Buen Flow y Buen Slow

¿Buscas reinventarte, encontrarte a ti misma, cambiar o corregir el rumbo hacia el que te diriges?

 

Un blog puede ser una extraordinaria herramienta de desarrollo personal y profesional. ¡En paralelo!

Tras casi 4 años como slow blogger puedo decir que el blogging ha revolucionado mi estilo de vida de arriba abajo.

Bloguear me ha hecho triunfar, fracasar, mirarme de frente en un espejo sin filtros. Me ha permitido expresarme, dar la vuelta a mis creencias limitantes, enfrentarme a retos, aprender, desaprender,…

He pasado por periodos de infinita creatividad y también por otros en los que me he sentido agobiada y perdida. En esas ocasiones, he necesitado decirme a mi misma: ¡Bloguea y respira!

Hace casi un año apareció el mayor aprendizaje: para tener éxito en la vida y en el blogging hay que aceptar el cambio, hay que salir de la zona de confort.

Hay que retarse y reinventarse continuamente porque si caminas, una y otra vez, por el mismo trayecto siempre llegarás al mismo sitio.

Por eso, Universo Flow, se reinventa tras 4 años y enfoca en un solo tema: el emprendimiento slow.

Hay otra lección que mi experiencia me ha permitido comprender: tu blog es importante pero tú también lo eres.


 

¿Qué quiero decir con esto? Pues que todas queremos convertir nuestra pasión en nuestra profesión pero ninguna queremos sacrificar nuestra vida, tiempo o familia en el intento. ¿No es así?

Poder aspirar a trabajar en lo que nos gusta y tener vida propia. ¿No es tanto pedir verdad?

Voy a serte sincera. No hay recetas mágicas. Al principio, siempre habrá cosas que haya que sacrificar pero podemos mantener un equilibrio.

Después de ese esfuerzo inicial, si pones todo de tu parte, te apasionas y te olvidas de esas limitaciones que crees que tienes, comenzará de verdad tu nuevo estilo de vida.

A veces, nos pasamos años abrazando nuestras creencias y enamoradas sin saberlo de nuestras propias etiquetas.

Te pido, por favor, que no te etiquetes más, que no veas la vida en blanco o negro. Yo ahora me decanto siempre por los grises.

Etiquetarte es pensar que ir a por todas con tu blog te convierte en alguien menos espiritual.

Etiquetarte es pensar que sirves sólo para lo que siempre has servido.

Etiquetarte es no creerte merecedora de la abundancia y actuar, inconscientemente, a medias preguntándote por qué no consigues lo que quieres. Etiquetarte es no valorar tu tiempo.

Este camino está siendo duro pero también maravilloso. Como la vida misma. Que sea posible no quiere decir que sea fácil pero la recompensa hace que no haya dudas y que si las hay, se disipen a la mañana siguiente.

Creo que puedo hacerlo más llevadero ofreciéndote lo que yo ya ha aprendido en el camino.

Si te preguntas cómo se hace esto y no sabes por dónde empezar, estás en el lugar adecuado.

Disfruta de todos los contenidos que tengo preparados para ti recorriendo esta web.

¡Un abrazo!