Por qué mi blog ha cambiado y por qué ya no creo en gurús

reinvencion

Para empezar el año vengo con un post muy personal, escrito desde las entrañas en una madrugada de sábado.

Este es un post sin filtros, un post sin miedo y. sobre todo, el post que me reconcilia de verdad con la escritura.

Un post de esos de desnudarse a una misma después de mucho tiempo en silencio.

Pero antes de empezar: una nota previa, para ponerte en situación.

Si hace tiempo que no pasabas por aquí, o si eres una lectora habitual de mis cartas de la estación de los viajeros sin prisa, notarás muchos cambios en esta página.

Por un lado, toda mi amor a las pequeñas cosas y mi reivindicación por los regalos creados con calma y mucho amor han pasado a esta página.

Por otro lado, como ves si te das una vuelta por esta web notarás que me he enfocado en un sólo tema: emprendimiento femenino y consciente.

Si no te interesa en absoluto el emprendimiento, en Presente Perfecto podrás seguir leyendo- aunque no de una manera tan habitual – sobre regalos, vida slow, minimalismo y una faceta más personal.

Presente Perfecto no es exactamente un blog profesional: es un blog personal por el que me pasaré sólo cuando lo sienta.

Allí también encontrarás  productos muy especiales para mi y a los que tengo mucho cariño como mi libro de “Cartas lentas para viajeras interiores“, mi primer ebook “Ideas de regalo para un mundo slow” o mi “Curso de Cocina Lenta” con Mía Sarri.

Y ahora, el post prometido. Tengo muchas ganas de contarte que…

Ya no creo en gurús, ni en verdades absolutas

Ya no creo que lo correcto esté en el lado blanco o en el negro.

Quizás he pasado demasiado tiempo leyendo a Clarisa Pinkola o escuchándome a mi misma pero, en el último año, he dejado de creer en casi todo lo que había creído los últimos diez.

Me aburrí de esa manía de etiquetarlo todo. Me cansé de pensar que ser espiritual era practicar yoga, que cuidar mi cuerpo era dejar de disfrutar de un buen guiso de los de toda la vida, que valorar mi tiempo y mis años de trabajo y estudio era incompatible con ayudar a los demás.

transformacionMe cansé de que otros me dijeran que tenía que comer, pensar o sentir para ser esa nueva versión de mi misma, para ser merecedora de ese nuevo estilo de vida.

Me cansé de buscar respuestas fuera cuando estaban todas dentro. Clic para tuitear

Me cansé hasta de ser coherente porque ¿acaso la incoherencia no forma parte de la vida?

Si la vida es cambio y el cambio forma parte de nuestra naturaleza….

¿Es incoherente cambiar?

En este tiempo de transformación, de reinvención pura, he desterrado de mi estantería casi todos los libros de desarrollo personal o de alimentación que, durante años, han sido mis pequeñas “biblias”.

No es ahora reniegue de ellos, ni de lo que he sido, simplemente, no me resisto, evoluciono, acepto un nuevo ciclo.

Doy las gracias a esa anterior versión de mi misma pero no la retengo por miedo a que otros me digan que he dejado de ser fiel a mis principios.

Porque ¿acaso los principios no forman parte de nosotros y, por tanto, evolucionan con nosotros?

La libertad es cambiar cuantas veces te lo pida el alma y no sentir que te traicionas a ti misma por ello. Clic para tuitear

Creo, más bien, que me hubiera traicionado si decido seguir haciendo sólo lo mismo por miedo al cambio.

En este proceso de reinvención he dejado de trabajar sólo para mi y he modificado por completo la rutina de mi día a día.

He pasado de escribir habitualmente desde los 8 años y de escribir una carta semanal con mis emociones y pensamientos a mis lectoras durante casi 4 años, a no escribir prácticamente nada – ni para mi ni para otros – durante casi un año.

Y es que si navegamos incansablemente en la misma dirección enturbiaremos el agua y terminaremos secando el río.

Después tendrá que pasar un tiempo hasta que ese caudal de palabras fluya otra vez, de manera natural, salvaje y autentica.

Por qué he cambiado la temática de mi blog

Me he cansado de dar consejos

Tengo que confesarte algo…

Si hay algo de lo que me he cansad, de verdad, es de dar consejos sobre la vida.

En realidad, nunca he llegado a sentirme cómoda del todo, diciendo a otros que deben hacer para sentirse plenos.

Y aunque siempre he hablado de que esta es mi experiencia y nada más y he tratado de ser flexible, sinceramente, no quiero hacer esto ahora ni hablar tanto de mi a nivel personal.

Prefiero centrarme en un aspecto más concreto como es el emprendimiento y, el resto, compartirlo sólo cuando verdaderamente me apetezca hacerlo.

Así que este es sólo uno de los motivos por los que he cambiado la temática de mi blog.

Ya no quiero hablar tanto de mi, ni divagar todo el rato, ni reflexionar más que actuar.

No es haya nada malo en reflexionar pero llevo haciéndolo toda la vida.

Amo las descripciones largas en los libros y me encanta plantear un nuevo porqué, justo cuando acabo de dar respuesta al anterior.

Sin embargo, ahora prefiero centrarme en el cómo para variar.

¡Quiero saltar al agua en lugar de quedarme en la orilla admirando la belleza del paisaje! Clic para tuitear

Porque el paisaje es más bonito si nosotras formamos parte de él y la vida es más emocionante si dejamos de ser espectadoras para convertirnos en protagonistas.

Quiero vivir más la vida slow, fuera del escaparate

Por otro lado, quiero vivir durante un tiempo mi vida slow fuera del escaparate, centrarme en practicarla, no en teorizar sobre ella.

Mucho se ha hablado de vida slow en este blog y mucho, muchísimo en muchos otros lugares de la red.

Desde que leí por primera vez a Carl Honoré y me enamoré de este movimiento poco conocido por entonces, algunas cosas han cambiado.

Parece que ahora es casi una obligación ser slow y minimalista.

Yo, independientemente de mis errores o aciertos, he repetido algo una y otra vez: practicar esto no es más que una opción y que debe salir de dentro.

Pero las etiquetas no han tardado en llegar y yo me he cansado de estar dentro de ellas.

Así que vuelvo a repetir una vez más que ser slow no es tumbarse en la playa, no es ir a cámara lenta por la vida, no es convertirte en un monje budista que no se enfada por nada.

Ser slow tampoco es esconder tus emociones y vivir en una especie de mundo paralelo.

Quizás haya llegado el momento de dejar de explicar nada y simplemente centrarse en experimentarlo.

¿Y si empezamos a vivir sin etiquetarnos, sin juzgar a otros, sin culpas, sin modas, sin obsesiones? Clic para tuitear

Me apetece hacer esto, salir de mis límites y experimentar

Más motivos por los que esto ha cambiado…

Hay uno muy sencillo: simplemente me apetece hacer esto, salir de mis límites y vivir otras experiencias.

¿Te sorprenderías si te digo que he llegado a disfrutar de pasar datos de clientes a una tabla de excel con una buena lista de música de fondo?

Yo también me he sorprendido pidiéndome este año por reyes unas acuarelas después de decirme durante toda la vida que dibujaba peor que un niño de 3 años.

Pues si, se puede cambiar de opinión sobre una misma. No tienes que cargar tu maleta de auto-etiquetas toda la… Clic para tuitear

Se puede disfrutar con tareas que aparentemente no son lo tuyo porque “lo tuyo” es algo moldeable.

Porque el verdadero problema es decirte que eras una serie de adjetivos y no cambiarlos nunca porque tú eres eso.

No te confundas tú eres mucho más de lo que te crees capaz de ser pero…

 

zona de confortLa verdadero razón por la que posponemos nuestros sueños y no alcanzamos nuestros objetivos

Pero el problema, de verdad, es que es más cómodo ocupar sólo esas sillas en las que te sientes cómoda porque tu cuerpo ya se ha acostumbrado a ellas. 

Mientras llevemos nuestra ropa de siempre, nuestras etiquetas o creencias de siempre y nada se salga de ahí y todo esté bajo control, todo irá bien.

Sin embargo, esto es una falsa apariencia porque el control no existe.

¿Te has fijado la gran capacidad que tenemos de posponer tareas que no controlamos, procrastinando una y otra… Clic para tuitear

Nos decimos a nosotras mismas: ya lo haré después y ponemos esa carga sobre nuestros hombros hasta que la fecha límite se acerca y ya no nos queda otro remedio.

Así, lo hacemos estresadas y presionadas – y probablemente nos salga regular – por lo que confirmamos que no servimos para eso y debemos volver a lo que hemos hecho siempre.

Sin embargo, si atravesamos todo ese bosque de dudas, si nos zambullimos en esa zona de no control y, nos adentramos en la espesura de ese bosque nuevo, pese a todos esos monstruos y miedos escondidos detrás de cada árbol, todo cambiará.

Si la haces, una y otra vez, pese a que te sientas incomoda, torpe, pequeñita, desprotegida,… ese nuevo entorno comenzaré a ser cada vez más familiar.

Eso es la transformación: lanzarse a explorar nuevas facetas de nosotras, justo esas facetas que necesitamos para lograr nuestros objetivos pero que posponemos una y otra vez por etiquetarnos o por miedo a lo desconocido.

En este tiempo, junto a Antonio G,, he sentido más de una vez esa sensación de no saber cómo he llegado aquí y qué hago haciendo todas esas cosas que nunca hubiera esperado hacer.

Pero, un año después, se que no podía haber tomado mejor decisión que la que me llevó a dar un salto hacia esa parte de mi que ya no esperaba, confortablemente agazapada en mi mundo aparentemente slow.

Ya lo decía en el origen de los tiempos de este blog: se puede ser slow en mitad de un atasco o rellenando un informe para el jefe que lo quiere “para ya”.

Porque slow es una actitud, es algo interno que no siempre depende de la velocidad externa. Slow es fluir con la vida y con sus distintas velocidades.

¿Crees que no puedes conseguir algo? Prueba simplemente a hacerlo 10 veces seguidas y revisa tus creencias al… Clic para tuitear

Me paso al lado de los que actúan sin importarle el que dirán

Ya llevo casi un año trabajando para  Antonio G del blog Inteligencia Viajera, también trabajo para Autorrealizarte y voy a empezar a ser tutora del programa de Mentoring de Antonio G, con un grupo de compañeros increíbles:

  • Alejandro Novás. Creador de VivirDeTuPasión.com
  • Angel Candelaria. Creador de Angel’sGuitar.com
  • Cintia Castelló. Creadora de CintiasLoveInAction.com
  • Borja Navarro. Creador de PasosParaCrearUnBlog.com
  • Álvaro López, Creador de AutoRealizarte.com
  • Javier Manzanaque. Creador de JavierManzaneque.com
  • Cristina López, Creadora de MenteEmprendedora.com

 

¿Qué tienen en común todas estas personas?

Pues además de ser humanos como todos, que aciertan y se equivocan como tú y como yo, todos ellos tienen en común algo que me hace admirarlos: actúan movidos por sus ideas, sin importarles el que dirán.

Todos en su día decidieron pasarse al lado de los que actúan y descubrieron que sin acción no hay sueños que valgan.

Todos hablan sin pelos en la lengua y diseñan cada día le vida que quieren, sin esperar a que vengan otros a solucionarle la vida pero, sobre todo, sin creerse ninguna de las etiquetas que les pusieron.

Ellos no tienen miedo al fracaso ni temen ser criticados por salirse del camino establecido. ¿Y tú? Clic para tuitear

Dinero, dinero y dinero

Ellos tampoco tienen miedo a hablar de dinero abiertamente. Porque si el dinero es un tema tabú para ti o divides el mundo en ricos/malos y buenos/pobres déjame decirte por anticipado que no puedes emprender y vivir de ello.

Si tienes conflicto con este tema y te cuesta poner un precio justo a tus productos – como me pasaba a mi – empieza por aquí. Porque, sin esto, vas a frustrarte antes de empezar.

Una lectora me ha escrito para pedirme que le de de baja porque esto ya no es lo que era y porque ha sentido que ahora ya no hablo de vida slow sino sólo de dinero, dinero y dinero.

Aunque parezca extraño quiero agradecer a esta lectora su comentario porque al leerlo me he descubierto totalmente en paz.

Mi reacción al recibirlo ha confirmado que voy por el camino correcto – al menos por el camino correcto para mi- ya que no he sentido ni un ápice de culpabilidad o de malestar por esta opinión.

Como decía antes ya no quiero estar en un lado o en otro, sólo quiero ser autentica en todo momento y mi autenticidad está ahora en este post, en estas palabras y en esta nueva etapa.

Estoy segura que ninguna de las personas de las que he citado o con las que trabajo lo hace por dinero.

El dinero es una consecuencia de su trabajo diario, una energía con la que pueden seguir cumpliendo sus sueños… Clic para tuitear.

Pero todos y cada uno de ellos ayudan a unos cientos de personas cada año, aportan un valor diferencial a una sociedad que premia el conformismo y el miedo.

Estos bloggers envían un mensaje que la sociedad necesita.

Y, por supuesto, hablan de dinero de un modo tan natural como hablan de cualquier otra cosa.

¿Por qué pensamos que es malo hablar de dinero?

A mi me ha costado mucho valorarme, tener la autoestima suficiente para poner un precio minimamente razonable al número de horas que he trabajado ante el ordenador quitandoselas a mi vida, a mi familia, amigos, pareja, a mi misma.

He pasado cuatro años regalando mi tiempo a los demás y eso me ha traído de vuelta mucho cariño, mucha gente buena que siguen en mi vida, mucho aprendizaje y experiencia.

Sin embargo esto también me dejó vacía creativamente, me hizo sentir agobiada, perdida, a veces obsesionada con mi trabajo y, finalmente, quemada, con la urgente necesidad de un cambio.

Y digo yo: si cuando voy cada semana a hacer la compra, la cajera me dijera: lleveselo usted todo gratis. ¿No resultaría un tanto extraño?

¿Qué pasaría con el tiempo y trabajo del agricultor que cultivó los tomates, con el del panadero que horneó el pan o con las horas del trabajador de la fábrica que envasó el bote de espárragos?

Como respeto el trabajo de ellos, también respeto el mío. Es una regla simple aunque, personalmente, me ha costado lo mío ponerle en práctica.

Los puntos claves de mi proceso de reinvención

Después de tantos meses callada y de tanto cambio, soy incapaz de resumir todo lo que quiero contarte en un post.

Mejor lo tomamos con calma y vamos charlando poquito a poco. Y cuando digo charla, lo digo completamente en sentido literal. Porque me encantaría que esto, además de ser un post, se convirtiera en una conversación.

Una charla aquí debajo en los comentarios, en mi grupo o en las redes.

Pero, antes de ello, me gustaría adelantarte algunos de los puntos claves de mi proceso de reinvención que te contaré con detalle en otro post.

Para reinventarme he tenido que trabajar duro durante un año en estos aspectos: 

  • Salir de mi zona de confort
  • Aprender una nueva profesión
  • Tirar mis auto etiquetas a la basura
  • Ser más organizada si o si
  • Medir en qué se va mi tiempo
  • Aceptar que no todo está bajo control
  • Aceptar que voy a equivocarme seguro
  • Tomar decisiones y dejar atrás otras
  • Cerrar algunas relaciones y abrir otras

¿Te apetece que te lo cuente en otro post?

¿Sientes que tú también quieres reinventarte?

¿Te gustaría compaginar tu trabajo como blogger con un trabajo extra ayudando a otros blogger?

Cuéntamelo en los comentarios o, si te apetece, escríbeme a mamen@emprenderslow.com

 

Suscribete a mi lista!

Podrás recibir contenido exclusivo, bonus, herramientas y textos sólo para suscriptoras. ¿Nos vemos en tu bandeja de entrada?

Aprendizajes imprescindibles de una slow blogger en proceso de reinvención

slow blogging

Dicen que la experiencia es un grado. Sin embargo, la experiencia por si sola no sirve de nada.

Acumular vivencias en automático – sin pararnos a contemplar los nuevos paisajes que han traído a nuestros ojos – es como visitar el lugar más hermoso del mundo y no quitarte las gafas de sol. Es como recorrer en un tren de alta velocidad paisajes impresionantemente bellos.

Estás ahí, lo ves pero todo pasa rápido y desenfocado. Recorres la experiencia a medias y te pierdes lo mejor: el aprendizaje.

Sin aprendizaje nos quedaremos aquí: estancadas, bloqueadas, ignorantes de qué ha pasado en nuestras vidas desde que cruzamos al otro lado, con la esperanza de sentirnos más libres y más sabias.

 

1. En estos tres años blogueando he acumulado más aprendizaje sobre mí misma que en toda mi vida

Si tuviera que resumir mis tres últimos años con Universo Flow emplearía, sin duda, estas palabras: escuela de vida. 

Emprender en internet me ha hecho navegar sin parar por un mar digital de aguas agitadas. Un río que he recorrido recorrido, centímetro a centímetro, en cuyo fondo he buceado para emerger después a la superficie, convertida en una auténtica pescadora de creencias.

Bucear en un blog es hacerlo en tu propia alma, ponerte ante un espejo que muestra cada fortaleza y debilidad.… Clic para tuitear

Antes de saltar al agua,  mis creencias limitantes estaban escondidas en los recovecos más recónditos de una roca marina. Pero en estos 3 años he logrado sacar gran parte de ellas a la superficie, día tras día, sin apenas darme cuenta.

Hoy he vuelto a la orilla, he amarrado mi barco y he salido a charlar con otras pescadoras de creencias sobre todo lo que me ha dado este viaje. 

No podría haber elegido un mes mejor para ello que septiembre, el mes en el que decido – con este primer viaje ya finalizado – embarcarme en nuevas aventuras que seguirán demostrándome que, por más que nos resistamos, la vida es cambio.  Sólo el que acepta esta verdad es capaz realmente de fluir por la vida. Por eso , entre otras muchas cosas, he decidido reinventarme.

Todo cambia. Sólo el que acepta esta verdad es capaz realmente de fluir por la vida. Clic para tuitear

 

2. Echa un vistazo al camino del que vienes. Tu blog es un reflejo de ti misma.

Cuando comienzas un blog el resultado inicial no es más que un reflejo de lo que ya has sido, de las experiencias y vivencias acumuladas hasta entonces, de la persona en que te has convertido durante años y de la forma en que piensas y vives. Por eso cada proyecto y cada blogger es único.

Puede que todas nos formemos en las mismas temáticas, que charlemos de las mismas cosas y que admiremos a los mismos referentes. Sin embargo gran parte del éxito de tu blog va a depender de lo que piensas, más incluso que de lo que haces, ya que:

  • Si no haces las cosas con pasión y ganas, si no te sale de dentro de verdad por más que apliques convenientemente las lecciones que estudias no va a funcionar. Los lectores lo van a detectar.
  • Si empleas mil horas en crear un contenido pero por dentro no te sientes merecedora de venderlo tampoco va a funcionar. Los lectores lo van a detectar también, incluso inconscientemente.
  • Si no estás pasando por un buen momento personal y necesitas utilizar la escritura como terapia o como instrumento para reafirmarte, vas a crear un fantástico espacio para la reflexión, para gritar al mundo cuáles son ahora tus ideas, para sentirte mejor,…  Puede que además vendas y seguro que ayudarás a mucha gente con tu autenticidad. Sin embargo,…
  • Enfocar un blog desde un punto de vista hiper personal, no es una tarea sencilla. Te contaré mi opinión en el resto del post.

 

3. Antes de vender en un blog, por favor, revisa tus creencias. El riesgo de decir: mi blog soy yo.

Ahora quiero hablarte de la cara y la cruz de los blogs personales que quieren rentabilizar. No es fácil implicarse hasta los tuétanos con tu blog poniendo todo el foco, apostando todas las cartas a vivir de él si haces la siguiente asociación. Mi blog soy yo.  

Si tu blog eres tú, entonces cada vez que blogues será como mirarte en un espejo, ponerte frente a frente ante tus aciertos y errores, tomarás cada “error” como tu fracaso personal, te sentirás mal cada vez que hagas algo que en el blog has contado que no haces.

Quizás sientas que vendes humo, a lo mejor te ha pasado por la mente que eres una “impostora” o te preguntas por qué estás aquí dando consejos que tú no aplicas. Y entonces ocurre, esa parte de ti misma que te boicotea hace su aparición estelar. Seguro que esto te suena. ¡A mi mucho!

Quizás el problema es que te has precipitado o has mezclado conceptos. No digo que no escribas y crees un blog desde el minuto cero (yo volvería a hacerlo una y otra vez) pero, quizás, antes de vender productos en tu blog, necesitas venderte a ti misma: no a los demás sino a ti.

Venderte a ti misma, creerte a ti misma, escucharte a ti misma. En definitiva: detectar y empezar a trabajar… Clic para tuitear

 

4. Cuando la ansiada rentabilidad no llega. El día que supe que era rica.

Ha habido algunos factores a lo largo de estos tres años que han determinado la evolución de mi blog y sus resultados a todos los niveles. Hoy y a lo largo de otros post voy a contártelo sin esconder nada, con pelos y señales.

Pero antes voy a recordarte cuáles eran mis circunstancias cuando me lancé a ser blogger profesional. En mayo de 2013 me encontraba en la siguiente situación:

  1. Disponía de mucho tiempo pero no sabía administrarlo adecuadamente.
  2. Tenía poco dinero pero era “rica en creencias limitantes” aunque no era consciente de esto en absoluto.
  3. Había renunciado un trabajo que había dejado mi energía bajo mínimos, estaba muy quemada y sólo quería enfocarme en mi blog y trabajar a mi manera, por lo que apostaba todo a la misma carta.
  4. Quería demostrarme a mi o al mundo que podía vivir de mi blog por lo que no era demasiado flexible. El resultado debía ser si o si rentabilizar creando mis propios productos.
  5. Me formaba con mentores de primera y mejoraba mi aprendizaje día tras día.

Lo que no sabía ver yo por entonces es que antes (o a la vez) que me formaba en conceptos como marketing, visibilidad, cliente ideal, diseño o tecnología debía haberme centrado también en acciones que contra restaran esa riqueza en creencias limitantes.

Los expertos en blogging pueden enseñarte muchas cosas esenciales pero no pueden superar tus miedos por ti. Clic para tuitear

Hubo un día – no hace demasiado – en que me di cuenta que si no rentabilizaba lo suficiente era precisamente porque ya era rica pero no en dinero sino en creencias limitantes. Como ya había experimentando grandes cambios en mi vida, superando miedos que me habían limitado años atrás, cometí el error de pensar que todo el trabajo estaba hecho,

Sin embargo, un par de años después, descubrí en carne propia que la vida no son departamentos estancos y que lo personal y lo profesional deben evolucionar a la vez. No basta con ser valiente un par de veces, con conocerte a la perfección en el pasado, con ocuparte de tu desarrollo personal una vez.

Y no basta porque todo es cambio y al igual que cambia nuestro entorno cambian nuestros miedos: se van unos y aparecen otros. La vida continuamente nos exige enfrentarno a retos nuevos. Si creemos que estos retos son finitos, nos sentiremos frustrados una y otra vez. Sólo cambian de nombre,

Sin embargo, si ya te has enfrentado a retos y dificultades en el pasado aunque están sean de otro color ¿Qué te hace pensar que esta vez no volverás a lograrlo? Sólo hay que aceptar que estarán.

No podemos controlarlo todo, si eres emprendedor, menos. Hay que bucear en la incertidumbre una y otra vez… Clic para tuitear

 

5. Lo que otros no pueden hacer por ti. Algunos “culpables” de que tu blog no despegue. 

¿Quién tiene la “culpa” de que tu blog no funcione? Para empezar, culpa no tiene nadie. Es una palabra fea que no ayuda en nada. Dicho esto, diría que cada caso es único y que pueden fallar mil cosas: falta de estrategia, mala organización, necesidad de formación, errores de base en la definición del proyecto, falta de acciones de visibilidad y un largo etcétera.

Aparte de esto, tengo algo muy claro: tu blog funciona si tú funcionas. No hay más. Esto es lo que haría yo si hoy fuera mayo de 2013 y hubiera sabido todo lo que se a dia de hoy. 

  1. Aprender más de mi misma, mejorar mi propio autoconcepto para sentirme más segura y merecedora.
  2. Trabajar mi perfeccionismo, bajar mi alto nivel de exigencia, hablarme a mi misma con más mimo. 
  3. Aprender a decir no (también a mi misma) para enfocarme, aprender a organizarme, diseñar un sistema en vez de crear contenidos sin más.
  4. Valorarme para valorar lo que hacía poniendo un precio justo a mis productos.
  5. Darme cuenta de que al vender no engaño a nadie sino todo lo contrario: ayudo, ofrezco mi tu talento al mundo.
  6. Detectar que la verdadera manera de formarme no es acceder a mil contenidos sino consumir aprendizaje, paso a paso, pasando de la teoría a la acción sin saturarme con mil cosas a la vez.
  7. Sacudirme el miedo. Junto con el perfeccionismo (que también es una forma de miedo) es en gran parte el culpable principal de un blog que no despega. 

 

6. Los bloqueos más comunes de las emprendedoras digitales

Me he pasado seis meses reflexionando sobre los aprendizajes, los aciertos, errores, progresos y estancamientos de mi proyecto. Para ello he analizado los miedos y bloqueos a los que yo me he enfrentado este tiempo y los que ampliado y desmenuzado junto con otros miedos comunes a los que nos enfrentamos las bloggers, no sólo cuando empezamos sino durante todo el proceso de creación y rentabilización de un blog. Algunos ejemplos son:

A. Miedo, pereza o desmotivación ante la tecnología.

Te encuentras en este grupo si reconoces haber dicho o pensado algunas de estas afirmaciones:

  • Me siento torpe ante la tecnología. No me creo capaz.
  • No tengo paciencia, me desespero, no sirvo.
  • No se me da mal pero me da mucha pereza y procrastino una y otra vez porque a mi lo que me gusta es crear.
  • Me limita en ciertos programas y aplicaciones no saber inglés.
  • Mi ordenador y mi conexión a Internet no son muy buenas y me limitan mucho. Tardo una eternidad en hacer cada cosa.

B. Miedo a no ser una blogger legal, miedo a serlo y perder dinero.

Te encuentras en este grupo si has tenido algunos de estos miedos antes o después de hacerte autónoma o poder facturar legalmente:

  • Miedo a que te multen por actuar fuera de la legalidad.
  • Miedo o pereza a no saber afrontar el papeleo y a dar todos los pasos o trámites correspondientes sin equivocarte.
  • Miedo a no vender y “hacer el tonto” pagando una cuota mensual sin percibir ingresos mensuales suficientes.
  • Miedo a soñar a lo grande y a crear y trabajar sin límites por este bloqueo.
  • Miedo a crear una tienda on line o cobrar a través de Paypal.

C. Miedos relacionados con inseguridades o baja autoestima.  

  • Miedo a poner precios altos.
  • Miedo a explicar a que te dedicas sin dudar.
  • Miedo a no ser lo suficientemente buena. El síndrome del impostor.
  • Me comparo con otros que hacen muchas cosas y siento culpa por no estar haciendo lo que el resto.
  • Soy timida, me da vergüenza, me cuesta relacionarme y hacer networking.
  • Me siento insegura ante la cámara, soy demasiado introvertida para ser blogger.
  • Me siento a gusto en casa dentro de mi cascarón pero me cuesta salir de mi zona de confort al mundo.

D. Miedos relacionados con creencias limitantes sobre el dinero.

  • Ansiedad con respecto al dinero.
  • Mentalidad de escasez.
  • Presión por no llegar a fin de mes.
  • Responsabilidad con respecto a la familia y alejamiento de lo que quieres hacer en realidad por cumplir tu obligación y poner por delante a la familia.
  • No llevar un control de las finanzas.
  • Culpa a la hora de cobrar.
  • Creencias limitantes con respecto a los ricos.
  • Falta de autoestima o seguridad que te hace subestimarse y no valorar realmente las horas de su trabajo.

E. Miedo a dar el paso y cambiar de vida y dificultades para saber qué hacer.

  • No encuentro mi pasión. No sé´ de que hablar. No sé que me gusta.
  • Tengo una gran pasión pero debo buscar otra que me dé más dinero.
  • No tengo talento suficiente como para vivir de mi pasión.
  • Me siento bloqueada, cansada y estresada y en este punto se me hace difícil bucear hacia dentro para saber que quiero.
  • No me atrevo a dar un giro tan grande a mi vida y carrera para vivir de esto.
  • ¿Qué pensarán los demás?, ¿saldrá bien?, ¿para que me sirve entonces mi carrera y todos estos años de experiencia?
  • Tengo clara mi pasión pero es una visión demasiada idealista y soñadora. Tengo que poner los pies en el suelo.
  • ¿Cómo encontrar la manera de conectar mi pasión y talento para crear productos dirigidos a un público que esté dispuesto a comprar?
Tu blog funciona si tú funcionas. Las cosas no fluyen si no sabes que te está limitando en estos momentos.… Clic para tuitear

F. Miedo a no saber equilibrar vida personal y profesional. Falta de claridad de ideas. Falta de un sistema. Desorganización y saturación.

  • Me cuesta mantener el equilibrio entre mi vida profesional como blogger y mi vida personal.
  • Mi entorno físico está desordenado. No puedo trabajar con este caos pero no logro mantenerlo bajo control. 
  • Soy multi apasionada y salto de una idea a otra sin cerrar casi ninguna.
  • No logro desconectar ni dedico tiempo a mi misma empleando tiempo y exponiendome a estímulos positivos para sentirme motivada, estimulada y conectada a mis verdaderos deseos.
  • Mi pasión es tan desbordante que necesito gestionarla para no olvidar otras cosas.
  • Me estoy obsesionando con rentabilizar y nada fluye. 
  • Tenga descuidada a mi pareja, mi familia y mis amigos. No tengo tiempo para nadie, ni para mi misma.
  • No hago ejercicio, paso demasiadas horas ante el ordenador, me siento agarrotada, me canso con facilidad cuando tengo que hacer alguna actividad física, me siento culpable por no cuidar mi cuerpo. Me siento mal porque deberia hacer algun ejercicio como yoga. Otras bloggers lo hacen.
  • No dedico el tiempo suficiente a mi alimentación. No planifico las comidas ni vigilo si como o no de manera equilibrada. Mi cocina es un reflejo de mi estado de animo o estrés interior. Quiero reconciliarme con el placer de cocinar y comer sin prisas.
  • Estoy estresada. Hay demasiados estímulos a mi alrededor. Me voy a volver loca con tanta información. Me cuesta enfocarme.
  • Estoy permanentemente en modo multi tarea. Me distraen las redes sociales.
  • Me cuesta mantener mi mente relajada. Me siento mal por no hacer meditación, otras bloggers lo hacen.
  • No tengo un plan definido. Procrastino demasiadas veces, no tengo trazado un mapa de ruta y voy por ahí como pollo sin cabeza. No avánzo lo suficiente en mi proyecto.

slow blogging

 

7. El fracaso no existe, sólo tu percepción sobre lo que te ocurre. Mi plan C.

¿Te suenan algunas de estas afirmaciones? A mi ¡muchísimo! No todas pero sin un gran porcentaje de las que te he presentado, las he vivido por mi misma.

Te he he hecho una completísima radiografía de los bloqueos que podrán mantenerte durante meses o años trabajando en la dirección incorrecta. La dirección incorrecta es esa que te lleva a tal estado de estrés y autoexigencia que tu propósito deja de tener sentido.

Y es que ni tu blog, ni tu propósito, ni tu blog funcionan si tu no funcionas. En el momento en que veas que esto sucede, por favor, para, reconduce las cosas. No hay una única manera de recoger la cosecha de los frutos que plantas. Se flexible contigo misma y con las oportunidades que te brinda la vida.

Yo he decidido parar aunque no me voy a estar quieta. No voy a renunciar al estilo de vida con el que he soñado todo este tiempo y más ahora que he logrado superar la mayoría de creencias limitantes que me atascaban.Sin embargo ahora que lo he conseguido y aunque suene irónico necesito un poco de aire fresco para el blog.

He decidido estrenar este curso sobre blogging para ayudar a otras mujeres como yo. He trabajado en él durante muchos meses y me apetece explorar con vosotra su contenido y hablar de todo esto en el blog durante el año.

Sin embargo, de momento y hasta nuevo aviso.

  • No voy a sacar productos nuevos.
  • No voy a enviar una carta a la semana como llevo 3 años haciendo a mis suscriptoras ni voy a mantener una regularidad en las publicaciones del blog.
  • Voy a darme el lujazo de escribiros sólo cuando lo sienta de verdad.
  • Voy a iniciar un nuevo camino profesional – mi plan C – del que os hablaré muy pronto y que me mantendrá no obstante cerca de vosotros y de todos aquellos bloggers que he conocido en este tiempo.

Como dice Antonio G, de Inteligencia Viajera, blogger todo terreno con el que trabajo desde febrero, “el fracaso no existe” ¿A qué se refiere Antonio G. con esta afirmación que tanto le gusta  recordar? Pues que para lo que algunos es fracaso para otros muchos significa aprendizaje, evolución y aire fresco.

Yo ahora necesito más que nunca abrir la ventana y sentirlo. Ya lo estoy respirando…

 

8. ¿Nos acompañamos durante un año? Descuentos para la vuelta al cole.

Si te apetece seguir a mi lado en el nuevo curso, aunque no esté tan presente en el blog (voy a enfocar gran parte de mi tiempo para el proyecto en este curso)  puedes unirte al curso de Slow Blogging y nos seguiremos viendo con asiduidad.

Este no es un curso sobre blogging al uso y no sólo hablaremos de blogs sino también de vida slow y minimalismo. Te abriré un perfil en una plataforma privada y podrás disfrutar de los contenidos durante todo un año. ¡Estaré encantadísima de tenerte a mi lado en este nueva etapa!  La verdad es que me hace mucha ilusión.

Cómo ser blogger y slow sin morir en el intento

slow blogging

 

La normalidad está sobrevalorada

¿No crees? Sin embargo últimamente me he dado cuenta de que mucha gente se pasa la vida llevando por bandera uno u otro estado: orgulloso de ser “normal” o de ser “diferente”. La realidad es mucho más sencilla de la forma en que te etiquetes o te etiqueten.

Cuando pasa el tiempo te das cuenta que absolutamente todos tenemos algo que nos hace auténticos y que esa es nuestra verdadera naturaleza aunque a veces se esconda entre capas de convencionalismo. Ajustarse a unas normas o cánones te hace la vida más fácil ¿o no? pero no siempre te convierte en alguien más feliz.

A veces supone traicionarse a uno mismo aunque no siempre seamos conscientes. Otras veces, la norma coincide con lo que queremos y en ese caso si tiene la capacidad de hacernos vivir con plenitud. Ni todo es blanco, ni todo es negro y, por supuesto, tu postura y manera de vivir es sólo una decisión tuya, ni mejor ni peor que la de el de al lado, fruto de tus propias circunstancias. vivencias y experiencias.

Partiendo de esta base de respeto al otro no hay ningún problema en explotar al máximo ese lado auténtico que será una de las claves esenciales para conseguir aquello que te propongas. Hay algo que simplifica mucho las cosas: la confianza.

Creer en ti misma es la clave esencial para conseguir llevar a cabo retos tan grandes y tan poco convencionales como, por ejemplo, ser emprendedora y, a la vez, slow y minimalista.

 

¡Pero si tener un blog es lo menos slow del mundo!

Si hay que ser una mujer orquesta, si hay que pelearse con la tecnología día sí y día también, si no tienes unos ingresos fijos, si hay que enfrentarse a retos tan estresantes como salir continuamente de tu zona de confort, hablar en público, trabajar en casa y organizarse para no mezclar toda tu vida personal con la profesional…

Si no vendes hay que pagar las facturas y si vendes ¡tienes que hacerte autónoma! ¿Acaso hay creatividad, concentración e inspiración que resista a la necesidad de ser una blogger organizada, tecnológica, efectiva, legal, multitarea, etc?, ¿no es literalmente imposible ser minimalista en un mundo digital repleto de boletines, tutoriales, post y recursos casi infinitos sobre blogging?

¿Cómo me quedo con lo importante sin dejar de estar formada y al día pero sin que tanto contenido me despiste del verdadero objetivo que es: crear, aportar valor, vender, ofrecer una solución, compatir mi mensaje con otras personas que transiten por mi mismo camino?

En estos tres años he pasado por todas estas preguntas y la respuesta he llegado en forma de pausa. Parar me ha permitido salir de esta rutina vertiginosa y dedicar tres meses a desconectar de esa visión de la realidad y coser nuevas creencias con el hilo de la confianza.

 

Si tu autoestima no funciona tampoco lo hará tu blog

El problema es que la auto estima es un concepto tan trillado que sólo escucharlo da hasta pereza ponerse con ello. Además nos preguntamos ¿y qué tiene que ver esto con ser blogger? La visión sobre este tema cambia tal y como me ha enseñado Fernanda del blog Había una vez una mujer, cuando comprendes que la autoestima no es más que el auto concepto que tengas de ti misma, la manera en que te ves, forjada primero en la niñez e influida por lo que los demás te dicen y en la edad adulta por tus propias experiencias vitales.

¿Qué que tiene que ver esto con ser blogger y hacer de este tu medio y tu estilo de vida? Pues tiene que ver todo. Porque los demás sólo te verán como una blogger profesional cuando tú empieces a verte como tal. Eres un profesional del blogging desde el momento en que te formas y comienzas a dedicar tu tiempo a transformar tu pasión en tu profesión.

Lo eres aunque aún no generes los ingresos suficientes, aunque trabajes en pijama, aunque no sepas explicar muy bien a los demäs qué haces o cómo funcionan las reglas de la blogosfera. El territorio es nuevo pero no estás jugando. Estás trabajando.

Para seguir explicando la importancia del desarrollo personal y las emociones te dejo con esta pregunta…

 

¿Qué tienen en común las slow bloggers que consiguen lo que persiguen?

Pasión. Una o varias pasiones, algo sobre lo que podrían estar creando durante años sin aburrirse. En algunas ocasiones, muy conectado a los deseos y hábitos de infancia. El proceso para encontrar tu pasión, a veces es fácil, otras hay que dedicar un tiempo a ello. Es mejor hacerlo y no poner toda nuestra energía en el tema o proyecto equivocado. Merece la pena escucharse antes.

Auto Confianza. Creer en sí mismas y en su proyecto es vital para llevarlo a buen puerto. Por eso, de nuevo, es importante tomarse un café o muchos con una misma y ponerse en marcha para mejorar este aspecto. Tú eliges la manera: leer, viajar, charlar, hacer un curso, salir de tu zona de confort, mejorar con la acción, perderte durante unos meses, compartir en grupo, etc. Cuando crees en ti misma eres capaz de expresar alto y claro aquello en lo que crees y compartirlo con otros.

Paciencia y perseverancia, poniendo foco en lo que tienen y no en lo que le falta. ¡Huyen a toda velocidad del perfeccionismo que les ancla en la inacción! El “podría estar mejor” es el mayor enemigo de tu proyecto emprendedor y te mantiene paralizada y bloqueada. Por no hablar de lo que el mundo se está perdiendo por no considerarlo suficiente. ¡Sal del círculo vicioso!

Aceptar el lado menos bueno del principio.  Y esto pasa por aceptar que hay que currarselo mucho, lo que no quiere decir obsesionarse o dejar de vivir sino organizarse, poner foco y claridad mental en cada actividad no dejándose vencer por el desaliento. 

Visión de futuro. Mirar las cosas en perspectivas durante un largo periodo de tiempo es una buena opción especialmente cuando estamos en el principio. No dejes de visualizar hacia donde vas. No te anclas sólo en este momento o lo que es lo mismo ¿por qué soñar en pequeño cuando puedes hacerlo a lo grande? Eso sí, no olvides que tu mayor sueño puede ser algo sencillo. No todas queremos ni aspiramos a lo mismo ni existe un sólo concepto de éxito.  

Autenticidad. Esto conlleva muchas cosas: honestidad, transparencia ante el lector, darse a conocer sin miedo, generar confianza, empatizar, conectar. 

 

He incumplido muchos de los requisitos para ser una slow blogger

Por eso estoy aquí. Porque quiero lanzar un mensaje de imperfección a otras bloggers. Porque en estos tres años y pese a la buena respuesta de las lectoras y clientas no siempre me sentía lo suficientemente segura ante mi proyecto.

Yo también he sido incoherente. He hablado de vida slow y he dejado que mi pasión absorba todas mis horas. Yo también me he organizado mal, he carecido de un sistema.

Yo también he tenido miedo a la venta, he puesto un precio inferior al que mis productos se merecían, he llenado mi mente de demasiada información, he dejado de sentir inspiración y he notado que mi creatividad se bloqueaba, qua ya no sabía sobre que escribir, que me agobiaba dar consejos, que quería ser coherente y a veces no lo era.

Yo también me alejé durante un tiempo de lo esencial y olvidé que no quería ser una blogger sino una slow blogger, que mi proyecto es importante pero que mi blog sólo funciona si yo funciono.

 

Lo que he aprendido en mi tiempo de pausa

Lo que he aprendido en mi tiempo de pausa es que todas necesitamos que alguien nos diga:

Eres única, debes respetar tu propio ritmo o no funcionará.

Tu blog no tiene que ser perfecto sino auténtico.

Nadie va a exigirte ser la mejor diseñadora, escritora, fotógrafa, disponer de los mejores plugin, aplicaciones, … tener el boletín mejor diseñado del mundo, grabar vídeos perfectos, crear siempre post hípicos,… La persona con mayor capacidad para criticarte duramente y hablarte mal exigiendote algo que tú nunca exigirías a otros eres tú misma.

He parado tres meses para dedicar un 80% del tiempo a crear. Sólo a partir de un curso, libro o taller creado con consciencia, inspiración, ganas y en el que combinas a partes iguales tus aprendizajes con tus propias experiencias, vas a poder desarrollar un proyecto en el que todo esté conectado. Creo que es mejor parar y emplear tu tiempo en crear algo bueno para que, a partir de aquí, todo desemboque en la misma dirección.

Esto te da claridad de ideas y coherencia en todas tus acciones posteriores. Primero crea, luego perfecciona y promociona. Si haces todo mezclado caes en la tentación de estresarte o bloquearte antes de tiempo.

Por eso no ha habido grandes cambios en la nueva etapa salvo el diseño y algunas cosas más. Mi mayor cambio ha sido trabajar con mis creencias limitantes y observar estos tres años con objetividad para a partir de mi propio aprendizaje, volcarlo todo en un curso de slow blogging que pudiera ayudar a otras bloggers que como yo tengan un punto de vista diferente sobre el emprendimiento y la vida.

 

Modelar y admirar a otros está bien pero no te olvides de escucharte a ti misma

Porque sólo tú sabes que quieres contar al mundo y sólo podrás aportarlo si te libras de todas esas auto exigencias, miedos, creencias limitantes,… todas esas capas que te han empujado a formar parte de una carrera de fondo para conseguir estar a la altura. ¿A la altura de qué o de quién?

Por favor, simplifica.

  1. Escuchate mucho, decide de qué quieres hablar, detecta tu pasión.
  2. Piensa que te da miedo o pereza y pon remedio: la tecnología, la venta, el papeleo legal, etc.
  3. Formate en blogging pero no olvides que no funcionara sin seguridad y confianza en ti misma.
  4. Investiga, explora y crea con pausas para inspirarte y motivarte. Para escribir y crear hay que vivir.
  5. Crea un producto primero. Después planifica un alto porcentaje de tus acciones en internet en torno a sus contenidos.
  6. Pon una fecha límite a tu producto o al estreno de tu blog y lánzalo esté como esté.
  7. Ahora dedicate a promocionarlo y compartirlo en comunidad. ¡Disfruta del proceso!
  8. Sólo en este punto empieza a mejorar y perfeccionar poco a poco, con las idea claras, el foco puesto en lo importante y disfrutando tanto de tu vida como de tu blog.

¡Sigue disfrutando del proceso!

respira y bloguea

 

Únete a la comunidad de slow blogging

¡Ya hemos arrancado! He creado una comunidad gratuita en facebook para todas aquellas bloggers que se sientan identificadas con esta filosofía. Ya hay varios vídeos subidos y la semana próxima habrá una nueva página en la web donde podrás, si te apetece, descargarte el logo identificativo de las slow bloggers para ponerlo en tu blog y podrás leer el manifiesto.

Si quieres empezar ya a formarte a nivel técnico y emocional con un grupo de mujeres como tú, escribeme un correo a universoflowblog@gmail.com o a mamen@emprenderslow.com y te mandaré toda la información sobre el curso que se estrenará en unos días.

Si te apuntas ahora podrás disfrutar ya de todos los contenidos creados para el curso “Cocina tu blog” y podrás comenzar en modo verano y más relajado para empezar a recibir contenido nuevo en septiembre. Sólo entonces empezarán a contar los 6 meses de suscripción a la comunidad privada. ¡Te regalo el verano!

Mucho más información en el correo o la semana próxima en la web. Si quieres acceder al curso con el descuento especial suscriptoras únete aquí.

Y para terminar, una conclusión: un blog no debería ser una carrera de obstáculos sino un sendero de aprendizaje y crecimiento personal y profesional. Por eso, para y reflexiona para ver hacia dónde te estás dirigiendo y si el precio a pagar es tu propia salud o equilibrio emocional, reconduce el rumbo junto a nosotras. ¡No estás sola!