Emprender sola y con poco dinero sin morir de estrés en el intento. ¿Cómo se hace?

Emprender slow no es emprender sin trabajar, por supuesto, es emprender sin quemarse, sin dejarse la vida en ello, sin que el estrés aparezca tantas veces que ya no sepas ni por qué empezaste. Se trata de poner toda la carne en el asador, es decir, toda tu ilusión, entusiasmo y talento y trabajar como la que más pero sin traspasar esos límites que ningún trabajo, por más que nos guste, debería hacernos traspasar. Todas hemos estado en ese límite ¿verdad? Es normal. Cuando eso ocurre me gusta repetirme la frase de la foto y recordarme a mí misma que emprender con alma pasa por no olvidar esta importante premisa.  Además la chispa, ese  estado de”flow” en el que surge la creatividad, no puede existir si la presión nos acecha a cada instante.

Emprender slow es trabajar para vivir no vivir para trabajar porque en ese momento todo deja de tener sentido y es mejor parar, reflexionar y empezar de nuevo haciendo las cosas de otra manera. Todas queremos convertir nuestra pasión en nuestra profesión pero ninguna queremos sacrificar nuestra vida, tiempo o familia en el intento. ¿No es así? Te pido que no sacrifiques nada. No tienes por qué hacerlo. Podemos aspirar a trabajar en lo que nos gusta y tener vida propia. ¿No es tanto pedir verdad?

Ahora bien, quiero serte sincera. Este camino es duro pero no lo cambiaría por nada del mundo. Que sea posible no quiere decir que sea fácil pero la recompensa hace que no haya dudas y que si las hay se disipen a la mañana siguiente. Creo que puedo hacerlo más llevadero ofreciendo lo que yo ya ha aprendido en el camino.

Si te preguntas como se hace esto y no sabes por dónde empezar, déjame que te cuente algunas soluciones a eso que ves como problemas o aquello en lo que te excusas para no empezar. 


 

“No tengo dinero”. Soluciones.

 

¿Podrías estar una temporada sin recibir ingresos? Es tu caso si tienes un respaldo en forma de ahorros, si estarás una temporada larga cobrando paro, si tu pareja o familia te apoyarán durante el tiempo que dure la etapa en la que no recibirás ingresos.

¿Qué tal si emprendes tu “Plan b”? Es tu caso si en estos momentos no puedes permitirte dejar de trabajar pero quieres, en un plazo no demasiado largo, comenzar tu andadura en solitario. El Plan b se diseña en paralelo a tu trabajo y cada vez que trabajas en él estás a un paso menos de tus sueño.

Emprende con poco riesgo. El dinero que se necesita para emprender en internet es infinitamente menor al que requiere un negocio convencional. En mi caso he emprendido con muy poco dinero que he empleado en: un alojamiento y dominio propio, una plantilla, un ordenador y una conexión a internet (esto ya lo tenía) y formación para bloguers.

 


 

“No tengo tiempo”. Soluciones.

 

¿Te has parado a analizar en qué se te va el tiempo? A veces los resultados son sorprendentes. Si aprendes a detectar tus principales “ladrones de tiempo” y comienzas a aplicar métodos y trucos para despojarte de todo ese ruido que te impide avanzar, descubrirás que es más posible de lo que creías.

¿Tienes ya un sistema? Tener un sistema, una hoja de ruta, un mapa que muestra dónde estás y hacia dónde te diriges es básico hasta tal punto que si no tienes esto, el proceso se hace mucho más lento y complicado. Lo digo por experiencia propia. Necesitas un sistema si o si y cuando te das cuenta de ello y lo pones en marcha tu proyecto da un giro radical.

 


 

“No estoy motivada. Estoy estresada”. Soluciones.

 

Resetea tu mente. En tu caso tu mayor baza es conocerte mejor y aprender a gestionar tus emociones. Ello te hará eliminar creencias negativas que te mantienen bloqueada y te impiden avanzar. También es cierto que esto es algo que no sucede de la noche a la mañana y he aquí la gran ventaja: si emprendes lo profesional irá de la mano de lo personal. Vas a crecer y asumir nuevos retos, saldrás de tu zona de confort y eso te dará un poder que no imaginas.

Aprende sobre vida slow.  No hay desarrollo profesional sin desarrollo personal así que cualquier cosa que puedas hacer por tu paz interior va a redundar en que te sientas con mayor energía para emprender. Ve a la página de inicio y descubre todo lo que puedes hacer para sentirte mejor. Cuando te sientas mejor las ideas y las ganas de trabajar vendrán por sí solas.

Inspírate con casos reales.  En los post del final de esta página voy a mostrarte algunos casos reales de mujeres que pasaron por lo mismo que tu y que un día se decidieron por fin a dar el paso. Son mujeres reales e imperfectas con los mismos miedos que tu. La mayoría de ellas están deseando ayudar e inspirar a otras. Así que aprende de ellas e incluso escribirles, cuentales tu caso y modela su ejemplo. Será la mejor manera de decir adiós a esa desmotivación. Vas a creer que tu también puedes. Te propongo dejar un comentario en mi grupo de facebook. Allí encontrarás muchas de estas mujeres.

Cuando las cosas suceden con tal rapidez, nadie puede estar seguro de nada. De nada en absoluto, ni siquiera de sí mismo (M. Kundera)

Cuando paras algo en ti se transforma. Doy fe de ello. A veces la gente me dice que es imposible practicar la filosofía slow si no eres una persona tranquila o si tus circunstancias no te lo permiten. Siempre insisto en que slow no es inacción. Esta filosofía de vida, al contrario de lo que el tópico indica, no significa estar parado o no hacer nada sino respetar los ritmos propios de cada uno y de los demás.

No somos fotocopias así que, cada uno, hacemos las cosas de una manera, necesitando más o menos tiempo para una tarea pero en la sociedad de las prisas el “lo quiero para ya” nos ha hecho olvidar esto. ¿Se puede practicar la vida slow en mitad de un atasco o en una semana repleta de tareas interminables? La respuesta es si. Obviamente no es el entorno ideal para ello pero si es el más adecuado para aprender que ser slow es un enfoque interno de las cosas independientemente de lo externo.

Recuperar el control de nuestro tiempo y dedicar más horas a aquellas actividades que nos mejoren por dentro a nosotros, al planeta y a sus habitantes es la principal máxima del movimiento slow. Si interiorizas en tu día a día sus enseñanzas, con mucha calma, paciencia y sin obsesiones, vas a mejorar notablemente tu calidad de vida sintiéndote una persona más libre y plena.

El eslogan del movimiento slow dice que “las cosas importantes de la vida no deberían acelerarse”. Suena razonable ¿verdad?

Este lugar está repleto de información sobre el tema pero si te apetece comenzar por lo básico te invito a leer estos diez mandamientos que te presento aquí abajo. Seguro que puedes parar unos minutos para leerlos con calma y, quién sabe, a lo mejor hasta empiezas hoy mismo a aplicar alguno. Estas líneas, escritas por Carl Honoré, autor del libro “Elogio de la lentitud”, reflejan gran parte de la filosofía de mi universo que, si lo deseas, es también el tuyo. ¿Les echas un vistazo?


 

Los diez mandamientos de la vida lenta.

 

  • No dejes que tu agenda te gobierne. Muchas cosas que te planteas ahora son postergables. Prueba y verás.
  • Cuando estés con tu pareja y tus hijos o con tus amigos desconecta el teléfono.
  • Tómate tiempo para comer y beber. Este es uno de los placeres de la vida, no lo arruines.
  • Pasa tiempo a solas contigo mismo, en silencio. Escucha tu voz interior. Medita sobre la vida en general. No tengas miedo al silencio. Al principio te será difícil, luego notarás los beneficios.
  •  No te aturdas con ruidos o mires televisión como si fueras una medusa petrificada. Escucha música con calma y verás que es bellísima. No te quedes frente al televisor porque sí.
  • Escribe un ranking de prioridades. Si lo primero que escribiste es trabajo, algo anda mal, vuelve a redactarlo. El trabajo es importante y debemos hacerlo, pero medita y notarás que no es lo más importante de tu vida.
  • No creas eso de que en poco tiempo das amor. Escucha los sueños de la gente que amas, sus miedos, sus alegrías, sus fracasos, sus fantasías y problemas. Es una estupidez pensar que se puede amar una hora por día y basta con eso.
  •  No creas que tus hijos pueden seguir tu ritmo. Eres tú quien debe desacelerar e ir al ritmo de ellos.
  • Recuerda que la conversación y la compañía silenciosa son los medios de comunicación más antiguos que existen.
  • • El virus de la prisa es una epidemia mundial. Si lo has contraído, trata de curarte.

Mundo slow para mamás y titas. Crecer en un mundo acelerado

El tiempo justo para cada cosa. Tiempo de aprender, tiempo de jugar, tiempo de abrazarse y tiempo de dar los primeros pasos en solitario. Tiempo de demostrar cariño, de inculcar valores. Tiempo de estudiar, tiempo de trabajar y tiempo de vivir. Ser padres debería ser el modo más rotundo en que desafiamos la velocidad. No es que nuestros niños vayan a  hacer las cosas a paso de tortuga, es que van a hacer diferentes cosas a distintos ritmos: rápido, lento o intermedio. Lo verdaderamente importante es que en ese “hacer” sus ritmos no se vean alterados por lo que los adultos o el mundo actual decide que debe ser la vida.

Para un niño la vida no tiene porque ser estrés. El estrés es lo que los adultos sentimos por nuestra percepción sobre el tiempo, nuestra sensación de que nunca es suficiente, nuestro empeño en llenar cada uno de los espacios vacíos, como si ninguno pudiera quedar por rellenar. Rellenamos de pasado y de futuro todo lo que podemos hasta reducir el presente a su mínima expresión: alguien que pasa por allí, a quién quizás si te sobra tiempo, prestarás atención.

Los niños, sin embargo, elogian el presente a cada instante, dedican a cada tarea el tiempo que quieren y que, por naturaleza, consideran lógico. No desgastan fuerzas en nada más, mientras nosotros nos preguntamos de dónde sacarán tanta energía. La respuesta es obvia. Ellos están aquí y nosotros en las múltiples formas que adopta el allí: en nuestros pensamientos desordenados, nuestra mente rebobinada o adelantada como en una película dando siempre vueltas a esto o aquello en lugar de simplemente ser “ahora”.

En esta sección del blog  los niños no aprenden de los adultos sino al revés. Son ellos, los maestros de lentitud, los que invitarán a los adultos a aligerar su carga y a  dejar de percibir la vida como una carrera contra reloj. Sus contenidos no sólo irán dirigidos a mamás y titas sino también a cualquier otro adulto capaz de maravillarse e inspirarse con estos mini sabios: abuelos, maestros, vecinos y amigos varios.

Recuperar el placer de la lectura sin prisas ni distracciones

El tema surgió hace unos meses, en el rincón de los cafés de la Librería Montevideo. Mezclar a Julio Abelenda, librero, amante de Onetti y de la filosofías slow conmigo, no podía desembocar en otro tema más oportuno ¿Qué pasa con el hábito de la lectura en un mundo acelerado como el nuestro? Libros electrónicos, tecnología, estímulos externos, sobre información, notificaciones, … ¿Qué papel le otorgamos al delicioso ritual de la lectura sin ruidos externos y con calma? ¿Se ha convertido leer sin prisas  en una tarea en peligro de extinción?

La lectura por placer es un ritual, un verdadero elogio a la lentitud. Requiere unos preparativos. Primero te asalta una idea que rápidamente te ilusiona y te dices: ¡Me voy a dedicar un rato! ¡Me lo merezco! Así que le dices adiós al móvil, al ordenador, al trabajo y a esa lista de tareas en tu cabeza y eliges un sitio, dentro o al aire libre. Conectas como banda sonora de fondo esa música que tanto te gusta o te quedas con el lejano susurro en la calle o el sonido del viento en los árboles. Quizás acompañas de un té o café y te entregas a este pequeño oasis de lentitud, a esta tarea “slow” por excelencia” que activa tu mente y tu imaginación.

Creo que las cosas pueden cambiar pero que no debemos renunciar a esto y  es también un recordatorio para mi misma. Investigando sobre el tema he descubierto que hay mucha gente que, en diferentes partes del mundo, quieren reivindicar la conservación de esta hermosa costumbre y no dejar que la sociedad del estrés o la multitarea le impidan disfrutar de esta afición.  En este tema, el movimiento slow también tiene mucho que decir. Dice Carl Honoré en Elogio de la lentitud:

 

“El acto de tomar asiento y enfrascarte en la lectura de un texto es algo que planta cara al culto de la velocidad. Como ha dicho el filósofo francés Paul Virilio, “la lectura implica tiempo para la reflexión, una reducción del ritmo que destruye la eficiencia dinámica de la masa”. Incluso en una época en que las ventas de libros, en general, se encuentran estancadas o descienden, mucha gente, en particular ciudadanos cultivados, están enviando al infierno a la eficiencia dinámica y se acomodan en su asiento con un buen libro entre las manos. Incluso es posible hablar de un renacimiento de la lectura”.

 

Si eres amante de la lectura y notas que tu estilo de vida actual te impide disfrutar de ella como antes, te invito darte un buen chapuzón de lecturas, propuestas y conversación en esta sección.


 

Si eres amante de la lectura y notas que  tu estilo de vida actual te impide disfrutar de ella como antes, te invito a darte un buen chapuzón de sugerencias de lecturas, propuestas y conversación.

Abajo encontrarás una selección de post sobre esta temática.

Nada ha cambiado pero, como yo he cambiado, todo ha cambiado

¿Has escuchado alguna vez esta frase? Pues esta sección podría estar compuesta solamente de ella y explicaría su sentido a la perfección. Y es que esta no es cualquier frase aunque la primera vez que la escuches te suene a tópico. Se trata de una frase potente y sabia. Esta afirmación es una maestra porque comprenderla incluye otras muchas lecciones previas importantísimas para vivir en calma y con plenitud.

Esta frase encierra varios secretos. El más importante de todos, el que nos dice que la respuesta a todas nuestras preguntas y la solución a gran parte de nuestros problemas pasa, ante todo y sobre todo, por la aceptación. Que está muy bien tener un estilo de vida, unos ideales, una forma de pensar y sentir pero que la gente que te rodea también los tiene. ¿Quién dijo qué tienen que coincidir con los tuyos? Y por otro lado ¿Por qué tu tienes que pensar como ellos? Aceptarte a ti tal como eres y aceptarlos a ellos tal como son. Tan simple o tan complicado como eso, según quieras mirarlo.

Casi siempre es complicado porque hemos trabajado en sentido contrario pero eso puede cambiar. ¿Cómo? Seguro que ya te sabes la respuesta de memoria: parando, con calma, sin impacientarte a la primera de cambio y con mucho amor y respeto hacia ti mismo y los demás.

 

La aceptación es difícil cuando la negamos una y otra vez, cuando reprimimos o negamos lo que somos, cuando luchamos contra lo que a otros “hace daño desde nuestro punto de vista y queremos cambiarlo a toda costa “por su bien”, cuando nos creemos únicos poseedores de la verdad y nos olvidamos de caminar varios kilómetros con sus zapatos antes de juzgar a alguien.

 

La aceptación es la ausencia de juicios y etiquetas hacia ti mismo y hacia los demás porque sólo desde este estado y esta actitud las cosas que tengan que cambiar comenzarán a hacerlo (si es que tienen que cambiar). En cualquier caso eres el único capitán de tu destino y los demás del suyo. En cualquier caso para ayudar a otros primero tienes que ayudarte y sanarte a ti mismo. 

 

Regalar es como hacer un guiño a otra persona, es decir, “estoy aquí y me importas”

Y es que, a veces, los regalos son sólo una excusa para parar. Una oportunidad para sentir emociones y expresarlas. Para decir gracias. Hay tantas cosas dentro de ti que puedes regalar a los demás, que no cabrían en las estanterías de un gran centro comercial.

Hace un tiempo me propuse un reto: reivindicar el placer de regalar despacio, demostrar que los regalos pueden tener un alma pero la esencia de ese regalo será la historia que hay detrás, los recuerdos y emociones compartidos con la persona que me lo entrega, el tiempo empleado en crearlo o elegirlo para mi.

Siempre digo que hay que regalar como los niños y recibir los regalos del mismo modo porque por el camino perdimos esa chispa, esa ilusión de la infancia y podemos recuperarla. Sólo hay que despojarse de lo innecesario, parar y volver a permitirnos disfrutar con ellos.

Mi contribución particular pasa por dos cosas: crear el libro que te presento y difundir estas ideas. Puedes hacer alguna de estas dos cosas en los enlaces de abajo.

 


 

Ciertas cosas no pueden o no deberían acelerarse, requieren tiempo, necesitan hacerse lentamente. Cuando aceleras cosas que no deberían acelerarse, cuando olvidas cómo ir más lentamente, tienes que pagar un precio.Carl Honoré.


 

MIRA EL CONTENIDO DEL LIBRO.

Este libro pretenden ser mucho más que un recopilatorio de ideas de regalos diferentes para poner en marcha en navidad, cumpleaños o aniversarios. Lo que te propongo es un pequeño viaje donde los regalos son sólo una excusa para recordar quién eres, para parar, desconectar el piloto automático y preguntarte por qué y para qué vives, por qué y para que regalas.

Cuando termines de leerlo dirás hola y adiós a algunas cosas. Adiós compra por impulso, buen viaje “agobios en los centros comerciales”, hasta más ver “¿no será poca cosa”?, hasta nunca estrés. Hola “regalos desde el corazón”. Bienvenidas de nuevo: imaginación, ilusión y sorpresa. Regalar slow es una consecuencia de otra forma de tomarse la vida y es mucho lo que podemos hacer al respecto. A lo largo de estas casi 90 páginas te traigo una nueva mirada sobre el verdadero sentido de hacer obsequios y, de paso, te ofrezco algunas claves para desacelerar.

MIRA ALGUNAS IDEAS EN EL BLOG.

Respira, prepárate un buen vaso de té caliente y empieza a disfrutar. Nos espera un hermoso trayecto. Embárcate en el mundo del regalo slow.

La maceta que sonríe. Volver a disfrutar regalando.

Saca al regalador slow que llevas dentro.

De padres, historias y letras prestadas.

Ideas y recursos para convertir un poema en un regalo de San Valentín.

Dime a quién regalas y te diré cómo envolver.

Dos ideas de regalo en torno a los libros.

Idea de regalo para amigos inolvidables.

 

Para mi regalar es dar algo de ti, puede ser un momento especial u objeto deseado pero siempre estás regalando tu recuerdo, da igual como lo materialices.

¿Y PARA TI, QUÉ ES REGALAR?

 

Y AHORA LLÉVATE PINCHANDO AQUÍ POR SÓLO 20 EUROS MIS DOS EBOOK: Ideas de Regalo + Cartas lentas para viajeras interiores. 

10,99 EUROS. Obtiene: ebook con 88 páginas + acceso al club privado de por vida con soporte personalizado.

  • Recibirás el libro en formato PDF.
  • Si lo deseas, podrás imprimirlo en tamaño A4 para disfrutar de él de un modo aún más slow.
  • Para realizar la compra pincha en el botón de Paypal.
  • Una vez realizado el pago te enviaré el libro para que empieces a disfrutarlo cuanto antes y te daré acceso libre , si lo deseas, al club del regalo slow.

Belleza real para mujeres imperfectas cocinada a fuego lento.

Yo ya lo he entendido. Decidí quererme más y supe que la verdadera belleza emana de dentro hacia fuera y refleja nuestro estado interior. Para empezar a explorar este tema te dejo algunas cosas que he dicho en mi blog sobre sentirse guapa y que definen mi propio concepto de belleza. Disfrutalas y, sobre todo, ¡practícalas!


SOBRE LOS CÁNONES DE BELLEZA. ¿Cuantas capas nos separan de nuestra verdadera naturaleza?, ¿Cuánto tiempo de nuestra vida hemos perdido esforzándonos en ser algo que no necesitamos ser?, ¿Qué podemos hacer para querernos más y borrar, poco a poco, todas esas capas?

Esa belleza natural cocinada a fuego lento es la belleza que parte, ante todo, del movimiento, el descanso, la alimentación y la plenitud interior. Y sobre este tema ¡hay tanto que decir!  Porque eres más hermosa de lo que crees y eso parece ser una verdad bastante generalizada entre las mujeres. Parece que tenemos tendencia a compararnos, a pensar en lo que nos disgusta y no en lo que nos gusta de nosotras, a creer que estar guapas es parecerse a lo que dicen los cánones establecidos

SOBRE EL VERDADERO SECRETO DE ESTAR GUAPA. No hay corte de pelo o fondo de armario capaz de ejercer un poder de seducción tan grande como el que produce cambiar una vida de estrés y prisas por otra dedicada a hacer aquello que te llena de verdad y a buscar la armonía y el equilibrio en lo natural. Es esa belleza que sale de dentro hacia fuera, que se irradia hacia los demás y que se percibe con facilidad. Si me preguntas cómo se llega hasta aquí, creo que la respuesta no está en pasar por la peluquería, cambiar tu vestuario o pedir una sesión de masaje. Todo eso puede venir después si te apetece, pero, antes, tienes que comprender que no hay belleza externa que valga si antes no te encuentras a ti misma desde el interior. 

 

SOBRE LA COSMÉTICA. La industria de la cosmética actual nos ha hecho olvidar que, a veces, lo más sencillo es lo más efectivo. A la vez, hemos esperado que una crema nos solucione la falta de ejercicio o de agua, el exceso de estrés o la ausencia de una alimentación sana. Se trata de cuidarnos desde el interior y cuando lo hacemos desde el exterior, regalar a nuestra piel y a nuestro pelo las magnificas propiedades de  ingredientes presentes en la naturaleza y utilizados a lo largo de muchísimas generaciones.

Durante un tiempo pensé que tener gel, champú, crema del cuerpo, sales, aceites esenciales, bálsamos labiales o jabones naturales era algo no apto para bolsillos de bajo presupuesto. Aunque a simple vista cuesten un poco más, al menos desde mi experiencia con los productos que yo he usado, cunden muchísimo más y convierten el momento de la ducha o de la rutina nocturna en un banquete de fragancias y sensaciones que no cambio por nada del mundo. Y lo más importante de todo, me hacen sentir bien y me motivan, por fin, a dedicarme tiempo.

SOBRE LA ROPA. Hace bastante me planteé organizar mi armario participando en el Proyecto 333, un pequeño gesto que se convirtió en toda una revolución -y liberación- para mi. (Te cuento más detalles en este post que publiqué en su día.) Desde entonces he probado las ventajas de tener controlada mi ropa en vez de que ella me controle a mi, me he desecho de muchas prendas que no utilizaba, he comprendido lo absurdo de acumular sin sentido y he aprendido a quererme más parándome un poco a reflexionar sobre aquella ropa que mejor me hace sentir y refleja lo que soy.

Ahora tengo un recopilatorio de trucos para moverme más que quiero compartir con otras mujeres que estén en una situación parecida, a las que le falta el tiempo o la motivación para el movimiento y les sobra, como me pasaba a mi, la culpa.


 

En las cartas de mi boletín semanal encontrarás más recursos sobre este tema. 

Al final de esta página puedes encontrar una selección de post sobre esta temática.

Aprendizajes imprescindibles de una slow blogger en proceso de reinvención

Dicen que la experiencia es un grado. Sin embargo, la experiencia por si sola no sirve de nada.Acumular vivencias en automático – sin pararnos a contemplar los nuevos paisajes que han traído a nuestros ojos – es como visitar el lugar más hermoso del mundo y no quitarte las gafas de sol. Es como recorrer en un tren de alta velocidad paisajes impresionantemente bellos.Estás ahí, lo ves pero todo pasa rápido y desenfocado. Recorres la experiencia a medias y te pierdes lo mejor: el aprendizaje.

Sin aprendizaje nos quedaremos aquí: estancadas, bloqueadas, ignorantes de qué ha pasado en nuestras vidas desde que cruzamos al otro lado, con la esperanza de sentirnos más libres y más sabias.

 

1. En estos tres años blogueando he acumulado más aprendizaje sobre mí misma que en toda mi vida

Si tuviera que resumir mis tres últimos años con Universo Flow emplearía, sin duda, estas palabras: escuela de vida. 

Emprender en internet me ha hecho navegar sin parar por un mar digital de aguas agitadas. Un río que he recorrido recorrido, centímetro a centímetro, en cuyo fondo he buceado para emerger después a la superficie, convertida en una auténtica pescadora de creencias.

Bucear en un blog es hacerlo en tu propia alma, ponerte ante un espejo que muestra cada fortaleza y debilidad.…Antes de saltar al agua,  mis creencias limitantes estaban escondidas en los recovecos más recónditos de una roca marina. Pero en estos 3 años he logrado sacar gran parte de ellas a la superficie, día tras día, sin apenas darme cuenta.

Hoy he vuelto a la orilla, he amarrado mi barco y he salido a charlar con otras pescadoras de creencias sobre todo lo que me ha dado este viaje.

No podría haber elegido un mes mejor para ello que septiembre, el mes en el que decido – con este primer viaje ya finalizado – embarcarme en nuevas aventuras que seguirán demostrándome que, por más que nos resistamos, la vida es cambio.  Sólo el que acepta esta verdad es capaz realmente de fluir por la vida. Por eso , entre otras muchas cosas, he decidido reinventarme.

2. Echa un vistazo al camino del que vienes. Tu blog es un reflejo de ti misma.

Cuando comienzas un blog el resultado inicial no es más que un reflejo de lo que ya has sido, de las experiencias y vivencias acumuladas hasta entonces, de la persona en que te has convertido durante años y de la forma en que piensas y vives. Por eso cada proyecto y cada blogger es único.

Puede que todas nos formemos en las mismas temáticas, que charlemos de las mismas cosas y que admiremos a los mismos referentes. Sin embargo gran parte del éxito de tu blog va a depender de lo que piensas, más incluso que de lo que haces, ya que:

  • Si no haces las cosas con pasión y ganas, si no te sale de dentro de verdad por más que apliques convenientemente las lecciones que estudias no va a funcionar. Los lectores lo van a detectar.
  • Si empleas mil horas en crear un contenido pero por dentro no te sientes merecedora de venderlo tampoco va a funcionar. Los lectores lo van a detectar también, incluso inconscientemente.
  • Si no estás pasando por un buen momento personal y necesitas utilizar la escritura como terapia o como instrumento para reafirmarte, vas a crear un fantástico espacio para la reflexión, para gritar al mundo cuáles son ahora tus ideas, para sentirte mejor,…  Puede que además vendas y seguro que ayudarás a mucha gente con tu autenticidad. Sin embargo,…
  • Enfocar un blog desde un punto de vista hiper personal, no es una tarea sencilla. Te contaré mi opinión en el resto del post.

 

3. Antes de vender en un blog, por favor, revisa tus creencias. El riesgo de decir: mi blog soy yo.

Ahora quiero hablarte de la cara y la cruz de los blogs personales que quieren rentabilizar. No es fácil implicarse hasta los tuétanos con tu blog poniendo todo el foco, apostando todas las cartas a vivir de él si haces la siguiente asociación. Mi blog soy yo.  

Si tu blog eres tú, entonces cada vez que blogues será como mirarte en un espejo, ponerte frente a frente ante tus aciertos y errores, tomarás cada “error” como tu fracaso personal, te sentirás mal cada vez que hagas algo que en el blog has contado que no haces.

Quizás sientas que vendes humo, a lo mejor te ha pasado por la mente que eres una “impostora” o te preguntas por qué estás aquí dando consejos que tú no aplicas. Y entonces ocurre, esa parte de ti misma que te boicotea hace su aparición estelar. Seguro que esto te suena. ¡A mi mucho!

Quizás el problema es que te has precipitado o has mezclado conceptos. No digo que no escribas y crees un blog desde el minuto cero (yo volvería a hacerlo una y otra vez) pero, quizás, antes de vender productos en tu blog, necesitas venderte a ti misma: no a los demás sino a ti.

 

 

4. Cuando la ansiada rentabilidad no llega. El día que supe que era rica.

Ha habido algunos factores a lo largo de estos tres años que han determinado la evolución de mi blog y sus resultados a todos los niveles. Hoy y a lo largo de otros post voy a contártelo sin esconder nada, con pelos y señales.

Pero antes voy a recordarte cuáles eran mis circunstancias cuando me lancé a ser blogger profesional. En mayo de 2013 me encontraba en la siguiente situación:

  1. Disponía de mucho tiempo pero no sabía administrarlo adecuadamente.
  2. Tenía poco dinero pero era “rica en creencias limitantes” aunque no era consciente de esto en absoluto.
  3. Había renunciado un trabajo que había dejado mi energía bajo mínimos, estaba muy quemada y sólo quería enfocarme en mi blog y trabajar a mi manera, por lo que apostaba todo a la misma carta.
  4. Quería demostrarme a mi o al mundo que podía vivir de mi blog por lo que no era demasiado flexible. El resultado debía ser si o si rentabilizar creando mis propios productos.
  5. Me formaba con mentores de primera y mejoraba mi aprendizaje día tras día.

Lo que no sabía ver yo por entonces es que antes (o a la vez) que me formaba en conceptos como marketing, visibilidad, cliente ideal, diseño o tecnología debía haberme centrado también en acciones que contra restaran esa riqueza en creencias limitantes.

Hubo un día – no hace demasiado – en que me di cuenta que si no rentabilizaba lo suficiente era precisamente porque ya era rica pero no en dinero sino en creencias limitantes. Como ya había experimentando grandes cambios en mi vida, superando miedos que me habían limitado años atrás, cometí el error de pensar que todo el trabajo estaba hecho,

Sin embargo, un par de años después, descubrí en carne propia que la vida no son departamentos estancos y que lo personal y lo profesional deben evolucionar a la vez. No basta con ser valiente un par de veces, con conocerte a la perfección en el pasado, con ocuparte de tu desarrollo personal una vez.

Y no basta porque todo es cambio y al igual que cambia nuestro entorno cambian nuestros miedos: se van unos y aparecen otros. La vida continuamente nos exige enfrentarno a retos nuevos. Si creemos que estos retos son finitos, nos sentiremos frustrados una y otra vez. Sólo cambian de nombre,

Sin embargo, si ya te has enfrentado a retos y dificultades en el pasado aunque están sean de otro color ¿Qué te hace pensar que esta vez no volverás a lograrlo? Sólo hay que aceptar que estarán.

 

5. Lo que otros no pueden hacer por ti. Algunos “culpables” de que tu blog no despegue.

¿Quién tiene la “culpa” de que tu blog no funcione? Para empezar, culpa no tiene nadie. Es una palabra fea que no ayuda en nada. Dicho esto, diría que cada caso es único y que pueden fallar mil cosas: falta de estrategia, mala organización, necesidad de formación, errores de base en la definición del proyecto, falta de acciones de visibilidad y un largo etcétera.

Aparte de esto, tengo algo muy claro: tu blog funciona si tú funcionas. No hay más. Esto es lo que haría yo si hoy fuera mayo de 2013 y hubiera sabido todo lo que se a dia de hoy.

  1. Aprender más de mi misma, mejorar mi propio autoconcepto para sentirme más segura y merecedora.
  2. Trabajar mi perfeccionismo, bajar mi alto nivel de exigencia, hablarme a mi misma con más mimo.
  3. Aprender a decir no (también a mi misma) para enfocarme, aprender a organizarme, diseñar un sistema en vez de crear contenidos sin más.
  4. Valorarme para valorar lo que hacía poniendo un precio justo a mis productos.
  5. Darme cuenta de que al vender no engaño a nadie sino todo lo contrario: ayudo, ofrezco mi tu talento al mundo.
  6. Detectar que la verdadera manera de formarme no es acceder a mil contenidos sino consumir aprendizaje, paso a paso, pasando de la teoría a la acción sin saturarme con mil cosas a la vez.
  7. Sacudirme el miedo. Junto con el perfeccionismo (que también es una forma de miedo) es en gran parte el culpable principal de un blog que no despega.

 

6. Los bloqueos más comunes de las emprendedoras digitales

Me he pasado seis meses reflexionando sobre los aprendizajes, los aciertos, errores, progresos y estancamientos de mi proyecto. Para ello he analizado los miedos y bloqueos a los que yo me he enfrentado este tiempo y los que ampliado y desmenuzado junto con otros miedos comunes a los que nos enfrentamos las bloggers, no sólo cuando empezamos sino durante todo el proceso de creación y rentabilización de un blog. Algunos ejemplos son:

A. Miedo, pereza o desmotivación ante la tecnología.

Te encuentras en este grupo si reconoces haber dicho o pensado algunas de estas afirmaciones:

  • Me siento torpe ante la tecnología. No me creo capaz.
  • No tengo paciencia, me desespero, no sirvo.
  • No se me da mal pero me da mucha pereza y procrastino una y otra vez porque a mi lo que me gusta es crear.
  • Me limita en ciertos programas y aplicaciones no saber inglés.
  • Mi ordenador y mi conexión a Internet no son muy buenas y me limitan mucho. Tardo una eternidad en hacer cada cosa.

B. Miedo a no ser una blogger legal, miedo a serlo y perder dinero.

Te encuentras en este grupo si has tenido algunos de estos miedos antes o después de hacerte autónoma o poder facturar legalmente:

  • Miedo a que te multen por actuar fuera de la legalidad.
  • Miedo o pereza a no saber afrontar el papeleo y a dar todos los pasos o trámites correspondientes sin equivocarte.
  • Miedo a no vender y “hacer el tonto” pagando una cuota mensual sin percibir ingresos mensuales suficientes.
  • Miedo a soñar a lo grande y a crear y trabajar sin límites por este bloqueo.
  • Miedo a crear una tienda on line o cobrar a través de Paypal.

C. Miedos relacionados con inseguridades o baja autoestima.  

  • Miedo a poner precios altos.
  • Miedo a explicar a que te dedicas sin dudar.
  • Miedo a no ser lo suficientemente buena. El síndrome del impostor.
  • Me comparo con otros que hacen muchas cosas y siento culpa por no estar haciendo lo que el resto.
  • Soy timida, me da vergüenza, me cuesta relacionarme y hacer networking.
  • Me siento insegura ante la cámara, soy demasiado introvertida para ser blogger.
  • Me siento a gusto en casa dentro de mi cascarón pero me cuesta salir de mi zona de confort al mundo.

D. Miedos relacionados con creencias limitantes sobre el dinero.

  • Ansiedad con respecto al dinero.
  • Mentalidad de escasez.
  • Presión por no llegar a fin de mes.
  • Responsabilidad con respecto a la familia y alejamiento de lo que quieres hacer en realidad por cumplir tu obligación y poner por delante a la familia.
  • No llevar un control de las finanzas.
  • Culpa a la hora de cobrar.
  • Creencias limitantes con respecto a los ricos.
  • Falta de autoestima o seguridad que te hace subestimarse y no valorar realmente las horas de su trabajo.

E. Miedo a dar el paso y cambiar de vida y dificultades para saber qué hacer.

  • No encuentro mi pasión. No sé´ de que hablar. No sé que me gusta.
  • Tengo una gran pasión pero debo buscar otra que me dé más dinero.
  • No tengo talento suficiente como para vivir de mi pasión.
  • Me siento bloqueada, cansada y estresada y en este punto se me hace difícil bucear hacia dentro para saber que quiero.
  • No me atrevo a dar un giro tan grande a mi vida y carrera para vivir de esto.
  • ¿Qué pensarán los demás?, ¿saldrá bien?, ¿para que me sirve entonces mi carrera y todos estos años de experiencia?
  • Tengo clara mi pasión pero es una visión demasiada idealista y soñadora. Tengo que poner los pies en el suelo.
  • ¿Cómo encontrar la manera de conectar mi pasión y talento para crear productos dirigidos a un público que esté dispuesto a comprar?

F. Miedo a no saber equilibrar vida personal y profesional. Falta de claridad de ideas. Falta de un sistema. Desorganización y saturación.

  • Me cuesta mantener el equilibrio entre mi vida profesional como blogger y mi vida personal.
  • Mi entorno físico está desordenado. No puedo trabajar con este caos pero no logro mantenerlo bajo control.
  • Soy multi apasionada y salto de una idea a otra sin cerrar casi ninguna.
  • No logro desconectar ni dedico tiempo a mi misma empleando tiempo y exponiendome a estímulos positivos para sentirme motivada, estimulada y conectada a mis verdaderos deseos.
  • Mi pasión es tan desbordante que necesito gestionarla para no olvidar otras cosas.
  • Me estoy obsesionando con rentabilizar y nada fluye.
  • Tenga descuidada a mi pareja, mi familia y mis amigos. No tengo tiempo para nadie, ni para mi misma.
  • No hago ejercicio, paso demasiadas horas ante el ordenador, me siento agarrotada, me canso con facilidad cuando tengo que hacer alguna actividad física, me siento culpable por no cuidar mi cuerpo. Me siento mal porque deberia hacer algun ejercicio como yoga. Otras bloggers lo hacen.
  • No dedico el tiempo suficiente a mi alimentación. No planifico las comidas ni vigilo si como o no de manera equilibrada. Mi cocina es un reflejo de mi estado de animo o estrés interior. Quiero reconciliarme con el placer de cocinar y comer sin prisas.
  • Estoy estresada. Hay demasiados estímulos a mi alrededor. Me voy a volver loca con tanta información. Me cuesta enfocarme.
  • Estoy permanentemente en modo multi tarea. Me distraen las redes sociales.
  • Me cuesta mantener mi mente relajada. Me siento mal por no hacer meditación, otras bloggers lo hacen.
  • No tengo un plan definido. Procrastino demasiadas veces, no tengo trazado un mapa de ruta y voy por ahí como pollo sin cabeza. No avánzo lo suficiente en mi proyecto.

7. El fracaso no existe, sólo tu percepción sobre lo que te ocurre. Mi plan C.

¿Te suenan algunas de estas afirmaciones? A mi ¡muchísimo! No todas pero sin un gran porcentaje de las que te he presentado, las he vivido por mi misma.

Te he he hecho una completísima radiografía de los bloqueos que podrán mantenerte durante meses o años trabajando en la dirección incorrecta. La dirección incorrecta es esa que te lleva a tal estado de estrés y autoexigencia que tu propósito deja de tener sentido.

Y es que ni tu blog, ni tu propósito, ni tu blog funcionan si tu no funcionas. En el momento en que veas que esto sucede, por favor, para, reconduce las cosas. No hay una única manera de recoger la cosecha de los frutos que plantas. Se flexible contigo misma y con las oportunidades que te brinda la vida.

Yo he decidido parar aunque no me voy a estar quieta. No voy a renunciar al estilo de vida con el que he soñado todo este tiempo y más ahora que he logrado superar la mayoría de creencias limitantes que me atascaban.Sin embargo ahora que lo he conseguido y aunque suene irónico necesito un poco de aire fresco para el blog.

He decidido estrenar este curso sobre blogging para ayudar a otras mujeres como yo. He trabajado en él durante muchos meses y me apetece explorar con vosotra su contenido y hablar de todo esto en el blog durante el año.

Sin embargo, de momento y hasta nuevo aviso.

  • No voy a sacar productos nuevos.
  • No voy a enviar una carta a la semana como llevo 3 años haciendo a mis suscriptoras ni voy a mantener una regularidad en las publicaciones del blog.
  • Voy a darme el lujazo de escribiros sólo cuando lo sienta de verdad.
  • Voy a iniciar un nuevo camino profesional – mi plan C – del que os hablaré muy pronto y que me mantendrá no obstante cerca de vosotros y de todos aquellos bloggers que he conocido en este tiempo.

Como dice Antonio G, de Inteligencia Viajera, blogger todo terreno con el que trabajo desde febrero, “el fracaso no existe” ¿A qué se refiere Antonio G. con esta afirmación que tanto le gusta  recordar? Pues que para lo que algunos es fracaso para otros muchos significa aprendizaje, evolución y aire fresco.

Yo ahora necesito más que nunca abrir la ventana y sentirlo. Ya lo estoy respirando…

 

8. ¿Nos acompañamos durante un año? Descuentos para la vuelta al cole.

Si te apetece seguir a mi lado en el nuevo curso, aunque no esté tan presente en el blog (voy a enfocar gran parte de mi tiempo para el proyecto en este curso)  puedes unirte al curso de Slow Blogging y nos seguiremos viendo con asiduidad.

Este no es un curso sobre blogging al uso y no sólo hablaremos de blogs sino también de vida slow y minimalismo. Te abriré un perfil en una plataforma privada y podrás disfrutar de los contenidos durante todo un año. ¡Estaré encantadísima de tenerte a mi lado en este nueva etapa!  La verdad es que me hace mucha ilusión.

¿Recuerdas estas reflexiones lentas de camino al supermercado? Pues hoy hace demasiado calor para reponer la despensa así que te propongo que mejor me acompañes a la piscina.Lo importante de este post es parar, descansar, refrescarte y entregarte a los placeres lentos del verano.  El objetivo de esta nueva entrada, es traerte algunas propuestas lectoras para estos ratos de asueto estivales y, de paso, seguir aprendiendo y creciendo juntas.He elegido tres propuestas que me llegaron dentro y mejoraron mi vida tras su lectura. Me encantaría compartirlas contigo. ¿Vamos? No te olvides de la sombrilla.

¿Ya estás en la hamaca? Pues prepara un hueco a tu lado porque te traigo invitadas.Ellas son Elisabeth, Alma y Clarisa. Aún no las conoces (o puede que sí) pero te aseguro que cuando lo hagas no te dejarán indiferente.

Son las mujeres protagonistas de tres libros que me engancharon por dentro en diversos momentos de mi vida y que han tenido la capacidad de inspirarme mucho y permitirme integrar aprendizajes importantes a través de sus propias experiencias y reflexiones.

En verano estoy releyendo pasajes de estos libros, grabando pequeños fragmentos, poniendo banda sonora a sus historias y buscando más  Elisabeths, Almas y Clarisas en el mundo real que me inspiren y me enseñen. Pero vamos al grano porque lo que te propongo son dos cosas:

  1. Por un lado hacerte con uno de estos libros este verano para leerlos bajo el sol en esos momentos en que te encuentres sola, libre, sin distracciones, móviles ni interrupciones. Aunque si no estás sóla, libre, sin distracciones ni interrupciones también sirve. ¡La perfección no existe!
  2. Por otro, estaría genial que llevemos esas mujeres a nuestras redes sociales para seguir aprendiendo de ellas y que nos inspiren aún más. Vamos a ver poquito a poco de qué van estos libros y porque me enamoraron.

 

felicidad

 

Mujeres que corren con lobos. Un año con Clarisa Pinkola.

¿Por qué lo he leído? Te lo contaba hace tiempo en este post. Este libro me parece que es el cuento que todas las mujeres deberían contarse. No me canso de decir que sumergirse en esta lectura es como adentrarse en un espeso bosque lleno de palabras muy poderosas y especialmente muy reveladoras para esa mujer “civilizada” en que nos hemos convertido. Prueba a leer sólo el prólogo de la autora y ya verás.

Mujeres que corren con lobos es todo lo contrario a un cuento de hadas. Te invita a querer visitar ese hogar interno que hay dentro de ti y que la prisa entre otras muchas cosas te ha hecho olvidar.

Puede que lleves mucho tiempo buscando la felicidad en jardines ajenos sin darte cuenta de lo mucho que puedes hacer por ti misma.

Clarisa te da las claves para hacerlo, no sin antes revolverte completamente por dentro.Cada cuento te llevará a una parte de tu alma y te desvelará luces y sombras escondidas que emergerán a la superficie para sanar.

¿Cómo lo he leído? La lectura es algo muy personal pero, en mi caso, no creo que hubiera podido leer este libro al estilo convencional. Me parece un libro para digerir despacio, para tener en la mesilla de noche, para llevártelo a un viaje, para leer al aire libre y de mil formas y en mil momentos.

Esto no es precisamente lo que llamaríamos “lectura ligera” así que tal y como dice Clarisa me he dejado llevar por mi intuición y lo he leído única y exclusivamente cuando me ha apetecido, cuando he sentido que lo necesitaba.

En consecuencia he tardado en torno a un año en leerlo y, aún así, no lo he llevado a la estantería porque se que seguiré adentrándome en él de vez en cuando, quizás para encontrar respuestas que tengo ya dentro de mi pero que Clarisa tiene la capacidad de mostrarme de frente.

Come, reza, ama. Mi propia Elisabeth Gilbert.

¿Por qué lo he leído? Me paso algo curioso con este libro. Ahora no recuerdo muy bien cómo llegó a mis manos – creo que fue un regalo del Chico de las zapatillas – pero desde el principio me sentí muy identificada con los pensamientos y la transformación de la protagonista que, en esta ocasión, es la propia escritora ya que se trata de una novela autobiográfica.

Si tuviera que definir en una sóla palabra de que habla este libro diría sin duda: transformación.

Elizabeth había “comprado” el pack perfecto: marido perfecto, casa perfecta y trabajo perfecto (todo entre comillas claro) pero toparse de bruces con la realidad y saber que se sentía vacía la hizo atravesar una profunda crisis espiritual.

Y como suele pasar en estas ocasiones la respuesta sólo es una: arriesgar, salir de la zona de confort, lanzarse al vacío aún con unas alas que apenas empiezan a salir y sumergirse en el mar de la vida para recibir, una y otra vez, infinitas oleadas de transformación.

He escuchado esta historia cientos de veces en mis lectoras y compañeras y amigas bloggers. Es la historia del cambio reflejada de un modo ligero pero a la vez profundo por una escritora que personalmente me encanta.

 

¿Cómo lo he leído? Pues como mucho, me lo despaché en 3 o 4 bocados lectores.Tengo que confesar que cuando un libro me engancha mucho no puedo parar de leer hasta terminarlo.

Me gusta disfrutarlo y leerlo despacio pero, en estas ocasiones, despacio equivale a leer concentrada y lentamente pero no a que el libro me dure demasiado. Ya lo hacía de pequeña con los libros del Barco de Vapor.

Una pequeña anécdota personal a propósito de este libro.  Había pasado poco tiempo desde la lectura de este libro cuando un día acudiendo sóla a un evento de Charlas TED, me encontré con Antonina Ramsey, una ex gerente de marketing de Microsoft convertida en yogui, trotamundos de mente abierta, fundadora de una marca de moda slow para mujeres con materiales naturales y sostenibles.

Su  historia es tan similar a la de Elisabeth que enseguida me recordó a la de la protagonista de esta novela que tanto disfruté. Cau-salidades de la vida, después de conectar tanto con esta historia, me tope de imprevisto con mi propiai Elizabeth Gilbert particular. Así hablo de todo lo que aprendí con ella en este post:

El secreto de belleza más infalible del mundo comencé a descubrirlo hace añospero lo interiorice de verdad hace unos meses, a lo largo de mis clases de yoga con mi “gurú” preferida,Con una historia detrás tan apasionante  es de suponer que además de nociones sobre yoga, Antonina me ha enseñado mucho más. Entre otras muchas cosas que no hay corte de pelo o fondo de armario capaz de ejercer un poder de seducción tan grande como el que produce cambiar una vida de estrés y prisas por otra dedicada a hacer aquello que te llena de verdad y a buscar la armonía y el equilibrio en lo natural. Es esa belleza que sale de dentro hacia fuera, que se irradia hacia los demás y que se percibe con facilidad.

La Firma de todas las cosas. Un orgasmo literario.

¿Por qué lo he leído? Esta tercera recomendación también la ha escrito Elisabeth Gilbert. Me había gustado bastante el libro anterior así que cuando lo vi en una librería no dude en llevarme a casa aunque no sabía mucho de él. Confieso que ya sólo la portada me gusto muchísimo y antes de terminarlo, hice alguna sesión de fotos lenta con él para Instagram.

Mi sorpresa fué mayúscula cuando después de un día de trabajo intenso decidí regalarme un ratito lector y comenzar la novela. El ratito se convirtió en todo el tiempo que me quedaba antes de irme a la cama. ¡Y más!

Los primeros capítulos me dejaron con la boca abierta por la calidad de su escritura y de las historias que contenían y porque la manera de escribir – al menos desde mi opinión – no tenía nada que ver con Come, reza, ama.

Vamos, resumiendo: que me esperaba una novela ligera y de calidad media y me encontré un novelón.

Por supuesto que no soy experta ni crítica literaria y, por supuesto, no todos los libros conectan de la misma manera con todas las personas.

¿Y qué es un orgasmo literario? Pues no se muy bien porque me lo acabo de inventarpero si existiera algo así sería la sensación exacta que me dejó esta lectura.

¿Los motivos? Conexión total con su protagonista: Alma. Momentos de emoción máxima, continuas alusiones a la belleza de las pequeñas cosas, cotidianidad transformada en magia y podría seguir así infinitamente. Para que sepas un poco más te dejo el argumento del libro:

La firma de todas las cosas una novela grandiosa que narra la historia de un siglo grandioso. Recorre todo el mundo, desde Londres hasta Perú, Filadelfia, Tahití o Ámsterdam. Habitada por personajes extraordinarios (misioneros, abolicionistas, aventureros, astrónomos, capitanes de mar, genios y locos), La firma de todas las cosas cuenta, por encima de todo, con una heroína inolvidable: Alma Whittaker, una mujer de la Ilustración que se yergue desafiante en la cúspide de la era moderna.

Te aseguro que el argumento no pone en valor la maravilla que encuentras nada más pasar la primera página. Para que te hagas una idea (aunque sólo puedo recomendarte leerlo para comprobarlo) te dejo uno de mis fragmentos preferidos del libro.

En este pasaje la pequeña Alma Whitettaker se convierte en un cometa durante el transcurso de una fiesta nocturna en el Jardín de White Acre. ¿Volamos con ella? 

¿Cómo he leído este libro? De nuevo me sucedió lo mismo que con el anterior pero multiplicado por cinco. No es que lea todo así pero te estoy presentado mis títulos estrellas y, inevitablemente y pese a tener más de 600 páginas, lo leí en unas cuentas noches hasta la madrugada. Yo diría, madrugadas mágicas. ¡Siento mucha envidia de ti, que aún no lo has leído!

 

Reto de verano. ¡Orgamos literarios compartidos!

Este reto que ya anunciaba a principio de verano en mi revista de verano para suscriptoras se llama: #historiasdemujeres pero he decidido renombrarlo con el hastag #orgasmoliterario porque me parece más divertido y sugerente.

Puedes compartir lo que quieras sobre esta propuesta en tus propias redes sociales.

Puedes compartir lo que quieres sobre las protagonistas mujeres de tus lecturas de verano o sobre estas si decides seguir mis consejos.

¿Te pongo algunos ejemplos?

  1. Graba un fragmento de tu libro y compartelo con otras personas. Puedes hacerlo en Redes Sociales o enviarlo a través de un audio por el móvil a alguien a quien te apetezca sorprender.
  2. Comparte una foto en Instagram acompañada de esta hastag  #historiasdemujeres sobre tu libro o cualquier otra foto que te inspire el libro, por ejemplo, el libro de La Firma de todas las Cosas tiene como renombrado protagonista al musgo así que podría poner una foto de una pared con musgo que me recordara a algún pasaje.
  3. Comparte pequeños fragmentos en vídeo de esos libros si tienen versión cinematográfica como he hecho yo con Come, Reza, Ama y acompañalo del mismo hastag para que todas podamos verlo.
  4. Cualquier otra iniciativa que se te ocurra. ¡Siéntete libre!

 

Un regalo lector para septiembre

Cuando acabe el verano y vuelva de las vacaciones echaré un vistazo a todos los hastag #orgasmoliterario en Instagram que es la red social en que mejor puedo controlar esto y crearé un post (entre todas las que me deis permiso) con vuestras propuestas.

Si no tienes instagram y quieres participar por otra red social como facebook o dejarlo en nuestro grupo bastará con que me envies un mensaje por correo o mensaje privado para que te tenga en cuenta para el regalo. Ya sabes a: [email protected] En facebook mi perfil personal es este.  Puedes agregarme y mandarme un mensaje privado. Así nos conocemos.

Esto no es ningún sorteo porque todas (sin excepción) recibiréis un obsequio literario en vuestros buzones. Tenéis hasta el 15 de septiembre para participar. El viernes 16 enviaré el regalo a todas para que podáis disfrutar del mismo durante el fin de semana.

¿Te animas? ¡Contra el calor literatura y mujeres! ¿Vamos a por ello?

 

Más sugerencias para Agosto y libro gratis

Y ahora, para terminar tal y como hice ayer en mi carta, me gustaría ofrecerte un listado de recursos y opciones para que no te pierdas nada este mes:

  • Si te apetece hacerte con lecturas lentas para este mes de agosto y quieres conseguir mis dos ebook creados hasta el momento a un precio especial de 10 euros cada uno puedes adquirirlo aquí aquí.
  • También puedes conseguirlos gratis como regalo extra al adquirir el Retiro de verano de Sencillez Plena. Si quieres implicarte de verdad y te apetece unirte  a un reto minimalista presencial que te renovará por dentro y por fuera y te llevará a conocer en persona a la dulce Lucía. Tienes toda la información aquí.
  • Si estás interesada en crear un proyecto en Internet y deseas tener tu propio blog y diseñarlo acompañada por mi y empapado de filosofía slow y minimalismo únete al grupo de Slow Blogging para emprendedoras digitales.
  • Si te interesan más los temas relacionados con vida slow y minimalismo en general te espero por el grupo de facebook del Club de la Gente sin prisa.