Emprender en Internet y cambiar tu estilo de vida. Mi conclusión personal.

la cara y la cruz de emprender 

 

Seguro que ya lo sabes. Todo, absolutamente todo en la vida tiene una cara y una cruz, incluso lo que aparentemente sólo es positivo. Cada decisión que tomamos nos permite abrazar nuevas posibilidades y, a la vez, anula otras. Nos sucede a todos, todo el rato. También me ocurrió a mi hace dos años cuando decidí terminar con mi etapa como periodista en un ayuntamiento local para crear este proyecto. Años atrás ni tan siquiera se me hubiera pasado por la cabeza.

En el post de hoy me gustaría reflexionar sobre el hecho de emprender. Esta es tan sólo una de las posibilidades o soluciones para lograr que el trabajo también encaje en la vida que quieres construir pero si es la que a ti te resuena por dentro y estás decidido a comenzar tu propio camino en solitario, ahora o en el futuro, creo que te puede interesar conocer mi experiencia.

Alguna vez me han preguntado ¿Por qué has decidido emprender? La razón principal es que quiero diseñar un estilo de vida más consciente y coherente con quien soy y, por encima de todo, hacer cada día lo que más me gusta. Emprender, como todo en la vida, tiene su cara y su cruz. Aquí te cuento un poco de cada una de las mías: 

La cara A de Universo Flow es: 

1. Tener el enorme privilegio de levantarme cada día con ganas de trabajar, mantener el entusiasmo casi siempre, dedicar mi tiempo a conocer más y experimentar sobre los temas que me apasionan, crecer y, a la vez, lograr inspirar a otros para que crezcan.

2. Olvidar por completo sensaciones que antes experimentaba a menudo en el trabajo: desmotivación, apatía, falta de creatividad, frustración, vacío. Te prometo que desde hace dos años no han vuelto a aparecer en mi vida.

3. Crecer personalmente, a medida que lo haces profesionalmente.

4. Volver a ser dueña de mi tiempo, organizar mis horarios y mi vida del modo en que prefiero.

 

La cara B de Universo Flow es:

 

1. Un año entero de trabajo sin ninguna retribución económica: impensable en un trabajo convencional que no te llena ¿verdad?

2. Necesidad de elevadas dosis de paciencia y fuerza de voluntad para crear un proyecto desde cero en un entorno con cada vez más competitivo. Sin estas dos herramientas emprender en internet será una utopía. Las necesitas si o si.

3. La necesidad de ser consecuente, es decir, que lo que pienso, lo que digo y lo que hago estén conectados.  Esta proceso es toda una aventura en la que se experimentan todo tipo de emociones y sensaciones y en la que el desarrollo profesional va de la mano del personal. Sencillamente hay que ponerse las pilas, para no vender humo, para ser coherente y estar en paz con uno mismo. Esto te lleva a salir de tu zona de comodidad, conocerte a fondo, mejorar actitudes, cambiar y fijar hábitos. Sobra decir que este esfuerzo o aparente desventaja termina convirtiéndose en la mayor ventaja de todas porque, al fin y al caso, consiste en crecer y en seguir practicando ese estilo de vida que es el centro de tu proyecto. Un trabajo en lo que lo personal y lo profesional están tan vinculados exige mucho más pero devuelve el esfuerzo con creces.

4. Trabajar de lo que te apasiona conlleva el riego de entusiasmarte tanto y sentirte tan agradecida de dedicarte a ello que las horas se pasen volando y tengas que esforzarte el doble para poner límites entre lo profesional y lo personal.

 

emprender

 Leer completo este post rescatado.

 

Poniendo soluciones a las desventajas.

1. Si no puedes permitirte lanzarte a la piscina del emprendimiento y estar un tiempo sin cobrar porque no tienes ningún colchón económico, posibilidad de paro o personas en tu entorno que te apoyen durante este tiempo puedes simultanear este paso previo sin remuneración con tu trabajo actual.  De acuerdo que tardarás más pero es una solución posible. Nunca dejes que el dinero te impida dedicar tu vida a lo que amas. Piénsalo de verdad y preguntate a ti mismo si lo que te impide dar el salto es verdaderamente la falta de dinero o el exceso de excusas. Empieza ya a construir tu proyecto y cada día estarás un poco más allá de tu propósito.

2. La paciencia y la fuerza de voluntad también se practican y se aprenden. En estos dos años las he incorporado totalmente a mi vida y como os decía arriba, sin ellas, Universo Flow no existiría. ¿Por qué son tan importantes y, aún más en un proyecto en Internet? Pues porque ¡el 95% de blogs que se crean son abandonados antes de un año! Un año fue el tiempo que me llevó averiguar de verdad que quería hacer, cambiar de dirección, formarme en aquellos contenidos que necesitaba, comenzar a creer de verdad en mi proyecto y crear una comunidad en torno a ella. Abandonar antes de tiempo es dejar el trabajo a medias y arrojas a la basura las horas dedicadas. Me sirvió enormemente la frase: La paciencia es un árbol de raíces amargas pero de frutos muy dulces. 

3. Salir de mi zona de confort y ser consecuente con el estilo de vida que promulgo y seguir esforzándome cada día para que sea así, sin caer en perfeccionismo ni obsesiones, termina convirtiéndose en el principal valor o activo de un proyecto vital y empresarial.  Es una tarea complicada que va transformándose, poco a poco, en la mayor de los oportunidades.  ¡Te aseguro que si empiezas ya no podrás parar!

4. Aprender  a poner límites de horarios entre lo personal y profesional cuando trabajas para ti y en algo que te apasiona, forma parte del aprendizaje. En mi caso me ayudó leer sobre organización, productividad y técnicas de gestión del tiempo.

Si quieres más te espero en mis cursos y propuestas para hablar de todo esto de un modo más cercano y personalizado ¡Hasta pronto!

 

Estrés y trabajo. Empezando a cambiar las cosas.

estres y trabajo

 

Son muchas las personas que me escriben para contarme que aunque consigan mejoras en otros ámbitos son incapaces de aplicar los principios de la filosofía slow a uno de los sectores “aparentemente” menos slow que existen: el trabajo. Teniendo en cuenta que pasamos gran parte de nuestro tiempo en el no es de extrañar que este estado nos afecte en otras áreas de nuestras vidas.

Llegar a casa agotados, tener la mente llena de preocupaciones laborales, experimentar algún problema con jefes o compañeros o vivir para trabajar en vez de trabajar para vivir (tanto por cuenta propia como ajena) no favorece demasiado una vida plena. El cuerpo y la mente, seguramente, te han advertido alguna vez de que te has pasado.

Me gustaría compartir contigo algunas ideas al respeto. Quizás te ayuden a comprender y conocer mejor tu relación con el trabajo y a iniciar cambios que te hagan vivir con menos estrés.

1. De dónde viene nuestra actual manera de pensar ante el trabajo. No se si lo sabes pero eres heredero directo de la mentalidad de la revolución industrial y de la famosa frase de Benjamin Franklin que ha llegado a nuestros días. “El tiempo es oro” fue una máxima repetida una y otra vez por entonces, cuando ahorrar tiempo en las fábricas empezó a ser sinónimo de beneficio. Tal y como te contaba en este post, el ocio no estaba en absoluto bien visto y fueron muchas las personas que tuvieron que luchar por conseguir mejoras tan esenciales como la jornada laboral de 8 horas que ahora disfrutamos. Sin embargo ¿estamos preparados tanto tiempo después para un nuevo salto como el que plantea Tim Ferris en su archiconocido libro “La semana laboral de cuatro horas? 

2. En la oficina, cantidad no es sinónimo de calidad. Quizás no estemos preparados para un planteamiento tan “radical” pero, tanto tu como yo sabemos que trabajar mucho no quiere decir producir más. Lo avalan las largas horas de facebook o solitario acumuladas en ordenadores de oficinas. También esos días en que pasas un montón de horas ante el ordenador desmotivado o cansado  sin que te cunda el tiempo y, por supuesto, esos otros en que te encuentras con la energía y la actitud suficiente como para concluir en apenas tres horas todas tus obligaciones diarias. 

3. Trabajar por objetivos: la solución perfecta. Trabajar por objetivos es algo mucho más adaptado y apropiado para los nuevos tiempos que vivimos y muchas empresas ya comienzan a darse cuenta de ello, también en España. Aún queda un largo camino por recorrer pero ir en esta dirección traerá muchos beneficios a nuestra sociedad: mayor productividad, más tiempo de ocio, mayor flexibilidad y posibilidad de conciliación. Para mi todos son ventajas. Ahora sólo queda esperar a que las empresas se den cuenta que ya no tiene ningún sentido alargar innecesariamente los horarios si puedes tener trabajadores más productivos y motivados obteniendo los mismos resultados.

4. La falta de motivación deja de ser un problema cuando haces lo que te gusta. Así lo asegura uno de los mayores expertos en el tema. Ken Robinson. Un sistema educativo que fomentára sacar fuera nuestro elemento (aquello que nos apasione, en lo que somos buenos de verdad) hubiera sido de gran ayuda pero nunca es tarde para transmitirle esto a tu hijos y a ti mismo.  Te dejo un vídeo sobre este tema que te encantará.  Se trata de “la revolución del aprendizaje”, un vídeo referente que conviene volver a ver de vez en cuando y en el que encontramos ideas como las siguientes: La gente produce lo mejor, cuando hace cosas que ama, cuando está en “su elemento”.

“Trabajando fielmente ocho horas al día, con el tiempo llegarás a ser jefe y a trabajar doce horas al día” . Robert Frost.

5. Algunas ideas extra. Hagas lo que hagas, habrá varias cosas que reducirán tu estrés y te convertirán en alguien más feliz.

–  Saber que sean cuales sean tus circunstancias tienes capacidad y derecho a decidir si quieres seguir empleando gran parte de tu vida en un trabajo que no te llena. Las decisiones que tomas no tienen porque estar siempre basadas en el dinero. Obvio que lo necesitas para vivir pero, a largo plazo, ¿crees que podrías construir un plan b?, ¿Estás haciendo algo en este momento para empezar a diseñarlo?, ¿Podrás quizás adaptarte a un nivel de vida más bajo en el futuro pero trabajar por una mayor calidad de vida?

Trabajar la aceptación, en cualquier circunstancia, se convertirá en un aliado.  Lo dice de un modo perfecto Raimon Samsó en esta frase: 

“Únicamente con la aceptación, los conflictos empezarán a transformarse. El rechazo se disolverá y dejará de atraparte. Si realizas una tarea con amor, cualquiera que sea, ésta dejará de convertirse en una carga para ser una bendición.” 

Si en estos momentos la solución no puede pasar de ningún modo por dejar ese trabajo o si aún en el trabajo de tus sueños sientes que el estrés hace demasiados veces acto de presencia, créate tu propia caja de herramientas para dar la vuelta a la situación. Han sido muchas las veces que en mi vida se ha hecho realidad esta frase: “Nada ha cambiado pero como yo he cambiado, todo ha cambiado”. Quizás el mayor obstáculo estés siendo tu mismo y tu actitud. Puedes trabajarla. Las cosas pueden ser diferentes.

Unusual Hippies nos recuerda en este articulo que es el Slow Work , además, aboga por el enfoque en una sola tarea cada vez, los descansos para recargar las pilas y el cuidado de los detalles. Más de lo mismo: calidad frente a cantidad. Echale un vistazo con calma y no dejes de visitar su blog. A mi me encanta.

Finalizo con más frases de Raimon Samsó para reflexionar sobre el tema. Leélas despacio y piensa en ellas. ¡Es hora de tomar las riendas!

“Los cambios en tu mundo son consecuencia de los cambios en ti. Trabaja en tu interior para modificar tu mundo exterior.” 

“La solución a los problemas de dinero no está en el dinero sino en una mentalidad diferente.” 

“Trabajando fielmente ocho horas al día, con el tiempo llegarás a ser jefe y a trabajar doce horas al día.” 

“La solución a los problemas de dinero no está en el dinero sino en una mentalidad diferente.” 

Este año en el club privado profundizaremos en esa caja de herramientas clave que servirán del mismo modo a trabajadores por cuenta propia y ajena: herramientas de organización, motivación, desarrollo personal, etc. ¿Te apuntas?