muchas felicidades!

Acude a mi siempre que quieras. Las hermanas son amigas para siempre. 

Lo que he aprendido de escribir una carta a la semana.

cartas

Enviar una carta es una excelente manera de trasladarse a otra parte sin mover nada, salvo el corazón. Petronio.

 

A veces, el día a día, nos coloca en modo automático y se nos olvida dar valor a aquellas pequeñas cosas que, en realidad, son grandes. Hace dos años se me ocurrió que quería volver a escribir cartas como las de antes aunque cambiara el papel por la pantalla y me lancé a hacerlo cada miércoles. Aquellas ya lejanas primeras semanas de ruta mis cartas – viaje llegaron a unas 20 o 30 personas. En este mismo instante somos ya 828 y aunque las cifras no son lo más importante, detrás de ellas hay personas reales que cada semana dedican un ratito de su tiempo a escuchar lo que quiero contarles. Puede que estemos ya muy acostumbrados a las tecnologías pero, aún así, ¿no es maravilloso?

Escribir y lanzar mensajes en el infinito mundo virtual de internet a desconocidos, a los que por alguna razón les resuena lo que llevas dentro se parece bastante a mirar durante minutos a los ojos o abrazar a personas que no habías visto jamás.  (¿Lo has probado? Yo lo hice en mi primera clase de biodanza hace tan sólo una semana y me encantó). Quizás parece más sencillo lo primero con la pantalla como protección pero, en realidad, estás haciendo público sentimientos y sensaciones privadas, a veces, bastante personales. Es difícil ser auténtico y mostrarte a medias a la vez.

Escribir, tener un blog y expresarse a través de él es, a veces, un gesto que nos coloca en una posición vulnerable. Alguna vez he pensado sobre esto pero, en general, nunca he tenido demasiado problema con ello. Creo que no hay nada malo en mostrarnos como somos ni en gritar al mundo que hay aquí dentro. ¿Conoces esa frase de Wayne Dyer? “Por favor, no te mueras con tu música dentro”

Escribir una carta a la semana me ha hecho aprender muchísimo sobre la importancia de sentirse agradecida. Por eso este post es también una forma de de dar las gracias a esas personas que estén ahí cada semana para subir a bordo de mi tren de lentitud. Gracias a cada viajero de la estación de la gente sin prisa que en algún momento estuvo a bordo, a los que siguen, a los que sólo leen en deliciosa soledad, a los que me responden en privado y a los que comparten en comunidad. Gracias a los que disfrutaron con la banda sonora de este viaje y a los que se comprometieron con ellos mismos y caminaron hacia otro vagón más.

cartasPero además este pequeño gesto semanal me ha enseñado sobre la importancia de mostrar, de sacar hacia fuera, de expresar de manera física nuestras emociones de uno u otro tipo y no sentirnos amenazados por ello. Como le decía a las chicas del club privado: hay que sacar hacia fuera aquello que nos bloquea. Es muy sano. Así que escribe, canta, baila, pasea, colorea, haz fotos, charla con amigos, vete de viaje o déjanos un comentario por aquí pero no se te ocurra dejarte nada dentro. Lo más importante de este viaje es fluir y con un equipaje pesado el viaje perderá su ligereza.

¿Por qué tememos tanto, a veces, sincerarnos o mostrarnos a los demás? Tememos ser juzgados, etiquetados, decepcionar, no hacer lo correcto pero, a la vez, necesitamos cantar esa canción de Wayne porque es la canción que conocemos, es lo que somos y sacar eso nos da paz. El problema no es tener miedos, eso forma parte de la vida. El problema es no darse cuenta que el mayor miedo de todos está en mostrar nuestra luz. Como dice una de las micropíldoras de cine que seleccioné para mi canal de vídeos:

«Nuestro mayor miedo, no es que no encajemos… Nuestro mayor miedo es que tenemos una fuerza desmesurada, es nuestra luz y no nuestra oscuridad lo que más nos asusta, empequeñecerse no ayuda al mundo, no hay nada inteligente en encogerse para que otros no se sientan inseguros a tu alrededor, todos deberíamos brillar como hacen los niños, no es cosa de unos pocos, sino de todos, y al dejar brillar nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otros para hacer lo mismo, al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera automáticamente a otros…

Llevo dos años escribiendo una carta – viaje a la semana y eso me ha enseñado muchas cosas, la más importante de todas, que uno no puede hacer que brille esa luz si no hace, de una u otra manera, lo que le gusta. Si fuera un náufrago en una isla desierta comer cocos sería tan importante para mi como expulsar palabras y tendría que buscar la manera de hacerlo porque comer alimenta mi cuerpo pero escribir nutre mi alma.

Mis cartas viajes me hacen comunicarme con el mundo pero, también, conmigo misma y me ayudan a hacerme y hacerte preguntas casi sin planteármelo. Hacerse preguntas obliga a parar y siempre nos aporta algo bueno.  Dedica un ratito de este otoño a pararte a pensar en ti. No te olvides de tu canción interior.

Ahí van algunas sugerencias como ejemplo:

¿Qué es eso que no podrías evitar hacer si estuvieras en una isla desierta?, ¿Qué es lo que más echarías de menos?, ¿Qué hacías mucho de pequeña que olvidaste al crecer?, ¿Tienes tu propia manera de sacar hacia fuera bloqueos o sentimientos?

Si, como yo, amas profundamente la escritura y las cartas seguro que te encantará esta charla TED que me envió un amigo que me conoce muy bien. No te olvides de que puedes poner los subtitulos en español. Sólo dura 5 minutos y te convencerá aún más de que sacar hacia fuera eso que reservas sólo para ti te ayudará a vivir con mucha más plenitud. 

Si quieres ser pasajero y recibir mis cartas viajes únete aquí.

 Lee un extracto de las cartas en este viaje en imágenes.

Tres historias de bloguers que demuestran que slow es posible.

Foto: La Mujer Araña.

Foto: La Mujer Araña.

¿Pero de verdad es posible vivir a otro ritmo? Esta una de las preguntas que más me he hecho y me han hecho en estos más de dos años con Universo Flow. Si me sigues por el blog o por las cartas ya sabrás que mi respuesta es un rotundo si. Un si en el que creo intensamente pero que siempre acompaño de algunas condiciones. Se puede ser slow pero nunca de la noche a la mañana, no sin paciencia, no sin la actitud correcta y no sin volcar tu lado más auténtico en lo que haces a nivel vital o profesional. Emprender es un camino apasionante pero no es la panacea universal. Como todo en la vida tiene sus pros y sus contras. No es el camino más fácil pero si el que está llevando a la vida que quieren a mucha gente. En cualquier caso es un ejercicio constante de equilibrio. No obstante, desde mi punto de vista, la peor de las opciones es renunciar a intentarlo porque te sobren excusas y te falte confianza y acción.

Hace un tiempo te contaba en uno de mis post algunas interesantes microhistorias que demuestran que slow es posible. En este post no voy a tratar de convencerte de que si se puede, sólo voy a invitarte a conocer estas historias y que saques tus propias conclusiones. Hoy quiero seguir dando respuesta a esta recurrente pregunta. Quiero volver a decirte si y demostrarte con hechos, no con palabras que este estilo de vida no va de inacción ni de teorías sino todo lo contrario. Hoy quiero que, si es lo que buscas y te apetece, te enamores de mi si y del si escondido detrás de estos tres proyectos. ¿Vamos?

 

Mooi Magazine. El infinito poder de un sueño.

Foto de Milowcostblog

Foto de Milowcostblog. Descubre más en www.mooimagazine.com

 

Quién está detrás. Querían soñar despiertos y eligieron el camino con corazón. Mooi Magazine son Matilda y Martín, una pareja que un día se lanzó a la búsqueda de una vida más autentica y calmada y comenzó a realizar cambios en sus vidas. Mooi no es sólo un blog o una revista llena de cosas bellas. Detrás de ella hay una historia slow de manual: mudarse de la ciudad al campo, cancelar hipotecas, despedirse de multinacionales y administraciones y dedicar todo el tiempo a mimar y hacer crecer un proyecto que a mi, personalmente, me parece ya imparable. 

El impulso. Saber que todo esto fue posible gracias a su experiencia como padres y a la observación del estilo de vida de sus hijos hace aún más interesante este caso porque nos enseña que, a veces, la respuesta está en desaprender. Si andas desubicado  plantéate recuperar aquello que tanto te gustaba hacer de pequeño y trata de practicarlo en tu vida personal o úsalo para dar un nuevo impulso a tu vida profesional. En cualquier caso darte un buen chapuzón de sabiduría rodeándote por unas horas de niños es de lo más efectivo. ¡Nunca falla! 

Su frase para inspirarte. Nosotros, vamos más allá de considerar nuestro trabajo -únicamente- como un mero trámite para ganar dinero y pagar nuestras facturas. Necesario por otro lado, pero enormemente frustrante y agotador por otro. Proponemos terminar con las profesiones tal y como las conocemos hoy en día. ¿Por qué no creamos estilos de vida? Donde nos permitamos a nosotros mismos actuar en base a lo que SOMOS realmente. Cambia la cosa, ¿verdad? Estamos convencidos de que todos podemos elegir cómo vivir nuestras circunstancias laborales. Bien como amenazas -un mal o peligro- o bien como oportunidades -momento propicio para algo. No perdamos de vista que nuestra vida laboral es lo que hacemos de ella. Extraído de este articulo de Mooi.

Colaboraciones. Universo Flow tuvo el privilegio de estar en La Sueñopedia, otra preciosa iniciativa de Matilda y Martín. Además escribí para ellos el articulo “La mejor red social jamás inventada” que aparece en la página 9 del primer número de su revista.

 

Mbf Estudio. La comunidad de la gente que quiere ser feliz, no perfecta.

mbf

Descubre más en www.mbfestudio.com

 

Quién está detrás. Cuando hablo o leo a Sara siempre me quedo sin palabra y sin excusas para quejarme absolutamente de nada. Detenerse a leer sobre la historia de su infancia y ver todo lo que ha conseguido en el presente a nivel personal y profesional me hace admirarla aún más. Ella es un ejemplo de que sin importar las dificultades se puede confiar y terminar haciendo realidad ideas tan hermosas como el Proyecto Mariposa o su blog, un maravilloso contenedor de amor, generosidad e ideas inspiradoras. La vida entera de Sara es la demostración práctica de que si es posible. Os invito a pasear por su espacio y a formar parte de su comunidad. ¡Enérgica al 100%! Muy pronto podréis encontrar post de Universo Flow cada semana en su espacio que ya siento un poquito como mío.

El impulso. Su mayor impulso nace de las dificultades que le han hecho valorar por encima de todo en su vida el perdón, el amor y la generosidad con el resto y la han convertido en una experta en apreciar la grandeza de lo pequeño. La lección principal que me deja esta bloguer es que el amor hacia uno mismo, hacia los demás, la vida y el trabajo es la receta perfecta para comprobar que si se puede y llevándolo por bandera las excusas y la queja se evaporan.  

Su frase para inspirarte. Ser amor es mucho mas que palabras, es comprender, es enfocarse en lo mejor de cada persona, es transcender las diferencias, el amor no es un camino fácil, pero merece la pena.

Colaboraciones. Sara me entrevisto hace unos meses para El Blog alternativo y no pude quedar más contenta con el resultado.  

 

La Mujer Araña. Emprender soltando o porque menos sigue siendo más.

la mujer araña

Descubre más en www.lamujerarana.com

 

Quién está detrás. Aunque no tengo ni idea de coser ni de tejer y, en teoría no soy el clásico perfil de lectora de su blog,  me bebo cada uno de sus post y boletines. ¿El motivo? La Mujer Araña es, para mi, mucho más que una artesana. Vero es otra mujer a la que la treintena y el paso del tiempo le han invitado a dejarse de historias y actuar. Tras un tiempo buscando su camino, transformar su pasión en su profesión y diseñar un estilo de vida slow se han convertido en sus principales ocupaciones. Curiosamente, a veces ambas cosas se vuelven contradictorias. Todas las que nos dedicamos a esto sabemos que el equilibrio es lo más difícil y Veronica está en la tarea de compaginar  el entusiasmo de un trabajo que le encanta con no olvidarse  de ella misma y de su vida personal. Creo que esto le da aún más valor a este testimonio. 

 

 El impulso. En este caso no hablaré del impulso que hizo que Veronica cambiara de vida. Puedes cotillear un poco de su antes y su después aquí y en la sección quién soy de su página. De lo que quiero hablarte es del impulso que le ha llevado a dar un vuelco enorme a su proyecto este septiembre. Aunque te parezca mentira su impulso han sido unos visitantes no invitados. A veces, un golpe de realidad te hace aprender unas cuantas lecciones. Una plaga de carcoma en su casa la llevo a parar absolutamente todo y tras lógica reacción de impotencia por ver trastocado en un momento todos sus planes para septiembre, ha sabido reconducirlo de una manera excelente.  El mundo y la blogosfera necesitan muchos post como los tres últimos que ha publicado Vero en su espacio. Leerlos y hablar con ella me ha permitido ser espectadora cercana y privilegiada de que es posible ir más allá de las circunstancias, que el concepto de éxito no es igual para todos y que tenemos pleno derecho a vivir y no sólo a trabajar por más que nos apasione lo que hacemos. Vero tiene mucho que enseñarnos este año sobre como seguir adelante con tu proyecto sin olvidarte de fluir y de dejarte llevar.

Su frase para inspirarte. Empecé a leer libros y blogs sobre plan de vida y allí descubrí que había un montón de personas que llevaban un estilo de vida diferente, nada convencional… y aún así eran inmensamente felices. Daba igual a qué se dedicaran (escribir un blog, viajar por el mundo, vender productos para deportistas), lo que todas estas personas tenían en común era que habían dejado de sentirse víctimas de las circunstancias y habían decidido coger las riendas de su vida. Se habían animado a crear, activamente, el entorno para la vida de sus sueños… y lo habían conseguido. Entonces me pregunté ¿por qué si ellos pueden no voy a poder yo también? Y me lancé a la piscina.

Colaboraciones. Entreviste a La Mujer Araña en mi blog en una de las entrevistas de la sección Gente Slow. Allí podrás conocer más sobre su lado más slow.

 

CONCLUSIONES. SIN EXCUSAS.

Se que hay mucha gente a la que le gustaría dar este tipo de pasos pero con solo pensar en la hipoteca, la casa o los niños lo descartan automáticamente. Las conclusión de este post son muchas:

  • Si se quiere, si no ponemos excusas sino acción y con prudencia y paciencia se puede cambiar de estilo de vida aunque tengamos hipotecas, hijos o no sepamos aún muy bien que queremos hacer.
  • Se puede emprender sin prisas, sin obsesionarte y hacer que el “remedio sea peor que la enfermedad”.
  • Se puede tener una definición propia de éxito y actuar en consecuencia.
  • Se puede trazar un plan b mientras seguimos con un trabajo convencional.
  • Se puede dejas sin remordimientos un trabajo que te asfixia si has llegado al limite y el tema afecta a tu salud física y mental porque se pueden buscar soluciones.
  • Se pueden poner otras cosas por encima del dinero sin que te sientas culpable, irresponsable o egoísta.

Si hay algo claro es que donde unos ven limites y excusas otros ven oportunidades y vidas reinventadas. Matilda, Martín, Sara y Veronica son gente normal que ha superado la barrera del miedo y las excusas. Saben lo que es tener hijos, responsabilidades, dejar trabajos estables, trabajar en algo que no es lo suyo  pero que les permite dedicar media jornada a ir trazando su sueño, esperar y tener paciencia hasta que llega su momento. Ninguno de los tres es rico.  Ninguno se ha hecho millonario al emprender. Todos están tan sólo en el comienzo de su andadura pero tienen claro hacia donde se dirigen porque han empleado mucho tiempo en ello y, sobre todo, tienen claro que pase lo que pase y aunque suena a tópico lo mejor lo encontraran en el camino. 

¿Quieres más historias como esta? ¿Quieres ampliar información y tener más herramientas para iniciar tu plan b o conseguir tus objetivos? ¿Quieres, simplemente, tomarte la vida de otra manera y aprender sobre filosofía slow?

Sigue aprendiendo en las cartas viaje o únete al club privado.